Madre e hija presentaron obra: “La cocina es puro cuento”

Las autoras y autoridades posaron para la fotografía

LA PLAYOSA – En celebración del Día Internacional de la Mujer. La ceremonia puso la creación en interacción con el público para celebrar, disfrutar de canciones y hasta degustar algunas de las preparaciones

 

Como especial adhesión al Día Internacional de la Mujer, la Municipalidad de La Playosa organizó la presentación de la obra literaria “La cocina es puro cuento”, atractivo relato producto de la inspiración de Elva Beatriz Massola y Florencia Vercellone, madre e hija, respectivamente.

El acto referencial se desarrolló en el Centro Cívico con importante cantidad de espectadores, quienes siguieron atentamente el contenido de un compendio que transmite y obliga a la evocación de usos, hábitos y costumbres de aquellos inmigrantes; que a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX arribaron a estas tierras provenientes del Piamonte, región de Italia.

En el contenido asocian anécdotas y relatos orales contados por una abuela a su hija y nieta, asimilados y recogidos por éstas con el amor lógico a la narradora y hacia esa comunidad que supo mantener siempre vivas las propias tradiciones; como así también adaptarse a la tierra que los recibió, les dio la posibilidad de establecerse y abonar su propio destino.

Asimismo conforma un reconocimiento a sus motivaciones tendientes a resaltar las bondades y exquisiteces de su cocina, identificada todavía con las exigencias de nuestros semejantes en cuanto a sus sabores y en mención privilegiada a sus especialidades culinarias. Como se dice expresivamente en el prólogo: “Una obra para amantes de la nostalgia y del buen comer”.

 

Reconocimiento, música y despedida

La reunión cultural tuvo interesantes matices, en ámbito de destacable comunicación y actitud partícipe de los concurrentes y animadores. En primer término, la directora del área de Cultura, profesora Jéssica Villar, e intendenta licenciada Gabriela Nicolino, entregaron a las escritoras el decreto municipal declarándolas huéspedes de honor de nuestra comunidad; gesto sinceramente apreciado por las mismas en emotivos términos.

La música no estuvo ausente y por parte de los visitantes brindaron lucidas interpretaciones vocales de “Aquellas pequeñas cosas” (Joan Manuel Serrat) y “No me puedo quejar” (éxito mundial de Edith Piaf), largamente aplaudidas por el auditorio. Al final, los presentes pudieron corroborar las cualidades de la cocina piamontesa, con la degustación de recetas incluidas en numerosas páginas del texto aludido; receptando además los huéspedes un cálido saludo de despedida.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus