El Diario del centro del país

Necesitan tierra y materiales para la construcción de un comedor comunitario

En noviembre, alumnos y docentes del Inescer donaron alrededor de 300 títulos de literatura infantil al Comedor 4 de Agosto que estaba recién conformado, para que tengan su “Biblioteca Libre”

Funciona desde hace tres meses en el barrio Nicolás Avellaneda

Reciben entre 40 y 60 chicos y tienen como prioridad edificar su propia sede. Por el momento funcionan en el garaje de una casa, pero el espacio limita la posibilidad de ayudar a más pequeños. Para colaborar, contactarse con el número 154180204

 

El Comedor 4 de Agosto cumplirá tres meses en funciones el próximo 13 de enero. Funciona en el loteo Smitarello, de barrio Nicolás Avellaneda en el garaje de una casa, pero ahora buscarán construir su propia sede para poder ayudar a más chicos: “Arrancamos en octubre. Los sábados le damos el almuerzo a entre 40 y 60 chicos. No vienen siempre los mismos, pero tenemos ese grupo. Los martes les damos la copa de leche y reciben la palabra”, contó a El Diario Yamila Salgueiro, una de sus fundadoras y coordinadoras.

“Tenemos un grupo de colaboradores. Ninguno tenemos un peso pero todos ayudamos, tratamos de salir a buscar donantes en el Mercado o en alguna carnicería. Tenemos un Facebook en donde volcamos nuestras necesidades y la gente se acerca y colabora. Así nos sostenemos por ahora, aunque a veces no alcanza. Se está haciendo difícil porque no tenemos apoyo, pero ya nos largamos y ahora hay que mantenerse en el verano, que va a ser complicado en el tema donaciones. Pero hay que seguir y en febrero iniciaremos la campaña para útiles y ropa escolar”.

 

Para edificar un salón

El comedor tienen un terreno, dispuesto para la construcción de un salón con este destino benéfico: “Todo empezó en 2013 con un reclamo de tierras de personas que estaban en emergencia habitacional. En el convenio que se firmó en 2014, el municipio cedió un espacio para la construcción de este comedor. Tenemos una prórroga de seis meses para poder construirlo y cumplir, pero no contamos con el dinero, y si no lo hacemos el municipio puede optar por expropiarnos el terreno. Hicimos una venta de números y compramos ladrillos, pero antes hay que nivelarlo. Tenemos vecinos que aportan la mano de obra y una cooperativa de construcción se ofreció a ayudar también. El tema son los materiales. A veces no tenemos para comprar el jugo para los chicos, menos contamos con el dinero para poder edificar”.

Para poder nivelar ese terreno, calculan que necesitan unos cinco camiones de tierra: “Estamos en una zona inundable, porque es justo en frente de la laguna de retención del barrio San Nicolás. Por eso hay que nivelarlo y dejarlo más alto, para que no se inunde”.

Además de tierra, necesitan materiales de construcción: “Materiales para la instalación eléctrica, los caños del agua, sanitarios. Queremos hacer un salón de 5 por 12 metros, para incluir un depósito y un baño. Darío Capitani se comprometió a donarnos el techo”.

Por otro lado, también necesitan la donación de mercadería con la que arman bolsones de emergencia para las familias del barrio: “Pero la realidad es que no tenemos ni el espacio para almacenar mercadería. La recibimos una vez al mes. Pero no tenemos modular para acomodar mercadería o vajilla. No tenemos muebles, solo tres mesas. Sí queríamos ver la posibilidad de conseguir unos tablones y bancos. Eso sería una prioridad para poder tener más espacio, sino algunos chicos comen parados. Entendemos que recién empezamos y no podemos pretender tener todo, pero queremos crecer”.

 

Colaboración en conjunto

El espacio que tienen ahora es un garaje, que dispone la otra coordinadora del comedor, Marilina Suárez, en su casa: “Nos limita mucho porque con estos calores, muchos chicos tienen que quedarse afuera, esperando que algunos coman y otros salen. La idea nuestra es hacer de comer de lunes a viernes y que cada nene se lleve la vianda a la casa, para toda la familia, pero estamos limitadas por el espacio”.

“Nosotras arrancamos con esto y coordinamos al grupo de entre 10 y 12 colaboradores. Mancomunamos esfuerzos entre todos y nos ayudamos, que está buenísimo y es la idea”.

Para ayudar, contactarse con el número (0353) 154180204.

“Apuntamos a la edificación, porque creemos que después de tener una sede nos resultará más fácil sostenernos. Hoy estamos en condiciones muy precarias”, finalizó.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Reuniendo a 23 comunas, ENRED abrió casa

Mercedes Dagna

Juan Zazzetti lanzó su candidatura a intendente

Daniel Rocha

La Nación paga tarde y mal la diálisis de los pacientes más humildes

Noemí Bramardo