Los judíos iniciaron desde ayer la celebración por el Año Nuevo

En la sinagoga de Villa María comenzó la celebración de la comunidad judía

Desde ayer y hasta el 30 de septiembre la comunidad judía celebra el Año Nuevo. Recuerdan la creación y es la época litúrgica en que se pide con solemnidad el perdón por los errores

En la sinagoga de Villa María comenzó la celebración de la comunidad judía

La comunidad judía de todo el mundo comenzó a celebrar un nuevo año: el 5778.

Le preguntamos a Pablo Gornitz, uno de los referentes de las familias hebreas en Villa María, el porqué de esa cantidad de años. “Realizando un recuento de los personajes bíblicos, hasta llegar al primer hombre, que fue Adán y a la primer mujer, que fue Eva, se estableció que la fecha de la creación fue hace 5778 años”.

Una particularidad de los festejos es que no duran un solo día, sino que se extienden durante 10 jornadas, culminando el día décimo con la fiesta del perdón.

“El significado de esta celebración de Año Nuevo es, por un lado, la alegría del nuevo período en el que rememoramos la creación del hombre, y, por el otro, el arrepentimiento, reconocimiento de nuestros errores y pedido de perdón, que no es solo a Dios, sino también a nuestros semejantes”, dijo.

Señaló además que a diferencia de otras religiones, esa “confesión” de los pecados no se hace ante un rabino. “Para el judaísmo todos los hombres son iguales. El rabino es un maestro que guía en la fe, pero no un intermediario entre el resto de los hombres y Dios. Por eso no nos confesamos ante él”.

 

El Día del Perdón

“Desde nuestra creencia, sabemos que Dios juzga nuestras acciones, las que realizamos durante todo el año que concluye y en base a esas acciones, decide cómo nos va a ir al año siguiente”, explicó.

Hay, en ese contexto, tres posibilidades: “Por un lado, la persona piadosa cuyo nombre está inscripto, simbólicamente, en el libro de la vida, de la buena vida. El otro extremo es el de las personas malvadas, que tienen que saber que siempre pueden arrepentirse. Y también está el caso de la mayoría de los mortales, los que no son malvados, pero cometen errores. Entonces, en el día décimo de esta celebración de Año Nuevo, se participa del día más sagrado del judaísmo, que es el Día del Perdón. Es el momento en que Dios estaría convalidando el fallo de su juicio”, expresó Gornitz.

Este año, el Perdón comienza a celebrarse el 29 a la noche y se extiende hasta el sábado 30 de septiembre, “una jornada que para nosotros es de ayuno”.

Para esta conmemoración especial, viene, desde hace algunos años, un religioso de Buenos Aires, dado que en la ciudad de Villa María no hay un rabino.

“En total, sumando adultos y niños, seremos unas 40 personas. Tenemos la sinagoga, que cuando la comunidad era más numerosa contaba también con una escuela y, además, hay un sector en el cementerio La Piedad. Ya no somos muchos porque algunos migraron de Villa María para buscar ciudades más grandes para mantener las costumbres”, expresó.

 

El rito

La celebración de estos días de Año Nuevo se realiza, por un lado, en la sinagoga ubicada en el barrio Centro sur, donde se reúne la comunidad a la noche y también a la mañana, para las oraciones comunitarias. Pero también en las casas familiares, donde se prepara una cena especial donde no falta la miel, para recordar la dulzura de la creación.

El abrazo para dar la bienvenida al año 5778 se acompaña con un deseo: “Shaná tová umetuká”, que significa “por un año bueno y dulce”.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus