El Diario del centro del país

“Mestre va a ganar la interna porque representa el grito radical”

Nació en Villa Nueva el 5 de febrero de 1964. Comerciante, casado, dos hijos. En 1983 abrazó el radicalismo, fascinado por la figura de Raúl Alfonsín. Representó a la juventud de su partido como convencional constituyente, siendo parte de la confección de la Carta Orgánica Municipal de su ciudad que está en vigencia. Fue secretario del Concejo Deliberante y luego secretario de Acción Social durante el gobierno de Braulio Zanotti. Ocupó una banca en el Legislativo y durante cinco años presidió el Comité de la UCR (2009-2014). Hoy es presidente del Tribunal de Cuentas villanovense y miembro del comité departamental de su partido

Escribe Nancy Musa
DE NUESTRA REDACCION

Para los amigos es el “Cacho”, nacido, criado y residente vitalicio de barrio La Floresta. El viene de una familia de comerciantes, tiene amigos de todas las ideologías y mira los hechos con optimismo. Es el radical que “extraña” a los correligionarios que se alejaron por el acuerdo con el PRO  y no tiene reparos en afirmar que se tuvo que tragar “varios sapos”  en su trayectoria política.

Sergio Aguilar sueña con ver a Ignacio Tagni en la Intendencia y darle a Villa Nueva “mayor transparencia”. Cree en un municipio que le otorgue más énfasis a lo privado y a las dos cooperativas de su localidad.

En medio de la interna de Cambiemos en Córdoba que tendrá lugar el próximo 17 de marzo, pone todas sus fichas en el intendente capitalino Ramón Mestre. Está convencido de que el radicalismo debe dar un debate, tener mayor participación en las decisiones nacionales y aportar su “visión” para mejorar el rumbo económico del país.

-¿En qué situación se encuentra el radicalismo de Villa Nueva, hoy, en medio de una interna próxima?

-Estamos camino hacia una interna, pero con la vista puesta en la elección local, llevando como candidato a intendente a un joven que hace doce años está trabajando en equipo con todo el partido o casi la mayoría del partido que es Ignacio Tagni.

-¿Por qué eligieron jugar la interna en la boleta de Ramón Mestre?

-Nosotros tenemos una pertenencia de largo tiempo al espacio de Mestre, pero hoy estamos más convencidos que nunca de que este espacio va a traer un aire que pide a gritos, o en silencio, el radicalismo.

Ese grito es el del debate, de plantear cosas, de plantear cuál es nuestra pertenencia al espacio (por Cambiemos) y plantear que queremos participación, decisión, hoy nos estamos haciendo cargo únicamente de las decisiones que se toman en otros ámbitos en los que el radicalismo no tiene participación.

-¿Mestre representa esas exigencias?

-Sí, creo que Mestre es lo que está exigiendo, Mestre pide que al candidato lo elijamos los cordobeses, que no tengamos injerencia de otros lugares, Mestre está diciendo que los radicales queremos elegir nosotros en algo muy sano que es la interna.

-El hecho de ir a una interna contra los candidatos de la Casa Rosada, ¿les trajo problemas con el PRO villanovense?

-El hecho de estar encolumnados en diferentes opciones, yo no diría que nos aleja,  pero sí estamos en listas diferentes a nivel provincial.

También, tenemos que ver que el PRO no hizo lista propia (para intendente) y nosotros dejamos cupos a cubrir. Esto habla que desde el radicalismo tenemos una idea de convocatoria más amplia porque creemos que el radicalismo solo no va a poder llegar a ser gobierno, y también lo que hablamos del PRO lo podemos hablar de los peronistas.

A diferencia de otras veces, nuestro partido quiere convocar a las mejores personas de Villa Nueva más allá de su ideología.

-Pero el espacio en su mayoría es radical ¿verdad?

-Sí. Si bien nosotros, tanto yo como Ignacio, como muchos otros chicos de la Juventud, o mayores que están militando en este espacio somos radicales, también estamos trabajando y ya en las listas hay gente con una trayectoria dentro del peronismo.

Nosotros tenemos un proyecto local, netamente villanovense y lo queremos llevar a cabo con todos.

Villa Nueva tiene que pegar ese salto de calidad, que no gobierne un solo partido sino que sea un cúmulo de ideologías que puedan hacer un proyecto de ciudad sustentable y sostenible en el tiempo si todos nos ponemos de acuerdo.

Si tenemos a todos los sectores involucrados en un proyecto lo vamos a poder llevar a cabo.

-Usted habla de tener a todos los sectores involucrados, sin embargo hay grupos del radicalismo que están alejados del comité, dirigentes históricos con trayectoria importante ¿es así?

-Sí, es cierto lo que planteás. Pero son personas que no están de acuerdo con el hecho de estar en esta alianza, en Cambiemos. Los entiendo y los respeto muchísimo. Pero no están militando activamente en el radicalismo. A  los que tenemos una vida militando al lado de ellos, nos dicen “no esperen que vaya a militar con ustedes, pero los voy a votar, los voy a acompañar, voy hablar con nuestra gente”.

Y en Villa María hay mucha gente que está en la misma situación, está apoyando nuestra postura de llevar a Ignacio a la Intendencia a pesar que le gustaría mucho más que fuéramos con la UCR Lista 3.

-Después de la alianza con el PRO y esa molestia de la que usted habla en algunos dirigentes ¿de qué manera funcionó el comité en los últimos tres años?

-En Villa Nueva fue diferente a otros lugares. El comité siguió funcionando, no hubo un amalgamiento en Cambiemos, seguimos funcionando la UCR por nuestro lado y el PRO por separado.

Nos hemos llevado bien con nuestros aliados en Villa Nueva, son personas de gran calidad humana, también puedo decirlo del Frente Cívico, hermosa gente. Hemos funcionado muy bien, es más ya hay gente del Frente Cívico en la lista. Porque nosotros tenemos un proyecto local que supera las ideologías, como te dije.

Porque el salto de calidad que necesita Villa Nueva, lo necesita también a nivel de la dirigencia.

-Cuando habla de salto de calidad ¿a qué se refiere?

-Villa Nueva necesita cumplir con los procedimientos administrativos, algo esencial,  esta gestión, por ejemplo, cree que respetar determinados procedimientos administrativos, como es el llamado a licitación con doble lectura, la audiencia pública significan una traba.

Y no entienden que es una herramienta para conseguir mejores precios para la ciudad, para darle participación al vecino que va a pagar la obra.

El concurso de precios igual, creen que es un retraso para hacer la obra, y no es así.

Yo que estoy en el Tribunal de Cuentas puedo plantear estas cosas con conocimiento de causa.

-¿Usted desde el Tribunal de Cuentas está haciendo su trabajo con total libertad?

-Totalmente libre y tengo los dos tribunos de Cuentas con los que no coincidimos en muchas cosas, pero son excelentes personas, tanto Alicia Gorno como Pancho Bordini.

Yo el año pasado rechacé mil cien órdenes de pago, y eso no quita que pudiéramos arreglar muchas cosas, que los procedimientos con deficiencia administrativa se corrigieran.

Conversamos para tratar de corregir los errores, no hacemos oposición por oposición.

-Volviendo a la interna, ¿Villa María está más inclinada hacia Mario Negri?

-La dirigencia histórica de Villa María, en su mayoría está con Negri. Tienen un candidato que en Villa Nueva es amado, Luis Caronni. La gente de mi edad asocia a Caronni con Carlos Zanotti.

Pero en este contexto, competimos, lo que no quiere decir que no reconozcamos la militancia y la trayectoria de Negri y de Caronni.

-¿Qué expectativas tienen, creen que Mestre puede ganar?

-(Sonríe). Estamos convencidos de que sí. Estamos convencidos de que va a ganar, tenemos 240 mil afiliados y creo que en su gran mayoría el radical  va a apoyar a Ramón porque quiere ser tenido en cuenta.

-¿Qué representaría un posible triunfo de Mestre, la recuperación de las banderas?

-Representaría un hecho histórico para el momento que vive el radicalismo a nivel nacional. Creo que representa un grito radical, no es de ruptura, es un grito de decir debatamos, participemos, es importante lo que podemos aportar, eso es lo que está pidiendo todo el radicalismo, está pidiendo que los dirigentes nacionales se planten a hablar de lo que está pasando y que si estamos en un gobierno de coalición seamos realmente un gobierno de coalición.

Lo que veo hoy es que al gobierno lo integran algunos amigos del presidente que son radicales.

Pero no veo una amalgama del partido radical, no veo que el partido haya aportado dirigentes, solo veo algunos amigos del presidente en el Ejecutivo nacional.

Pienso que se ha hecho un buen trabajo en el Congreso, más ordenado, esta alianza ha sido más legislativa que otra cosa.

-¿Les preocupa la situación económica?

-Muchísimo. Yo creo en el radicalismo de base, en el radicalismo de lucha, de la revolución de 1890, creo en ese radicalismo. Y más allá de que lo voté convencido a Macri, pienso que tenemos que reincorporar parte de ese radicalismo al gobierno, para mejorar la visión de la economía.

Pero solo mirar lo que está pasando en el gobierno nacional, sería un error. El costo Córdoba es altísimo también, y en Villa Nueva también. El costo en Villa Nueva es el doble del costo en Villa María, es para analizar.

Yo soy comerciante, nosotros pagamos el 20% de tasa municipal en la luz. En Villa María es del 10%. Lo mismo con la tasa de servicios a la propiedad.

El presupuesto de Villa Nueva es de quinientos millones de pesos y amerita poner las personas más idóneas para administrarlo.

-El contexto económico llevó al parate del consumo y eso repercute sobre los comerciantes y las fuentes de trabajo…

-Nos preocupa mucho la política económica del gobierno nacional, eso es una parte de la foto, también tenemos que analizar lo que pasa en Córdoba y lo que pasa en Villa Nueva.

Podemos discutir sobre Macri sí, Macri no, Cristina sí, Cristina no. Pero también tenemos que ser realistas y tratar de solucionar los problemas locales.

-Cacho, ¿tienen pensado después que pase la interna convocar a los radicales alejados del partido?

-Constantemente. Hay algunos sectores que están en contra de Cambiemos, del arreglo con el PRO. Pero, en mi caso, tengo un gran respeto por ciertos dirigentes y militantes, a quienes quiero mucho y los extraño. Porque hemos trabajado juntos durante años, hemos pasado noches enteras hablando de política. Los extraño mucho.

-¿Por qué se hizo radical?

Mi  papá y mi abuelo eran ávidos lectores. Leían tres o cuatro diarios todos los días. El gordo se gastaba la mitad del sueldo que cobraba en Nestlé, en diarios (risas). Y ahí comentaban las noticias del radicalismo.

Mi familia estaba dividida, mi mamá, de apellido Strumia,  tenía toda la familia peronista, pero se hizo radical por mi papá (risas).

Recuerdo que estaban todos festejando el regreso de Perón y su triunfo, yo era chico y tenía ganas de salir a festejar con mis primos. Estaban todos de caravana y yo quería estar, pero mi papá no me dejó salir ni a la vereda. Ahí me di cuenta de que éramos radicales (risas).

-¿Fue una cuestión familiar entonces?

-(Risas). Después con Alfonsín tuve un enamoramiento especial, lo seguí por donde estaba. Y mi señora, en ese entonces tenía 16 años, y era militante del radicalismo. Lo seguíamos los dos, nos recorrimos Córdoba siguiendo a Eduardo Angeloz y a Alfonsín cuando vino.

-Cacho, cuénteme de su infancia, de su barrio

-Mi infancia la pasé en el barrio La Floresta, allí nací, crecí y allí sigo viviendo. A la siesta jugábamos a las escondidas, al hoyo pelota, y lo que se daba mucho en mi barrio eran dos realidades. La gente más humilde del Bajo Floresta, y un sector de los trabajadores un poco más acomodado,  pero no tanto.

Lo importante es que jugábamos todos juntos. Y mis mejores amigos son ellos.

-¿Qué personalidad tenía cuando era chico?

-Era muy formal. Muy estudioso, me gustaba el fútbol y era muy peleador, La Floresta te enseña a defenderte (sonríe).

Pero jugábamos al fútbol, nos peleábamos y terminábamos todos abrazados tomando la coca cola.

-¿En qué colegios cursó sus estudios?

-Inmaculada Concepción, jardín y primaria y el Pío Ceballos en la secundaria, el colegio que más amo. Después hice unos años de contador público en Río Cuarto.

-¿Por qué abandonó la carrera?

-Extrañaba mi hogar, tenía facilidad para estudiar, la tengo, pero era muy casero.

-¿Qué soñaba ser cuando era un niño?

-Periodista, quería ser periodista. Te cuento una anécdota, nos íbamos a Río Cuarto, yo quería estudiar periodismo, íbamos con mi mamá y mi hermano. Me iba a anotar y me venían diciendo que el contador era el que tenía más proyección, como ahora el que hace informática.

Entonces me decían “con la capacidad que tenés vos, fuiste abanderado”, me la quemaron tanto en el viaje que me cambié.

Pensar que si hubiera estudiado periodismo, que es lo quería, tal vez hubiera seguido.

No culpo a nadie, fue una decisión mía.

-¿Sus padres qué dijeron cuando dejó la carrera?

-Chochos, me extrañaban más ellos a mí que yo a ellos. Yo era el más casero de los tres hermanos.

-¿Su  papá jugaba al fútbol, verdad?

-Sí, era un arquerazo de fútbol en la época dorada de River Villa María. Salieron cinco veces campeones, hay una foto que publicó Página 12 en una nota por Eduardo Requena, uno de los desaparecidos en la dictadura,  en la que está mi papá junto a Eduardo. Y mi mamá siempre fue comerciante, todos nosotros somos conocidos por la actividad comercial.

-¿Y cuáles fueron sus primeros pasos en la militancia activa?

-Alfonsín me despertaba un sentimiento que no lo podía explicar. Recuerdo a Jairo cantando en los actos.

-¿Qué hizo, se acercó al comité?

-Sí, nosotros teníamos comercio en la plaza, éramos muy conocidos, y por tradición familiar íbamos al comité.

Yo respetaba mucho a Gessi, del Partido Comunista. Yo le tenía mucho respeto. El carnaval se lo debemos a él, él empezó con el carnaval norteño junto a un vecino de barrio Malvinas que venía del norte, el Negro Yugar y otros vecinos.

Ese dirigente, en plena dictadura militar hizo una escuela de patín y donó todos los patines a los chicos. Fue un tipo que me quedó siempre grabado, como otro personaje que fue Norma Vogler, una directora del Pío Ceballos.

-¿A quién recuerda de sus primeros pasos en el comité?

-Recuerdo a Oscar Kestli, el tipo que más respeto, lo más sano que hay. Estaba el Alberto Rossa, el Tito Sismondi, Carlos Zanotti, Nora Bissutti, Coca Maldonado, Juan Carlos Negro, Eduardo Roganti, entre otros.

-¿Qué imágenes tiene de esa campaña en el marco de la recuperación de la democracia?

-Si bien, yo acompañaba, no tuve una participación tan activa, pero el día de las elecciones que la pasé llevando gente, llego a casa y decían ganamos.

Fue hermoso, la caravana, fue muy emocionante, el acto de cierre de Alfonsín, tan emotivo.

-¿Lo conoció personalmente a Raúl Alfonsín?

-Sí, lo conocí cuando vino a General Cabrera después del Pacto de Olivos. El hizo un libro y lo salió a explicar. Yo estaba enojado con el Pacto de Olivos, porque sentía que habíamos retrocedido con el punto final, la obediencia debida y después se le sumaron los indultos de Menem.

Y mis raíces eran alfonsinistas de centro izquierda y eso me molestó. Fui a verlo, y nos explicó las razones por las que hizo el Pacto y todo lo que pudo incluir en la reforma constitucional.

-¿En qué momento adquirió responsabilidades en la política?

-Yo siempre fui muy colaborador y sin pedir nada a cambio, hasta que un día llegó a mi comercio Braulio (Zanotti) y me preguntó si lo podía acompañar como convencional constituyente en representación de la Juventud. Estaba en el séptimo lugar, era difícil que entrara y entré. Fue uno de los espacios del que estoy muy orgulloso porque discutimos la Carta Orgánica del municipio que actualmente está en vigencia.

-De todos los cargos que ocupó ¿cuál fue el que más le gustó?

El de convencional, fue ad honorem, hecho con amor, fueron horas y horas con un grupo de gente estudiando sobre derecho municipal.  Hablando con jueces, con abogados, tuvimos muy buenos asesores.

Y después me gustó mucho estar en Acción Social, fueron momentos con presupuesto cero que debíamos agudizar el ingenio para ver cómo suplir las carencias.

-Cuando uno está muchos años en la política, como en su caso, ¿se hace autocrítica?

-Sí, constantemente. Me hago mucha autocrítica.

-¿Le hubiera gustado ser intendente?

-Me hubiera gustado, pero en su momento, cuando hubiera podido ser,  no tenía la independencia económica para ser candidato y dedicarme a eso y después prioricé el partido.

Y no me arrepiento, estoy contento con lo que hice.

-¿Por la política perdió amigos?

-Sí, amigos entrañables. (Pausa). Pero también he ganado amigos. Y tengo mucho respeto por los adversarios, sin transas. Soy una persona de diálogo.

-¿En esta famosa grieta usted se encuentra en alguno de los lados?

-No, para nada. No soy anti para nada, siempre encuentro algo positivo en todo. Además hay coincidencias en las doctrinas de los dos partidos populares, las diferencias están en los procedimientos.

La justicia social está en el origen de los dos partidos, Yrigoyen primero, Alfonsín pensó en el Estado de bienestar y creo que ahí apuntaba el kirchnerismo también, el problema fue la falta de control.

-Ustedes proponen a Ignacio Tagni para la Intendencia ¿cuáles son las principales propuestas que le presentan a los villanovenses?

-Mejorar la transparencia, un municipio abierto, que vos puedas ingresar a una página y ver las declaraciones juradas de los funcionarios, qué sueldos cobran, las licitaciones, el digesto de los proveedores, cuáles son las ordenanzas, los decretos, el presupuesto, la tarifaria.

Eso tiene que ser un municipio abierto a todos, que con una computadora cualquier vecino se pueda informar. Eso desde el día uno se tiene que poner en marcha.

Tiene que haber ingreso por concurso de los empleados, lo mismo que los ascensos, elevar la calidad del empleado.

Pensar en un plan estratégico para Villa Nueva, involucrar a todos los sectores. Se hicieron algunos ensayos, pero siempre han sido desde un sector y terminan en la nada.

Otra de las cosas es bajar el costo de Villa Nueva y abordar el tema de las adicciones en forma mancomunada con el deporte, con las iglesias.

Admiro el trabajo social que hace la iglesia cristiana, la ayuda que da y la contención. O sea en conjunto se pueden lograr cosas muy interesantes.

-¿Cómo es su relación con el intendente Natalio Graglia?

-De mucho respeto, de los dos lados. Si bien no le debe gustar que sea tan tajante en el control, pero nos tenemos mucho respeto.

-¿Por qué anda siempre flotando la frase “Villa Nueva es peronista?”

-(Se ríe). Siempre,  me lo dijo el Carlos (Zanotti) a eso. Braulio también me lo decía. Hay un gran porcentaje del peronismo en Villa Nueva,  pero no lo ven al radical como el enemigo.

Hay un sector que no cree eso de que los radicales van para los ricos y los peronistas para los pobres. Es una mentira.

Porque yo que conozco todos los funcionarios más importantes del peronismo, y puedo decir que muchos están en los countries y yo estoy viviendo en La Floresta.

-¿Le sorprendió que el yerno de Aguad, Rodrigo de Loredo, integre la lista de Mestre?

-No, no me sorprendió. Lo esperaba.

-¿Durante su vida política qué fue lo que más sufrió?

-Las campañas sucias. Cuando se transforman en ataques personales, yo siempre hablo de política, no de cuestiones personales. Y cuando veo eso, me molesta sobremanera.

-¿Es difícil estar en política y no tragarse sapos?

-(Risas) Es imposible.  Tengo la panza llena de sapos. Te agarra una indigestión, pero bueno es parte de la política.

-¿Le hubiera gustado ser legislador?

-No, me lo ofrecieron, pero no.

-¿Qué sueño tiene hoy?

-Ganar Villa Nueva, que vuelva el radicalismo y transformar la ciudad.

-¿Con qué intendentes se llevó mejor?

-Con Braulio Zanotti lejos, y con Guillermo Cavagnero.

Opiniones

Mauricio Macri

Fue una esperanza que hasta ahora no se llevó a cabo.

Schiaretti

Lo prefiero a José Manuel de la Sota.

Martín Gill

No tengo conocimiento de él, pero tengo amigos que lo respetan.

Me gusta

Comer, cocinar, la música, el fútbol

Me encanta

Disfruto mucho de mi casa, de mi familia

Me divierte

Mi señora, es muy divertida

Me entristece

La injusticia y las pérdidas de personas queridas

Me enoja

La falta de consideración, de respeto, la desigualdad

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Sueño con una Argentina más abierta, plural, democrática, libre”

Daniel Rocha

“La igualdad de género no es un relato, es una necesidad”

Alexis Loudet

“Hemos perdido el ideario republicano, andamos en tinieblas”

Alexis Loudet