Para adelantarse al problema, capacitaron sobre el dengue

Profesionales de la salud dijeron presente durante la jornada realizada ayer

Ofrecieron herramientas de cara a la temporada, más allá de asegurar que no hay preocupación por el mosquito, incluidos el zika y chikungunya. El año pasado hubo solo cuatro casos en el Pasteur y ninguno fue autóctono

Profesionales de la salud dijeron presente durante la jornada realizada ayer

Profesionales de la salud de Villa María, Villa Nueva y localidades de toda la región participaron ayer de una jornada de capacitación sobre dengue, zika y chikungunya que dictó personal del área de Epidemiología de la Provincia en el Hospital Pasteur.

El objetivo, más allá de la actualización necesaria, fue adelantarse a un problema que viene, ya que con la llegada del verano y las altas temperaturas se da también la aparición de estos mosquitos.

Laura López, coordinadora de Zoonosis de la Provincia, fue una de las disertantes de la jornada y explicó que “el objetivo es empezar con las capacitaciones y sensibilizaciones a los equipos de salud para la nueva temporada que se avecina en cuanto a la vigilancia de las arbovirosis, que son los virus transmitidos por átropos, en este caso, mosquitos”.

La capacitación fue multidisciplinaria y contó con la presencia de referentes en materia de laboratorios, atención a adultos y pediatras. Soledad Frola, infectóloga del Pasteur, adelantó que “la idea es hacer algo regional para el inicio de la temporada y luego seguro se va a reforzar según cómo se vayan dando los casos”.

“La intención es que tengan la sensibilidad necesaria en la atención al paciente que llega consultando por un síndrome febril y que en realidad puede tener cualquiera de estas tres enfermedades que se presentan en forma similar”, destacó López.

La profesional de la Provincia resaltó que hay que dejar de pensar “al virus del zika como algo solamente de la época, del calor, que es cuando empieza la actividad del mosquito” porque, en realidad, “la transmisión no es solamente a través del mosquito, sino también por vía sexual”, lo que obliga a “estar atentos durante todo el año”. “Un hombre puede transmitir la enfermedad durante seis meses y eso puede generar circulación”, remarcó.

López dijo que no hay preocupación por parte de la Provincia en materia de dengue, zika y chikungunya, pero sí sostuvo que “nos estamos ocupando, trabajando”. “Hacemos, por un lado, la vigilancia entomológica, que es la vigilancia del mosquito, donde también hacemos capacitaciones en el interior de la provincia para que cada municipio o localidad pueda estar armado en el sentido de tener estas herramientas para resolver una emergencia, que es el ingreso de una persona enferma que tiene la posibilidad de transmitir el virus a un mosquito y que a partir de allí, si no tomamos todas las medidas de control, la situación puede generar una circulación autóctona o local”.

Por otra parte, aseguró que conocer si habrá aumento de infectados y de cantidad de mosquitos “es difícil porque depende de muchos factores, especialmente de cómo se comporten los países limítrofes”.

“Sabemos por los reportes a nivel país que hay circulación de los tres virus, en menor envergadura que el gran brote de 2015, pero tenemos que estar alertas porque tenemos una población totalmente libre de estas enfermedades, lo que nos expone en riesgo mayor”.

Esto es importante para quienes pretendan viajar al exterior, por ejemplo, a vacacionar: “Tenemos que tener cuidado con Brasil, pero no olvidarse de Paraguay, Bolivia y también de los países de Centroamérica donde la circulación de dengue es sostenida durante todo el año y siempre teniendo en cuenta las recomendaciones en embarazadas, que deben evitar el viaje”.

 

En etapa de vigilancia

Soledad Frola subrayó que en el Hospital Pasteur se encuentran “en etapa de vigilancia” en relación al dengue, zika y chikungunya. “El año pasado tuvimos muy pocos casos. Desde diciembre de 2015, tomando todo 2016 y 2017, hubo solamente cuatro casos y todos de pacientes viajeros, ningún caso autóctono en los últimos dos años -confirmó-. Estamos en una prevalencia baja y sabemos que se suelen dar picos cada cinco años, por eso lo más importante es la vigilancia”.

“Pensamos que los mosquitos por ahora están controlados, pero igualmente para saber fehacientemente hay que hacer un índice de vigilancia en casas para ver si hay larvas de mosquitos o no, que es algo que aún no se ha hecho”.

La infectóloga insistió con que es muy importante la concientización de los vecinos, “no bajar la guardia y pensar que es algo que siempre está latente”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus