El Diario del centro del país

Para paladares exigentes

Para muchos el Festival de Peñas es sinónimo de locro. Pero para quienes deciden incursionar en otro tipo de opciones gastronómicas, tienen variedad de todo tipo para elegir.

 

Desde Siria al recorrido peñero

A simple vista parece una montaña de carne pero, en realidad, se trata de una delicada preparación con bifes de bola de lomo macerados durante cuatro horas con limón, sal, vinagre, que luego son apilados para formar el Shawarma.

La comida de origen árabe se ofrece en La Cantina con muy buena respuesta de la gente, según contó Andrés Pérez, uno de los que está a cargo de preparar y servir.

“El original se hace de cordero”, aclara quien llegó desde Salta junto a un grupo de compañeros para participar por segunda vez del recorrido peñero.

“La gente está respondiendo bastante bien, nos está yendo mejor que el año pasado”, agregó. Por noche venden dos de las torres de carne, de 70 kilos cada una. “Se lo corta de costado, de arriba abajo, y se lo sirve en un pan árabe fino preparado con harina de trigo”, describió sobre la preparación, al tiempo que destacó que se le puede agregar verduras como lechuga, tomate y cebolla con perejil, y “finalmente una salsa que es a base de yogur natural sin sabor con limón, sal y pasta de sésamo”.

“El jefe aprendió de un sirio y él es de tercera generación de descendencia siria”, cerró, mientras que podés procesar sin tanta mano de obra”.

 

No es un “chori” cualquiera

No es un choripán más. En La Cantina, se venden un promedio de 400 “choris gourmet” por noche peñera, con un pico de 600 registrado el sábado. “Viene con champiniones, pimientos y cebollas salteadas a la plancheta”, manifestó Leopoldo Martoglio sobre la distinción del plato.

“La verdad que toda la gente que lo ha probado le gustó muchísimo”, aseguró mientras cortaba lechuga, temprano, en el espacio de comidas de La Cantina.

“Se nos ocurrió como para salir un poco de lo habitual del chori y tuvimos buena respuesta de la gente”, remarcó. Quienes idearon esa opción gastronómica tienen la carnicería Don Omar, que están junto a la estación Baudino. “Es el primer año que estamos, nos gustó la propuesta de la gente de La Cantina”, agregó, tras aclarar que “el chorizo también es de elaboración propia”.

 

La vedette del patio

Cien kilos de molleja se venden en sándwich cada noche en el patio de comidas del Cuerpo de Bomberos Voluntarios. “Es la vedette del patio”, lo definió Gustavo Nicola, jefe del cuerpo.

“Se vende lo que hay, si tuviéramos más capacidad para hacer se vendería también”, aseguró al tomar como referencia que, por ejemplo, “el sábado a la noche se vendió absolutamente todo”.

 

Una prueba piloto

La comida mexicana también dijo presente en el recorrido peñero de la mano de Mariachi, un food truck local de una franquicia cordobesa.

“Tenemos tacos, con una composición de dos tortillas grandes y nachos con cheddar”, remarcó Milton Busón, vendedor, quien también agregó que “esta es la primera vez que estamos presentes con la franquicia, es una especie de prueba piloto”.

Sobre la respuesta de quienes han visitado la costanera, confió que “han respondido mucho más de lo que imaginaba, tuvimos un sábado muy bueno, y el resto de los días bien”.

 

Waffle al paso

Una de las opciones “al paso” más elegidas del recorrido peñero son los waffles. “Es una masa similar al panqueque que puede ir con acompañamientos salados coma jamón, ternera, salchicha, cuatro quesos y verdura. O dulces, como con Nutella, la más elegida, dulce de leche, manzana con miel, frutas”, ilustró Agustina Costa, propietaria del “truck”.

En realidad, la idea de comercializar waffles la implementó “hace un tiempo en Carlos Paz en un lugar físico, no en un truck, y me quedaba durante enero y febrero”. Este es el primer año que participa del recorrido peñero de su ciudad. “La gente responde bien, más allá de que el comentario del resto es que hay menos gente que años anteriores”, subrayó.

 

Rico y barato

“De este sándwich comen dos argentinos o un peruano”, bromeó Ever Rojas al referirse al lomo saltado, la opción estrella de su carro de comidas, con el cual ya lleva tres años de presencia en el Festival.

“Está hecho a base de carne en trozos, papa fritas, cebolla y tomate que se acompaña en un sándwich con mayonesa, o en una bandejita si lo quieren acompañar con arroz graneado”, describió Rojas.

“Tenemos precios accesibles. Gracias a Dios se ha vendido mucho porque tenemos comida rica y barata”, dijo a modo de balance tras describirse: “Yo soy peruano con corazón argentino y mi mujer es argentina con corazón peruano”.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Rayos Láser brindará “Un regalo tuyo”

Noemí Bramardo

“El cuartetero tiene excelencia también”

Alexis Loudet

El solista local estará en la velada cuartetera

Noemí Bramardo