El Diario del centro del país

Los lectores también escriben

Cartas – Opiniones – Debate

¿…seré candidato a intendente…? Quizás…

Señor director:

En estos años en los que he alternado el trabajo con la militancia política, me ha tocado vivir épocas buenas y malas como casi a todos aquellos que en la vida tomamos la decisión de trabajar, construir y sobre todo representar a quienes alguna vez nos depositaron su confianza; pero nunca con la mala intención de lastimar u ofender a quienes piensan distinto o trabajan para colores partidarios diferentes.

Representar a la sociedad, a la gente, a las personas que habitan esta hermosa ciudad de Villa María, es una tarea que muy pocos en la actualidad toman con la seriedad que merece, ya sea porque en sus funciones han demostrado una escasa preparación o porque simplemente no están a la altura de las circunstancias, pero ante eso la gente, los ciudadanos, siempre tienen la posibilidad de elegir nuevamente a aquellos que sí han demostrado que, con seriedad y capacidad, se puede mejorar una ciudad.

Pero lo que no pueden evitar es que determinadas personas tengan a su disposición la enorme tarea de comunicar y no sepan hacerlo, y esto se hace más evidente si quienes lo hacen de forma incorrecta o descarada, responden a un gobierno de turno.

Llamar “títere” a alguien que simplemente quiere ponerse a disposición de las personas para poder mejorar, servir y ofrecer una mejor calidad de vida, administrando recursos que este municipio, hoy, dilapida en “arreglos” que ni ellos mismos pueden justificar, es de una extrema bajeza, no para mi persona, no para ellos mismos, sino para la sociedad en su conjunto.

Manejar la comunicación con “hilos” que se mueven desde más arriba, para poder mantenerse en la posición que hoy ocupan en base a “qué me importa la gente, si total cobro lo mismo”, solamente puede venir de aquellos que son parte de un sistema que hoy no funciona.

¿Si seré candidato a intendente? Quizás… Tal vez… ¡¡¡O tal vez no!!!…

Pero de lo que estoy seguro es de que ocupo un espacio desde el que simplemente me pongo a disposición de las personas para sumar las ideas que tenemos en función del crecimiento de la sociedad villamariense.

Mucho se ha dicho y mucho se dirá… Y más todavía en tiempos de campaña.

Jugar con la mentira y las calumnias es una tarea de pocos, en una ciudad que dio y por la que pasaron grandes comunicadores; es un espacio reservado para quienes disponen y predisponen sus recursos direccionándolos hacia un objetivo concreto: el de destruir para permanecer en su lugar.

Porque manipular la comunicación en base a dar o recibir dádivas y sumas obscenas de dinero por un trabajo que no saben ejecutar, y para que sus familiares directos ocupen puestos en el municipio, para los cuales no están preparados… hace que la palabra “títeres” les quede demasiado chica.

Carlos Gilibertti

DNI 11.785.517

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

¿Para qué sirve un diario local y regional?

Daniel Rocha

Motivos para reafirmar el “Nunca Más”

Daniel Rocha

Hay que evitar una nueva trampa confiscatoria en el Presupuesto

Mercedes Dagna