“No hemos dejado a nadie en la calle”

El desalojo del inmueble donde vivían cuatro familias fue justificado desde el municipio (archivo)

Villa Nueva

La secretaria de Desarrollo Social habló sobre el desalojo de las personas que habitaban el edificio de la ex-Pablo VI. Aseguró que todas las familias están resguardadas

La decisión municipal de desalojar a las familias que habitaban el inmueble donde funcionó tiempo atrás la Escuela Recuperadora Pablo VI generó impacto en la vecina ciudad.

Desde la comuna brindaron su parecer respecto a una medida que sostienen tiene una cantidad importante de fundamentos.

“Ya hacía un año y medio que estábamos buscando una solución para este tema, ya que las personas que vivían allí estaban en peligro por las posibilidades de derrumbe”, indicó la secretaria de Desarrollo Social del municipio villanovense, Vanina Urquiza.

“Teníamos informes de profesionales que indicaban que el lugar podía caerse en cualquier momento”, sostuvo la funcionaria, al fundamentar la acción determinada para la precaria locación que se erige en barrio Florida.

“Incluso una parte del pasillo de acceso ya se había derrumbado, coincidiendo con lo que los ingenieros y arquitectos que habían evaluado la casona pronosticaron”, agregó.

Al respecto de las familias desalojadas, Urquiza apuntó que eran cuatro las que quedaban en el edificio.

“Una de las vecinas es una persona mayor que ahora está en un geriátrico de Villa Nueva. También hay una familia que consiguió un lugar en barrio Las Playas de Villa María, para ellos les estamos buscando una casa que alquilara por dos años el municipio. Otros están en un hotel hasta tanto los ubiquemos”, informó la secretaria comunal.

Cabe señalar que respecto al destino de los demás residentes, la consultada aseguró que están todos a resguardo y que la Municipalidad se encargará de brindarles todo el apoyo necesario.

“En el edificio también vivían 11 menores de edad que también se encuentran contenidos”, advirtió la referente municipal.

“Hace seis meses les habíamos dicho a las familias que debían encontrar alternativas para estar cómodos y poder seguir con su vida cotidiana”.

En referencia a las críticas vertidas desde la oposición sobre la efectivización del desalojo, Urquiza las desestimó.

“Nosotros cumplimos con un extenso proceso que incluyó el diálogo con las familias, convenciéndolos de que era una forma de cuidarlos”, subrayó.

“Había un peligro real y nosotros actuamos en consecuencia, resguardando a cada una de las personas que vivían en el lugar”, enfatizó.

“No podemos hacernos cargo de las movidas políticas de la oposición, que fueron al edificio y le dijeron a la gente que no los íbamos a ayudar”.

“Realmente no es así y como prueba basta observar que los dos grupos que se fueron hace un tiempo están en los lugares que les alquilamos”, aseveró.

“Creo que todos comprendieron que queremos hacer el bien y reducir a la nada el riesgo de cualquier accidente. En ningún momento la intención fue dejar a alguien en la calle”, redondeó para concluir.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus