Lunas que ya se palpitan

Cosquín se adelantó a todos y ya presentó lo más loado de su grilla 2018. El Festival Nacional de Folclore tendrá lugar del sábado 20 al domingo 28 de enero y estará ungido como siempre de lo mejor de la música tradicional argentina. Aquello, gracias a la presencia de los artistas más laureados de la actualidad, varios de los cuales brindarán homenajes a otras leyendas, las que ya se fueron, las que templan gargantas y guitarras desde el cielo.

Con la mítica plaza Próspero Molina como sede, el evento celebrará nada más y nada menos que su 58º edición. Como ya se dijo, lo hará de la mano de las máximas estrellas del folclore nacional actual. Del listado de notables destaca la presencia de Peteco Carabajal, Los Manseros Santiagueños, El Chaqueño Palavecino, Jairo, Soledad, Los Cuatro de Córdoba, Sergio Galleguillo, Los Nocheros, Jorge Rojas, Raly Barrionuevo y el Dúo Coplanacu, por solo citar a algunos.

A ellos se le suman colosos como Juan Carlos Baglietto, Opus Cuatro e Illapu, mítica y aclamada banda chilena, considerada un emblema de la canción latinoamericana. También, hay que añadirle al repertorio una copiosa lista de “artistas de segunda línea” (que lucen ese rótulo solo por el peso de los estelares), los ganadores del Pre-Cosquín (concurso del que han surgido varios de los número uno de hoy), grupos de ballet y delegaciones del extranjero (hasta ahora, está confirmada la de Japón). En total, cada noche presentará un promedio de 10 números.

Asimismo, hay que subrayar los tradicionales homenajes: este año sobresalen los que honrarán a los inmortales Horacio Guarany (el lunes 22, con El Chaqueño Palavecino, Soledad, Sergio Galleguillo, Jairo, Marian Farías Gómez y Enrique Llopis, entre otros) y Jorge Cafrune (el jueves 25).  

Fuera de la plaza Próspero Molina, las opciones también son varias, con cantidad de peñas, la Feria Nacional de Artesanías y Arte Popular, el Encuentro de Poetas y muchos y variados talleres y muestras culturales de todo tipo.  

 

Lo más destacado de cada noche

Sábado 20: Peteco Carabajal, Opus Cuatro “50 años”, Jairo

y Baglietto.

Domingo 21: Néstor Garnica, Horacio Banegas, Bruno Arias y homenaje a Félix Dardo Palorma.

Lunes 22: Sergio Galleguillo, Los Cuatro de Córdoba con el Negro Alvarez, Por Siempre Tucu, homenaje a Horacio Guarany y “Esta noche canta Salta” (con Las Voces de Orán y Diableros de Orán).

Martes 23: Los Nocheros, Luciano Pereyra y Nahuel Pennisi.

Miércoles 24: Illapu, Los Tekis y Leandro Lovato.

Jueves 25: El Chaqueño Palavecino, Los Manseros Santiagueños, homenaje a Jorge Cafrune y Ballet Folclórico Nacional.

Viernes 26: Soledad, Jorge Rojas, El Indio Lucio Rojas y Ballet Folclórico Nacional.

Sábado 27: Raly Barrionuevo, José Luis Aguirre, Ramiro González y Ballet Folclórico Nacional.

Domingo 28: Dúo Coplanacu, Facundo Toro, Los Carabajal, homenaje 100 años de don Tránsito Cocomarola y entrega de premios.

 

Por el Peregrino Impertinente

HUMOR VIAJERO – A entrarle al curanto 

El curanto es un plato tradicional de las regiones australes del continente americano. Una delicia que presenta distintas versiones y que se hace con varios tipos de verduras y carne de vaca, cerdo, pollo y cordero y hasta pescado y mariscos. Hermosa la mezcla, pero que devorada con demasiada premura puede llegar a resultar más pesada que Bielsa empastillado explicando la teoría del córner y el fracaso del sistema capitalista al mismo tiempo.  

Con todo, su característica más destacada no le viene de los ingredientes, sino de la forma en que se cocinan éstos: bajo suelo y al candor de piedras al rojo vivo, durante varias horas. “Tanta historia para hacer un guiso. Mire lo fácil que lo hago en mi cacerola de toda la vida”, dice la ya senil abuela Cuca, mientras va metiendo dos cebollas, un pimiento, tres papas y cuatro patas muslos en el Kohinoor.      

Se trata de una marca registrada de los mapuches de la isla de Chiloé, Chile, aunque extendida con los años a distintas zonas de la Patagonia argentina. En las zonas sur andinas de nuestro país, el ritual se realiza cavando un hoyo de unos 50 centímetros de profundidad. Allí se colocan las rocas candentes y sobre ellas un colchón de hojas de nalca en el que descansan los distintos tipos de verduras y carnes, que son a su vez cubiertas con más hojas y paños húmedos. Arriba de todo va abundante tierra. “La idea es que vaya todo completamente enterrado, bien, pero bien hasta el fondo, sin contemplaciones, ardientemente”, comenta un experimentado curantero, del que uno empieza a dudar cuando ve que acompaña la frase con guiños de ojo, relamidas de labio y movimientos de pelvis similares a los que hacía David Bowie en Laberinto.

Aquello se da fundamentalmente en Colonia Suiza, en las afueras de Bariloche. Consultados respecto al curanto, las tradiciones de los pueblos originarios y la importancia de esos y otros aspectos milenarios en la construcción de la conciencia del hombre moderno, los pibes que allí disfrutan de su viaje de estudios responden con sonidos indescifrables, gritos sin sentido, vómitos múltiples y patadas voladoras entre ellos a la altura de la frente.

 

DONDE: Cosquín

CUANDO: Del sábado 20 al domingo 28 de enero

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus