El Diario del centro del país

Murió en prisión el convicto récord de la historia judicial villamariense

Miguel Román Unanue, en una foto de archivo de El Diario

Miguel “Vasco” Unanue – Más de la mitad de su vida la pasó en el penal de barrio Belgrano

Entre mediados de 1971, con apenas 18 años, y diciembre de 2017, fue condenado en 16 oportunidades. No era un peligroso y desalmado delincuente, pero tampoco un simple ratero. Falleció ayer a la madrugada en la cárcel local. Hace poco había cumplido 66 años

Un tromboembolismo pulmonar, generado a pocos días de haber sido operado de la cadera, terminó con la vida de uno de los convictos más “famosos” de Villa María y una amplia región del sur cordobés por la cantidad de condenas que registraba su prontuario.

Miguel Román Unanue (66), más conocido como “el Vasco”, murió ayer a la madrugada en el Establecimiento Penitenciario Nº 5, donde estaba purgando una pena de seis años de prisión impuesta por la Cámara del Crimen local el 14 de noviembre de 2017 por un robo que había cometido el 24 de agosto de 2016 en Villa Nueva.

Unanue falleció alrededor de las 4 y sus restos fueron sepultados al caer la tarde de la víspera en el cementerio parque La Naturaleza, aunque previamente el fiscal René Bosio ordenó que se realizara la autopsia correspondiente para conocer la causa eficiente del deceso.

 

Causa de la muerte

“El Vasco” había sido intervenido quirúrgicamente el fin de semana a raíz de un grave problema que padecía en la cadera y mientras se encontraba en el penal de barrio Belgrano sufrió una embolia pulmonar, enfermedad potencialmente mortal que se produce cuando se desprende un trombo desde alguna parte del territorio venoso, migra y se enclava en las arterias pulmonares.

El examen médico forense permitió descartar que se haya tratado de una muerte violenta, algo que suele ocurrir a menudo en las cárceles argentinas.

Unanue había nacido el 18 de noviembre de 1952 y a mediados de 1971, cuando tenía apenas 18 años, recibió su primera sanción penal. Desde entonces y hasta noviembre del año pasado, fue condenado nada menos que en 16 oportunidades.

El “Vasco” Unanue junto a la asesora letrada Silvina Muñoz, cuando fue condenado por 15ª vez, el 14 de diciembre de 2015. En noviembre del año pasado volvieron a sancionarlo (archivo de El Diario)

Era de Villa Nueva

Con último domicilio en Comercio 1539 de Villa Nueva, el tristemente célebre presidiario pasó más de la mitad de su vida entre rejas, generalmente por innumerables delitos contra la propiedad (los robos eran su “especialidad”), aunque también fue condenado por tenencia de drogas y otros ilícitos menores.

“La historia del Vasco debería contarse en un documental”, comentó alguna vez a El Diario un viejo funcionario policial que lo detuvo en reiteradas ocasiones. Y agregó: “No porque se trate de un peligroso y desalmado delincuente -aunque tampoco es un simple ratero-, sino porque tiene un singular récord: es el preso con mayor cantidad de condenas en la historia judicial villamariense”.

En diciembre de 2010, en la que parecía iba a ser su 13ª sentencia, el número de la “yeta” terminó siendo el de la buena suerte, si es que por entonces podía decirse que Unanue haya sido un tipo aventurado.

Lo cierto es que en aquella ocasión “el Vasco” fue absuelto de culpa y cargo, luego de pasar más de 400 días detenido, acusado de haber participado en un asalto a mano armada a una carnicería ubicada en bulevar Sarmiento y 9 de Julio.

Ocurre que en 2005 había recibió una pena de tres años y medio de prisión por varios delitos, pero como se trataba de su séptima declaración de reincidencia, le aplicaron de manera efectiva la accesoria legal descripta por el artículo 52 del Código Penal de la Nación, que prevé la “reclusión por tiempo indeterminado”.

De esa manera, Unanue debía cumplir 13 años y medio entre rejas. Sin embargo, el abogado villamariense Antonio Alarcos, que por entonces ejercía su Defensa, interpuso un recurso de revisión del fallo y el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba declaró la inconstitucionalidad del polémico artículo 52 por primera vez en la historia judicial de la Provincia.

 

Los últimos juicios

“No puede vivir en libertad, está institucionalizado”, enfatizó el fiscal Francisco Márquez a mediados de noviembre del año pasado, al pronunciar su alegato durante el juicio en el que el multireincidente presidiario fue condenado por última vez.

En tanto, en diciembre de 2015, al imponérsele la 15ª sanción penal, Márquez miró a Unanue y le dijo: “Vamos a ver si sos capaz de pasar la Navidad en libertad”, a lo que “el Vasco” -con un dejo de vergüenza- respondió: “Esta vez sí, doctor… le juro que esta vez sí”.

No pudo cumplir su juramento, porque la Nochebuena de 2016 la pasó una vez más en la cárcel villamariense. Y en el mismo lugar donde permaneció más de la mitad de su vida, la muerte lo sorprendió y le “robó” su último aliento.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Realizaron otra exitosa ablación

Juan Pablo Morre

Cinco motociclistas heridos, uno con múltiples fracturas

Noemí Bramardo

Paran hoy docentes de escuelas públicas y privadas

Mercedes Dagna