Nacional de Uva Italianísima

A la sombra de los añosos árboles que potencian la impronta de la bella avenida San Martín, se llevará a cabo el próximo domingo la Sagra Nacional de la Uva. Un tradicional evento con el que Colonia Caroya celebra su relación intrínseca con el vino, y su conexión histórica con el Friuli, región italiana de la cual proviene la fiesta.    

Se trata de un evento que ya lleva 38 ediciones de quehaceres, repartidos en actividades tales como el buen beber, el buen comer, el buen bailar y el buen pisar. De este último aspecto da cuenta la célebre “pisada de la uva”, parte central de la cita con la que las nostalgias de los inmigrantes y sus descendientes emerge a flor de piel.

Lo intuirá el viajero que pise Colonia Caroya en ese domingo de algarabía. Ingresando a la ciudad vecina de Jesús María (200 kilómetros al norte de Villa María), la avenida San Martín llamará con sus arboledas de sueño, conduciendo a todo dios hasta el 2800, altura de la arteria en la cual se encuentra el Centro Friulano.

 

Patio callejero

Allí, en modo patio callejero, el gentío festejará sus arraigadas tradiciones en torno a interminables tablones de madera donde la comida popular se servirá italianísima. No faltará la bendición de la mesa por el cura párroco (muy tradicional es el asunto, dijimos), el salame casero local (considerado uno de los mejores del mundo, nada menos), y las comidas típicas entre las que el foráneo esperará saborear pasta, polenta y tortilla de papa. De ladero de aquellos manjares estará el vino caroyense (que se produce en diversas bodegas ubicadas en el municipio norteño). O mejor dicho: de ladero del vino caroyense, estarán aquellos manjares. Cada cosa en su lugar.

Aún más peninsular se vuelve la postal con el arranque de la música. La que brota en vivo desde el escenario y es reproducida en parlantes como bestias mitológicas, para que lo escuchen hasta en el Friuli, que de eso se trata.

El “Line up”, como le dicen ahora (vaya a preguntarle a los caroyenses que opinan de expresiones como ésta, y verá como les sale lo tano desde adentro), va capitaneado por La Banda de Gendarmería Nacional (hay un importante cuartel de esta institución cerquita de los pagos) y los tonos friulanos de la banda Furlan di Doman y del conjunto de danzas Alegrie.

También tendrán su lugar Josefina Dominchin (quien con su espléndida voz entonará las estrofas de los himnos nacionales de Argentina e Italia). La bailanta la pondrá el grupo Contacto y el humor correrá por cuenta de El Coto.    

Después será el turno de la pisada de uva, que hombres y mujeres descalzos realizarán en inmensos barriles de madera, a tono con la Sagra, con la música, y con la herencia recibida.

 

Fiesta Provincial de la Vendimia

El sábado, en tanto, el anticipo de la Sagra lo corporiza la Fiesta Provincial de la Vendimia, a desarrollarse en la plaza Nicolás Avellaneda de Colonia Caroya. Los números centrales de la velada serán el Dúo Coplanacu, diversidad de artistas y agrupaciones folclóricas locales y la elección de la Reina Provincial de la Vendimia.

 

DONDE: Colonia Caroya

CUANDO:  Próximo domingo

 

Por el Peregrino Impertinente

RUTA alternativa – Liech, Liechten… bueno, eso

Liechtenstein es un pequeño principado ubicado en el corazón de Europa. Con un territorio que a duras penas supera los 160 kilómetros cuadrados, se erige como uno de los países más pequeños del mundo. Sin embargo, la fama le viene no tanto por eso, sino por ser considerado el paraíso fiscal más confiable del Viejo Continente. “Y yo haciendo negocios con los panameños. Sirviente: ya mismo me trasladan la tarasca”, ordena un reconocido presidente de quien no diremos el nombre, pero sí que entre otras ocurrencias busca condonar una deuda de 70 mil millones de pesos que su mismísimo padre mantiene con el Estado, “avísenle al papu que esas monedas no las mande para allá, que hay que dar el ejemplo”, añade el Hombre X, siempre tan sagaz.

Con todo, la particularidad de Liechtenstein que realmente cautiva al viajero tiene que ver con los paisajes, cuando no. Y es que la patria vecina a Suiza y Austria goza de un maravilloso entorno montañoso, creado por los Alpes. “Claro, porque yo estuve seis días rascándome la barba”, exclama Dios. “Que los Alpes esto, que los Alpes aquello. Me hacen sentir que vine Alpesdo yo”, agrega el rey de reyes guiñando un ojo, demostrando que aparte de poder infinito tiene sentido del humor. Muy malo, pero sentido del humor al fin.

Lo cierto es que vale la pena ir a explorar ese distante terruño, plagado de exuberantes picos nevados, preciosos bosques y la frescura que le da el río Rin. Todo, en una región que una vez fue médula geográfica del glorioso Sacro Imperio Romano Germánico, con lo que ello significa. “No me hagas acordar mirá”, dice muy enojado el actual primer ministro de Liechtenstein, que gobierna para 35 mil habitantes y tiene menos influencia planetaria que el intendente de Bell Ville.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus