Para Evitar el exodo a partir de la vivienda

La investigación y proyecto del equipo de Construyendo para Educar, en la comunidad de San Miguel de Los Colorados, aborda la necesidad de comprender a la arquitectura como un componente clave en la transformación social.

La propuesta corresponde a un módulo de vivienda como respuesta a los jóvenes que habitan en las lejanías de los centros educativos, evitando el éxodo estudiantil y fomentando al derecho de la educación mediante la generación de una infraestructura adecuada para ella.

 

La propuesta  

Hay parajes que cuesta olvidar una vez visitados, por lo recóndito de su situación o por pisar tierras que ya casi nadie pisa. En San Miguel de Los Colorados pasa algo similar, pues allí no moran más que unas 20 familias de ascendencia kolla que se adentran en tan apartado lugar. A casi 3.800 metros de altura sobre el nivel del mar, habita también la paz y la unión entre sus habitantes. Los cerros de color rojizo parecieran protegerlos.

Para llegar, debemos tomar la ruta 52 a Chile, aproximadamente a los 45 kilómetros de Purmamarca, para desviarnos luego, por un camino de ripio solitario e inhóspito.

En el lugar, funciona la Escuela Primaria 350 “Malón de la Paz”, con cerca de 30 alumnos, y a unos 500 metros, en el medio del “pueblo”, funciona la Escuela Secundaria 51, inaugurada en el año 2012. La misma es solventada por la Comunidad, sin aporte estatal excepto por los sueldos docentes. Cuenta con algo más de 40 alumnos, muchos de ellos provenientes de parajes lejanos que caminan hasta 5 horas desde sus hogares para asistir a clases. Este tema representa una verdadera problemática para la comunidad, debido a que muchos de los estudiantes que vienen de lejos se ven obligados a abandonar sus estudios. Se hace cuesta arriba la caminata diaria de tantas horas, es por ello que un gran porcentaje elige emigrar de su pueblo para ir a probar suerte trabajando en otro pueblo, ya sea del turismo o en el cuidado de sus animales y el campo, frustrando así su digno derecho a la educación.

A inicios de 2016 tuvimos la suerte de conocer a la Fundación Amiguitos del Norte, quién ofició de intermediario entre la Comunidad y nosotros.

En julio del mismo año realizamos el viaje a Los Colorados, con el fin de conocer un poco más de ellos, contarles de nuestra investigación e interiorizarnos de sus verdaderas necesidades.

Conocimos al delegado comunal Abdon Valdiviezo, junto con su hermano Alfredo y los demás integrantes de la comunidad, con quienes recorrimos el pueblo, la escuela secundaria, y charlamos acerca de los requerimientos más urgentes que hoy tienen.

Nos reunimos también con   Marcelo Raymundo Aramayo, presidente del Comisionado Municipal de Purmamarca y   Josefina Calderón, directora de Turismo de Purmamarca. Hablamos de nuestra intervención Urbana arquitectónica en Los Colorados.

El resultado de la visita dio lugar a la obtención de:

-Aval del presidente del Comisionado Municipal de Purmamarca, Marcelo Raymundo Aramayo, para el proyecto y construcción en el sitio.

-Aval de la comunidad Aborigen de San Miguel de los Colorados para el proyecto y construcción en el sitio.

-Provisión de adobe, piedra, arena, caña y demás materiales autóctonos

-Mano de obra para construcción.

Logística necesaria para traslados de materiales de Purmamarca a Los Colorados

– Hospedaje para nosotros, los integrantes del equipo en la Comunidad

Podemos decir que San Miguel de Los Colorados presenta problemáticas realmente importantes, tales como la inexistencia de una planificación urbana, infraestructura y equipamientos, déficit habitacional; además, presenta una emigración educacional y laboral debido a la falta de oportunidades.

En respuesta a las mismas, creemos que con algunos ajustes el sitio puede contar con grandes oportunidades para el desarrollo educativo (brindando permanencia a los jóvenes y evitando el éxodo estudiantil y laboral); el desarrollo turístico (aprovechando su riqueza natural geográfica, oficios y artes en tejidos y laja); y urbano arquitectónico (aprovechando la autoproducción de adobe junto al empleo de nuevas técnicas constructivas).

Respondiendo a las carencias socio-ambientales de la comunidad, proponemos un modelo de desarrollo sustentable urbano y arquitectónico con la proyección y construcción de un albergue (Modulo Vivienda). El proyecto está dirigido para los alumnos de la escuela N° 51 que provienen de parajes lejanos, fomentando así un derecho fundamental como lo es la educación, y en consecuencia, también evitando la emigración estudiantil y laboral en el pueblo.

Paralelamente, entendemos que la capacitación técnica/constructiva hacia los integrantes de la comunidad, en el manejo del adobe, les otorgará la posibilidad de autoconstruir los equipamientos faltantes para poder dar respuesta a un desarrollo urbano planificado sustentable.

Nuestra investigación se mueve bajo el marco de tres líneas de acción fundamentales:

 

Compromiso social

-Desarrollo demográfico.

-Capacitación técnica/constructiva para autoconstrucción de equipamiento.

-Impulsar la actividad económica.

-Revalorización de la identidad aborigen.

-Adecuación de equipamiento urbano.

-Fomentar y potenciar el desarrollo educativo.

 

Desarrollo turístico

-Explotación del patrimonio cultural y natural.

-Revalorización de la producción artística/cultural.

 

Desarrollo urbano

El desarrollo urbano propone minimizar las problemáticas anteriormente expuestas, explotando el adobe como el recurso natural del sitio, entendiendo sus propiedades y capacitando a la comunidad en una nueva técnica constructiva que permite la obtención de una pieza arquitectónica mono-material (piso, pared, techo), que permitirá la autoconstrucción del equipamiento faltante a nivel urbano, revalorizando la identidad cultural de la comunidad e impulsando la actividad turística en el sitio.

La propuesta urbana propone las siguientes áreas:

Area Residencial: se compondrá principalmente por las manzanas existentes, adecuando el uso de las mismas, y se preverá un posible crecimiento demográfico.

El módulo Vivienda propuesto, puede adaptarse perfectamente a esta área.

Area Recreativa: es una adecuación de la “canchita de fútbol” que hoy existe, convirtiéndola en un sector exclusivo para la actividad deportiva, contando con senda aeróbica con equipamiento adecuado para tal fin. Un espacio libre para la práctica de cualquier deporte.

Area Central: corresponde al equipamiento necesario para el funcionamiento adecuado de la Comunidad como tal. La misma gira entorno a una plaza central donde se encuentra el servicio de salud, Iglesia, destacamento policial y municipal. Se sugiere el apoyo necesario para el desarrollo del turismo en el sitio, destinando espacios exclusivos para emplazamiento de restaurantes, comercios, hosterías, Terminal de Omnibus e información turística, así como también senderos hacia miradores donde se podrá disfrutar de la riqueza natural del lugar.

Area Técnica Productiva: ésta continua el recorrido del Río Seco, la intención es generar un sendero turístico por medio del cual se puedan conocer los oficios y artes que la Comunidad desempeña (tejidos de lanas, grabados en piedras, gastronomía, etcétera), ver la producción de estas actividades, y al mismo tiempo tener la opción de comprar los productos artesanales. Se incentiva una reactivación en la economía del pueblo, al mismo tiempo que se revaloriza su cultura. El área podrá ser equipada con el Modulo Técnico Productivo también propuesto por el Grupo.

 

La elección de la materialidad del albergue está ligada directamente con el compromiso social sustentable de la investigación: materialidad autóctona, accesible frente a la situación socio-económica, eficiencia, simplicidad en lo morfológico, y flexible ante cambios climáticos.

La bioconstrucción puede ayudar a fomentar un mejor desarrollo sustentable, económico y social de la vivienda:

Como morfología adoptada se encuentra el domo: la fortaleza de esta forma radica en la congruencia de la estructura por forma con su material. Su ligereza lo hace un techo útil, económico y atractivo. Los esfuerzos se distribuyen uniformemente a través de toda su superficie ya que está formada por arcos. Los domos pueden construirse según los mismos principios de las bobeas sin cimbra, explotando al máximo la cohesión del mortero de tierra. Las combinaciones a partir de los domos son innumerables, lo que hace del domo un elemento arquitectónico muy rico.

 

Fuente: Portal de Arquitectura Construyendo para Educar

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus