El Diario del centro del país

“No hay nada en el expediente que diga que fue un femicidio”

Carolina Irepa, hija mayor de Alicia Copa, la mujer que fue asesinada por su ex en la puerta de su casa en el barrio La Calera

Entrevista a Carolina Irepa, hija de la mujer asesinada hace dos años en barrio La Calera

Los hijos mayores de Alicia Copa están a cargo de los menores, que quedaron huérfanos después de que su mamá fue asesinada por su ex. Aún no pueden percibir el beneficio de la Ley Brisa

Los hijos de Alicia Copa, la mujer asesinada por su ex en la puerta de la casa en la que vivía, ubicada en el barrio La Calera, no pueden acceder al derecho consagrado por la “Ley Brisa”, porque no hay documentación aún que acredite que hubo un femicidio.

Cabe recordar que la ley en cuestión, vigente desde diciembre de 2018, otorga un haber equivalente a una jubilación mínima a los hijos de mujeres víctimas de ese delito.

El dinero “no les va a devolver la mamá a mis hermanitos”, expresó Carolina Irepa, la hija de Alicia con un primer matrimonio. Ella y su hermano están radicados en Buenos Aires.

Cuando recibieron la atroz noticia de que su mamá había sido asesinada en Villa María, supieron que tenían que reaccionar de inmediato. “No queríamos que mis hermanitos menores pasaran un solo día en un orfanato o en alguna casa similar, con desconocidos”, planteó.

Llegaron y, tras los trámites de rigor, los niños -que hoy tienen 12 y 8 años- se radicaron con el hermano mayor.

“Mi hermano tuvo que construir de cero la vivienda para dar contención a la familia ampliada. Hoy, están bien. Tienen su habitación y están integrados con los hijos de mi hermano, de aproximadamente la misma edad. Pudieron ensamblar bien la familia”, señaló.

Y aunque el dinero no devuelva lo irreparable, sabe que podría ayudar a dar una mejor calidad de vida.

Para ello, una vez que se aprobó la ley conocida como “Brisa”, por el nombre de una de las “víctimas colaterales” del femicidio que generó el proyecto, comenzaron a tramitarla en la oficina de Anses de Buenos Aires cercana al domicilio en el que habitan los niños.

“Lo hicimos porque es un derecho y porque se hace muy cuesta arriba sostener una familia, más en este contexto. Mi hermano trabaja de remisero por el momento y yo puedo brindar alguna ayuda por ahí”, dijo.

“Por eso iniciamos el trámite y nos encontramos con que uno de los requisitos es que se presente la resolución judicial, emanada por autoridad competente, donde exprese que está finalizada la acción penal por muerte del autor. Mi hermano hace dos meses la pidió y no tuvo respuesta”, informó.

“La verdad, estamos sorprendidos. Nos encontramos con este inconveniente que nos está retrasando la posibilidad de acceder a un derecho”, planteó.

“Mis hermanitos no solo perdieron a sus dos padres en un mismo día, algo evitable si ellos hubieran tomados las medidas que tenían que tomar cuando mi mamá hizo las denuncias en las que expresaba que el hombre la quería matar. Me refiero a las medidas de protección para los chicos y para ella”, señaló.

En ese contexto “duele que el expediente no se haya tratado con perspectiva de género, que a dos años de la muerte de mi mamá, solamente conste que fallecieron dos personas. Después que mi mamá sufrió violencia de género durante 10 años consecutivos sin poder salir de la situación. Mis hermanos sufrieron lo que pasó y mi hermanita vio todo. Pero además, y esto es muy grave, desde que nacieron vivieron en un contexto de violencia. No solamente tuvieron que ver el principio del ciclo de violencia, sino el final. Y pese a todo, en el expediente solamente consta que fallecieron dos personas: Alicia Copa y Alberto Angeloni. Nos dijeron que no podían poner femicidio porque el autor del hecho estaba muerto. Yo los entiendo, pero no me parece correcto”, afirmó.

Agregó que “dos días después del fallecimiento de mi mamá, el fiscal René Bosio dijo en una nota a Radio Show que se trató de femicidio. También lo dijo en El Diario. Nunca nos íbamos a imaginar que no iban a volcar eso en el expediente”, reiteró.

Frente a esa situación, el hermano hizo trámites en la Casa de Córdoba que está en Buenos Aires y se comunicó telefónicamente con la Fiscalía, a los fines de acceder a la Resolución que refiera lo que realmente pasó: que hubo un femicidio seguido de suicidio.

 

Esta semana

En comunicación con El Diario, desde la Fiscalía de Tercer turno indicaron que a raíz de la comunicación telefónica con la familia de Copa y de la gestión de la Casa de Córdoba en Buenos Aires, se abocaron a redactar la Resolución que dé un cierre a lo actuado en este caso.

Adelantaron que probablemente “esta semana” esté lista la documentación que permita completar a los hijos mayores de Alicia, el trámite ante Anses para que los menores puedan percibir el beneficio de la Ley Brisa.

 

El presente

Los pequeños hijos de Alicia Copa vivieron un infierno. Primero, por la violencia constante a la que fue sometida la mujer y los pequeños; y después, por la pérdida irreparable de la mamá, que murió después de recibir los balazos que descerrajó Alberto Angeloni, padre de los menores, en la puerta de la casa del barrio La Calera.

Pese a toda la tragedia vivida, los niños están saliendo adelante. Pudieron fortalecer el vínculo con los hermanos mayores y actualmente están viviendo en Buenos Aires.

El pequeño, de apenas 8 años, terminó la escuela con las calificaciones más altas. “Cerró todas las materias con 10 y además juega al fútbol. Ya tiene sus trofeos”. La mayor, de 12 “terminó el primario e inició la escuela secundaria. Por suerte le va bien y además, tiene mucho apoyo de la casa. Tanto mi hermano, como mi cuñada y yo, colaboramos para que avance”, dijo.

“Mi hermano habla siempre con los dos, y al más chico, le explica que no hay que levantar la voz para hacerse entender ni jamás levantar una mano contra una mujer. Ellos vivieron años de violencia y tratamos de explicarle que eso no es lo natural”, concluyó.

 

Alicia Copa

Un hecho que enlutó a la ciudad

El 13 de marzo de 2017, Alberto Angeloni llegó a Villa María en colectivo, se dirigió a la casa que habían compartido con la madre de sus dos hijos, ubicada en Arenales al 600, y le disparó varios tiros que terminaron con la vida de Alicia Copa.

Luego, se suicidó delante de la niña.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

La primera gran lluvia del año anegó calles y paralizó a las dos Villas

Daniel Rocha

Defensorías en alerta máxima por posibles subas en la tarifa del gas

Mercedes Dagna

Recolectores impulsan una movida solidaria para Navidad

Mercedes Dagna