Los intendentes exigen a Vialidad “por la seguridad de los vecinos”

Salvático, Nicolino y Ghiano se reunieron ayer en Arroyo Algodón con la misma “gran preocupación”

ARROYO ALGODON – LA PLAYOSA – POZO DEL MOLLE – Las obras en la ruta nacional 158 eliminan las lomadas

Concretaron una reunión ayer para acordar un frente ante Vialidad Nacional. Con la repavimentación de la vía estatal se suprimen los lomos de burro, que actúan como reductores de velocidad en las travesías por estas localidades, lo que entienden atentará contra la integridad de sus habitantes

 

Los intendentes Cristian Ghiano, de Arroyo Algodón; Gabriela Nicolino, de La Playosa; y Carlos Salvático, de Pozo del Molle, se reunieron ayer para aunar criterios y fuerzas respecto a la eliminación de las lomadas o lomos de burro con el paso de la obra de repavimentación de la ruta nacional 158.

En el mediodía de ayer, los mandatarios coincidieron en la “gran preocupación” que genera no contar con estos reductores de velocidad en las travesías urbanas de la carretera estatal, lo que, recordaron, se ha cobrado vidas de vecinos de esas localidades.

“Es una gran preocupación que tenemos por el levantamiento de los lomos de burro en nuestras localidades. Esto se debe a que con la repavimentación de estos tramos de la ruta 158 (la que habíamos solicitado en años anteriores), la empresa adjudicataria está quitando las lomadas, lo cual provocará que muchos vehículos circulen a altas velocidades dentro del tramo urbano, aconteciendo gran peligro para niños y todo transeúnte que cruce la ruta”, expresó el intendente algodonense.

En el mismo sentido, explicó que acordaron “trabajar en conjunto para definir una toma de acciones a fin de poder garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos, por lo que en breve daremos a conocer las medidas a tomar por los tres municipios”.

 

Para resolver

“Está claro que tenemos que resolverlo con urgencia”, afirmó Ghiano.

La obra de restauración total de la ruta nacional 158 entre Las Varillas y Villa María avanzó y superó el trayecto Pozo del Molle, donde restan terminaciones; ya comenzó con el fresado en La Playosa, levantando una de las lomadas en cuestión, la ubicada en el acceso desde Arroyo Algodón, precisamente adonde está estimado arribará en unos 40 días.

En el pliego de licitación de la obra encargada por la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) a una empresa privada no está contemplada la construcción de este tipo de reductores ni otra medida de seguridad, pero ante el planteo elevado por los intendentes a responsables de la firma y funcionarios del Estado nacional, deberían aparecer respuestas. Y eso es lo que esperan, “alternativas que puedan ser evaluadas, una solución que brinde seguridad a nuestros vecinos, eso es lo que pretendemos”, sostuvo Ghiano.

Entre las propuestas que pueden aparecer, trascendió, está la colocación de semáforos (Pozo del Molle cuenta con uno en la calle principal que cruza la ruta) o bandas sonoras.

 

Una consulta

Los municipios afectados analizan llevar a cabo un relevamiento de opinión entre la ciudadanía y, más allá de la modalidad que adopte cada uno, el titular del Ejecutivo de Arroyo Algodón adelantó que “se hará una consulta de opinión casa por casa”.

En los tres casos, esta será una herramienta más a blandir en cuanto a legitimación del reclamo que inician.

De todas maneras, si las alternativas no satisfacen el pedido de los intendentes y la consulta de los pobladores los avalan, la colocación de las lomadas de concreto aparece como una decisión práctica, en caso de que sea necesario, más allá de las restricciones legales que busque imponer la DNV.

 

Un antecedente

Más allá de las alternativas, existe un caso testigo en la zona, aunque en el ámbito de la provincia. Cuando se llevó a cabo la repavimentación de la ruta provincial 4 sucedió una situación similar en la localidad de Ausonia. Sin embargo, el intendente Mauricio Pajón anunció que volvería a construir las lomadas para brindar seguridad a los vecinos, a menos que apareciera otra alternativa. Así fue y estos tres reductores cumplen su función en ese trayecto de paso por la localidad.

 

Inviable

Una propuesta que deslizan siempre hacia los municipios, y que se tiró sobre la mesa, es la de realizar controles con un inspector de tránsito en cada acceso a las localidades. Arroyo Algodón cuenta con una persona que coloca conos y con señales luminosas logra entre las lomadas y en el sector central de la población ordenar de alguna manera el tránsito y cuidar a los transeúntes. Sin embargo, al tratarse de dos agentes para lograr el cometido de las lomadas resulta “inviable”, dijo Ghiano, “por el tema costo, es muy difícil de afrontar para un municipio, porque además no serían dos si hay que abarcar mayor franja horaria”.

 

Con más arreglos

Dentro de la misma temática en obras públicas, la Municipalidad de Pozo del Molle lleva adelante tareas de repavimentación en toda el área urbana, especialmente en los sectores transitados por la ruta nacional 158, y que corresponde a numerosas arterias de la superficie central de la localidad.

Además afrontará la reparación, arreglos o pavimentación de lugares que en los últimos tiempos sufrieron los embates del  clima, en períodos de inundaciones o presión de las napas freáticas, causando múltiples problemas para el normal desenvolvimiento de actividades comerciales, traslado de producción o prestación de servicios en general.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus