Los caballos, víctimas de un sistema que pide cambios

Huayro y Génesis descansan tranquilos en El Potrerito

29 de abril, Día del Animal

Génesis y Huayro pudieron tener un final feliz, pero se repiten las historias de maltrato sin decisiones políticas ni judiciales. La Ley Sarmiento ¿se aplica en Villa María?

Génesis es una yegua que vivía en la cava del barrio Botta, aunque si hablara, quizás diría que lo suyo no era vida.

De pequeña la usaron para tirar pesados carros y, con el paso del tiempo, su “oficio” siguió con la fuerza y los latigazos por diferentes calles de la ciudad, pero para llevar la chatarra de sus dueños.

El sufrimiento llevó crueles consecuencias. La yegua empezó a desvanecerse seguido y los vecinos que vieron este problema empezaron a quejarse ante el municipio.

La gota que rebalsó el vaso fue la vez que no pudo levantarse en la esquina céntrica de bulevar Sarmiento y San Martín, cuando finalmente acudió el municipio y los transeúntes reclamaron que “por favor” se hiciera algo a favor del animal.

No es tan diferente la historia de Huayro, que quedó ciego por la cantidad de golpes en la cabeza que recibió por parte de sus dueños.

Huayro -que significa viento- tiene el cuerpo más pequeño que la mayoría de los caballos y entonces lo podían esconder fácilmente cuando la Policía llegaba al lugar de los carreros para preguntar por él.

La suma de quejas que veían la injusticia generó finalmente que los dueños se quedaran sin el elemento de trabajo, nada menos que un ser vivo, un animal.

Hoy, Génesis y Huayro pasan días más felices. Se encuentran en el flamante espacio que tiene El Potrerito, bajo el cuidado permanente de Natalia Videla, quien ama a los animales como pocos.

“La yegua tiene un tumor en una mama y una rodilla golpeada, pero está mejor; la adopté porque, si bien la idea es recibir a los caballos, cuidarlos y darles un mejor destino, Génesis necesita un cuidado permanente”, cuenta Natalia.

Mientras refacciona y remodela el nuevo lugar de El Potrerito, Videla espera también por la llegada de un nuevo visitante, el potrillito de la impactante foto en la que se ve mamando de su madre recién muerta.

El pequeño animal quedó huérfano frente al barrio La Reserva porque la yegua se ahorcó en un movimiento brusco, quizás intentando amamantar a su cría. Es así que la Justicia tomó el caso y el protocolo fue tan lento que todavía el potrillo no tiene un destino fijo.

 

Poca acción

Natalia puede dar fe de que sólo una parte de la sociedad se ocupa de la problemática. Están los vecinos que denuncian, los profesionales que ayudan y los miembros de la Patrulla Rural, además de las rescatistas. Pero también se profundizan los problemas por falta de concientización en todo el país.

“Es una cuestión cultural, no es fácil; familias enteras viven de trabajar con el caballo y no quieren perder el sustento económico, pero mientras tanto la decisión política no llega”, afirmó.

En ese sentido, proteccionistas esperan que los municipios (en este caso, de Villa María y Villa Nueva) se acoplen a la nueva movida en equipo que proyecta el Gobierno provincial y que apunta a combatir el problema.

En la ciudad tampoco se vio decisión judicial para aplicar la Ley Sarmiento como lo hacen en otras urbes como San Francisco.

La demora para definir hacia dónde va el potrillo es una muestra cabal de lo que sucede a menudo.

“La ley es vetusta, no obstante, aunque sea, hay que cumplirla, está para eso”, recalcó Natalia, no sin antes aclarar que sigue vigente la prohibición de extracción de áridos, lo que ha mermado un poco el trabajo de areneros en barrios como La Reserva, Santa Ana o Barrancas del Río, donde los vecinos más hacen sentir su voz.

Hoy, en el Día del Animal, nada mejor entonces que mostrar esta realidad diaria que sigue preocupando en la ciudad, mientras gente como Natalia sigue en la lucha silenciosa, sin descuidar El Potrerito, donde chicos y grandes se acercan a sanar o mejorar sus vidas, abrazando, acariciando o paseando a Génesis y Huayro.

 

Reunión por equinoterapia

La Fundación Las Casuarinas informó que hoy, a las 10 y en su predio, se concretará un encuentro con representantes de diferentes centros de equinoterapia que llevan a cabo esta actividad en la provincia.

Durante la jornada se trabajará en la creación de un padrón de centros que realicen esta terapia y la formación de una comisión de profesionales e integrantes de los distintos centros, tratando de consensuar una guía de trabajo.

Esta comisión deberá difundir la actividad y tener contacto con entes públicos y privados, obras sociales e instituciones que tengan como fin la atención de la discapacidad.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus