Panaderos en alerta por los aumentos

Néstor Mojica consideró que si las subas siguen dándose, será inminente su traslado a los precios

El incremento de un 40% en la harina, sumado a los de otras materias primas y de los servicios, han encendido la luz de alarma en el sector, que comenzó a reunirse para evaluar los pasos a seguir

 

A poco de producirse un aumento del pan, la Cámara de Panaderos se ha reunido por la preocupación que hay en el sector a raíz de los incrementos que han experimentado los insumos y los servicios.

“Hemos estado en comunicación con los panaderos porque crece la preocupación por los progresivos aumentos de las materias primas, en los últimos 45 días la harina aumentó aproximadamente un 40%, la margarina un 20% y el azúcar un 15%”, graficó Néstor Mojica, presidente de la Cámara de Panaderos de Villa María.

“El otro drama son los costos de producción, que incluyen el gas y la energía eléctrica. El gas ya nos sorprendió con un terrible aumento, en algunos casos del 60%, y en la luz se vienen las boletas con precios nuevos entonces los panaderos estamos en alerta”, aseguró.

“El año pasado el pan se incrementó un 22% en total, un 10% los primeros meses y un 12% en junio. Desde ese mes hasta este enero hemos sufrido aumentos de todo tipo. En enero pasado el pan aumentó un 12%, pero ese porcentaje fue solo para paliar los costos fijos de energía, gastos de mantenimiento y cargas tributarias, no para fortalecer al sector ni generar ganancias”, señaló.

“La bolsa de 50 kilos de harina se consigue entre $390 y $400, pero nos alarma que, consultando los molinos, es inminente un nuevo aumento. Mañana (por hoy) regiría un nuevo precio de la harina, que se iría a $425, pero lo alarmante es que no tiene techo y volvería a aumentarse a fines de mes”, indicó Mojica.

 

Esfuerzo

Consultado sobre cuánto pueden soportar la situación sin tener que recurrir a una nueva suba del pan debido a los aumentos que han tenido, respondió que “por ahora no está decidido un incremento”.

“Por el momento estamos haciendo un esfuerzo muy grande porque entendemos lo que le está costando al ciudadano llevar el pan a la mesa, nos ponemos en el lugar de cada trabajador que le cuesta acomodarse a estos precios, pero si se da lo que se está anunciando, que es un nuevo aumento de la harina, vamos a tener que salir con un nuevo precio”, remarcó.

Mojica explicó que “ha cambiado la ecuación” y que antes los costos estaban determinados por la materia prima y los gastos de producción, como luz, gas, cargas sociales, alquileres, impuestos locales, provinciales y nacionales, no influenciaban tanto.

“Ahora son un montón de cosas las que afectan, todo aumenta y nos va acorralando en un círculo que lleva a tomar medidas para fortalecer el sector, porque también hay que pensar en mantener las fuentes laborales”, completó.

“Por eso es alarmante, nuestra idea es mantener los precios, pero si se da que siguen los aumentos va a ser indispensable trasladarlos para poder seguir teniendo la panadería y cumpliendo con las obligaciones”, agregó.

 

Ilegalidad

En relación a los cumplimientos, Mojica dijo que también les preocupa a los panaderos de Villa María caer en la ilegalidad.

“El presidente de la Cámara de Panaderos de Córdoba capital, Luis Rodríguez, señaló que el crecimiento de la ilegalidad alcanza el 55%. Debido al aumento de tarifas e impuestos, los panaderos dan de baja el negocio y se sigue trabajando, produciendo y vendiendo a puertas cerradas”, precisó.

“Con la ilegalidad pierde el Estado porque deja de recaudar, el consumidor porque compra un producto sin controles bromatológicos y los panaderos porque dejamos de ser competitivos. Tratamos de que eso no nos pase en Villa María, que al aumentar tanto tarifas e impuestos nos lleven a la ilegalidad”, subrayó.

“Todavía hay un acuerdo para soportar el precio, por los próximos días lo vamos a mantener, pero si la harina sigue aumentando cada 15 días, va a ser inminente un cambio en los valores”, insistió.

Mojica consideró que entre los factores que llevan al aumento de la harina se encuentra la gran sequía y el precio del dólar.

“Los que conocen del tema dicen que la harina seguirá aumentando mientras el dólar siga subiendo, porque el trigo no se consigue y se vende a precio dólar. En cuanto a los demás insumos, pesa la suba de combustibles que afectan los fletes y eso se traslada a los precios”, sostuvo Mojica.

Finalmente, consultado si el último aumento bajó el consumo, respondió: “En verano es normal que se reduzca el consumo de productos panificados, es decir que no se puede medir si el aumento lo afectó, ya que se dio en enero, cuando habitualmente se produce un descenso estacional”.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus