Mercado sin restricciones

Desde la cartera de Agroindustria de la Nación destacaron que se cumplió un año de la “normalización del mercado” y que así “el trigo recuperó terreno”

Se cumplió un año “desde que se puso fin a la intervención del Estado en el mercado del cereal, lo que significó que se amplíe el área de siembra, aumente la producción, las exportaciones y la calidad del cultivo”, marcaron desde el Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Indicaron que “hace más de una década que el Estado comenzó a intervenir en el mercado de trigo, bien con el dictado de normativas estableciendo cierres y reaperturas de los registros de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE), modificando las alícuotas de los derechos de exportación y estableciendo medidas de control y cuotificación de las exportaciones que afectaron el normal desenvolvimiento del mercado”.

“Como consecuencia, se registró una caída en el volumen producido en la campaña 2014/15 a 13,9 millón de toneladas, y en la 2015/16 a 11,3 millones de toneladas, lo que llevó a que se exportaran en la campaña 2014/15 sólo 4,5 millones de toneladas, disminuyendo notablemente su calidad por la falta de inversión de los productores, lo que llevó a la pérdida de mercados tradicionales, cayendo nuestra confiabilidad como país productor y exportador de trigo”, expresaron a través de un comunicado difundido en la jornada del jueves, fecha precisa de tomadas las decisiones, un año atrás.

Por este motivo, Brasil, uno de nuestros tradicionales mercados, debió completar su abastecimiento en un alto porcentaje con trigo estadounidense. “Ahora, en cambio, para la campaña 2016/17 se estima, si el tiempo acompaña en el sur, una producción de 14,8 millón de toneladas y un mercado libre, sin intervención alguna del Estado, mejorando la calidad, con un crecimiento de las exportaciones, permitiendo conquistar y recuperar nuevos mercados”, señaló Jesús Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios.

 

Más hacia afuera

Según la Dirección de Estimaciones Agrícolas del Ministerio, la superficie sembrada de trigo, para la campaña 2016/17, aumentó un 20%, pasando de 4,37 a 5,26 millones de hectáreas.

A 12 días de haber comenzado la actual gestión, el Ministerio de Agroindustria decidió que era momento de eliminar los cupos de exportación que existían para el trigo, el maíz y otros productos. “Desde el Ministerio el compromiso hacia el sector agropecuario, además de la quita de derechos y la salida del cepo cambiario por parte del Gobierno nacional, fue generar reglas claras para todos los que intervienen en el mercado, eliminando los ROEs y reabriendo los registros de DJVE sin limitaciones. Por eso, el mercado de trigo ha vuelto a funcionar libremente, con el consiguiente beneficio para la producción, la molinería y la exportación”, agregó Silveyra.

Los volúmenes exportados en el período diciembre 2015-noviembre 2016 duplicaron a los del ciclo anterior, al tiempo que se accedió a nuevos mercados y se recuperó al Brasil, nuestro principal comprador histórico. La fluidez con que la exportación se movió en el nuevo esquema llevó a un cierre del ejercicio 2015/16 con cerca de 9 millones de toneladas exportadas y un saldo de apenas 500 mil toneladas, mientras que en el ciclo precedente había quedado con stocks de casi 5 millones de toneladas, con el consiguiente perjuicio por la falta de libertad de exportación y la caída de los precios internacionales.

Para la campaña 2016/17 al 30 de noviembre se llevan vendidas a la exportación 3,45 millones de toneladas, mientras que para la industria 538 mil toneladas.

El incremento en la utilización de fertilizantes y tecnología en el campo, está permitiendo levantar una mejor cosecha, en términos de cantidad y calidad. Similar situación se verifica en el cultivo de maíz, otro de las producciones que se vieron afectadas por intervenciones en el mercado.

 

CAMPAÑA La más alta desde 2010/2011

La producción de trigo podría superar las 15Tm

En la campaña 2016/17 se implantaron alrededor de 5.230.000 hectáreas, un 19,7% más que en la anterior. Se estima que esta producción crezca en un 38,9% con respecto al año pasado, informaron desde Agroindustria de la Nación.

Según información del área de Estimaciones Agrícolas del Ministerio de Agroindustria de la Nación, que conduce Ricardo Buryaile, al 15 de diciembre el avance de la cosecha era del 58% a nivel nacional, y con los rendimientos percibidos hasta el momento se permitía estimar una cosecha de 15,7 millones de toneladas de trigo.

De esta manera, supera en un 38,9% a la campaña anterior, donde se sembraron 4.370.000 ha, y se cosecharon 11.300.000 tn, y se acerca a equiparar a la de 2010/11 donde la producción fue de 15.900.000 tn.

En Córdoba, Santa Fe, y Entre Ríos se llevaba cosechada el 90% del área al 15 de diciembre. En estas provincias se informaron rendimientos que, en general, se ubican muy por encima de las medias históricas, gracias al paquete tecnológico aplicado, debido a la confianza que los productores tienen en este nuevo escenario. Sobre las 5.230.000 hectáreas implantadas, se estima que los rindes finales estarán cercanos a los valores históricos.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus