“Nadie se guardó nada”

El Sapito anotó el empate parcial y, por unos instantes, hizo soñar a todo el pueblo de Alem con la hazaña

Nicolas Delsole

Llegó a Alem nada más y nada menos que desde Alumni, el rival de toda la vida, pero enseguida demostró que no quiso ser un sapo de otro pozo. Su garra, su entrega y su actitud en cada partido hicieron que de inmediato la gente del León lo reconociera como uno más del club, a pesar de haber crecido futbolísticamente en el Fortinero, y Nicolás Delsole respondió con buenos rendimientos en varios de los partidos que Alem afrontó en el Federal C.

Una vez consumada la eliminación del Tricolor, el Sapito dialogó con EL DIARIO y comenzó diciendo: “Se terminó el sueño tan grande que teníamos. Creo que todo el pueblo de Villa Nueva tenía ganas de llegar a una final y no lo pudimos hacer, pero acá nadie se guardó nada. Eso se refleja en el reconocimiento que nos dio la gente y en las lágrimas de los jugadores”.

“Nos merecemos haber llegado hasta acá por las ganas y el esfuerzo del día a día en el trabajo. Muchos tenemos que trabajar además de jugar al fútbol y estoy muy agradecido con este grupo por todo lo que hizo”, destacó.

Seguidamente, sobre el afecto que le brindó la hinchada del León a lo largo del certamen nacional, el delantero analizó: “Jugué casi toda mi vida en Alumni, pero la gente me reconoce como uno más del club. Pienso que eso se da porque yo vivo en Villa Nueva y gran parte de mi familia es de Alem”.

“Igualmente, domingo tras domingo fui dejando todo dentro de la cancha para demostrarle a la gente que dejo todo dentro de la cancha en el equipo que me toque jugar”, aclaró.

Por otra parte, sobre lo que será su futuro futbolístico, el Sapito aseguró: “Todavía no tengo nada cerrado. Esta semana me voy a poner a conversar, porque no quería hacerlo con nadie hasta que no terminara el Federal C”.

“Mi deseo siempre es llegar a lo máximo, llegar a primera es un sueño personal y día a día trabajo duro para poder lograrlo”, manifestó para finalizar.

 

Uno x uno

Montiel: no tuvo responsabilidad en los goles de Juniors. Ganó bien en un par de mano a mano.

F. Martínez: volvió a jugar como marcador de punta y solo gravitó ofensivamente en una jugada (zurdazo que desvió Chiatti). Sufrió mucho para contener a Fazio, uno de los hombres del partido.

Artico: lento para los cierres, demostrando que todavía no está del todo recuperado de su lesión. Perdió arriba con Claudio Martínez en el 2 a 1.

Berterame: flojo primer tiempo. Cometió innecesariamente la falta que derivó en la apertura del marcador para la visita. En el complemento no tuvo sobresaltos.

Bertoldo: arrancó bien, con algunas proyecciones interesantes, pero se fue diluyendo tras cada gol del rival. Le costó marcar, en un puesto que no es el suyo.

Gozzerino: mejor jugando por afuera, pero lejos de su buen nivel habitual. Después paso a ser doble cinco con Villagra y perdió más de lo que ganó.

Villagra: partido de altibajos para el Peto. En el primer tiempo fue de lo mejor de Alem, como mucho despliegue, recuperación y distribución. En el complemento se lo vio algo cansado y no pudo descontar de penal.

Manzanares: el mejor hombre del León. Mucho recorrido por la banda izquierda y constantes desbordes fructíferos por ese sector. Incansable hasta el final.

Le Roux: participó muy poco en el circuito de juego de Alem. En el entretiempo fue remplazado por Cerutti.

Delsole: buen partido del Sapito. Muy movedizo e inquietante por todo el frente de ataque. Así peleó abajo con Chiatti para conseguir el empate parcial. Se coló un par de veces entre los centrales rivales para meter cabezazos peligrosos.

Molinari: un buen comienzo, muy activo y movedizo en la zona ofensiva, pero se fue diluyendo con el correr de los minutos. Tuvo un solo tiro libre para demostrar su buena pegada (Chiatti mandó al córner).

Cerutti: entró bien luego del descanso y así tuvo su premio de gol a los 2’ del complemento. Después participó poco del juego.

Fernández: ingresó a los 17’ del complemento por Artico y la pelota pasó pocas veces por sus pies.

Albiero: remplazó a Gozzerino a los 29 de la segunda parte y en la única clara que tuvo definió por encima del parapelotas del arco que da las espaldas al viejo aserradero.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus