Paraíso de lagos y arrayanes

Escribe Pepo Garay
Especial para EL DIARIO

1) Primero, el centro. Villa La Angostura cuenta en sus alrededores con una oferta de preseas naturales notable. Y sin embargo, la primera arma con la que conquista al viajero viene de su urbanidad. Un casco pequeño y coqueto donde habitan unos 12 mil habitantes, y que se luce en función a una arquitectura muy de Patagonia cordillerana: casitas y casonas de madera y piedra, techo a dos aguas, perfil especial.

Aquello se aprecia muy bien en la avenida Siete Lagos, columna vertebral del municipio, con sus restaurantes y tiendas de productos para el turista, con sus cafés y arboledas a los costados que avisan sobre lo que se viene. Lo mismo que las montañas, buena parte del año con los techos nevados, y el agua de los lagos que se asoma aquí y allá.

2) Parque Nacional Los Arrayanes. Ya en el contacto con las obras de la creación divina, lo elemental viene por la costa sur, donde descansa la Península de Quetrihue. Allí, fija domicilio el Parque Nacional Los Arrayanes. Espectacular espacio protegido donde se lucen como en ningún otro rincón del mundo justamente ellos, los arrayanes.

La mejor manera de disfrutar del bosque conformado por estos ejemplares de hipnótico color canela (algunos tienen casi 600 años, y llegan a medir hasta 25 metros), es realizar la caminata a lo largo de la isla (12 kilómetros, unas 3 horas de marcha).  

3) Lagos y lagunas a montones. A esta altura del recorrido (en realidad desde mucho antes), el viajero ya se habrá percatado del protagonismo que tiene el agua por estos pagos. Y es que Villa La Angostura vive rodeada de lagos.

Son los que le embellecen la figura cordillerana: principalmente el gigantesco Nahuel Huapi (el mismo que se extiende hasta Bariloche, unos 80 kilómetros al sur), el Correntoso (que se une al anterior gracias al cortito y precioso río homónimo), el Espejo (más alejado, es parte del extremo sur del célebre Camino de los Siete Lagos) y lagunas menores como la Calafate y la Verde (repletas ambas de vegetación autóctona, como coihues, cipreses, espinillos azules, etcétera).

Los espejos de agua ofrecen playas en distintos sectores, pequeños puertos desde donde parten embarcaciones que realizan excursiones por la región (Isla Victoria, por caso), la oportunidad de pescar y espectaculares vistas de la cordillera.

4) Vida en la montaña. La citada Cordillera de los Andes, con sus cumbres nevadas, se encuentra al oeste del poblado, allende los lagos. En la cara este, en tanto, más cercano al centro, surge un buen caudal de montañas que son la delicia de los que vibran con las actividades al aire libre.

En ese sentido, destacan cerros como el Velbedere e Inacayal (los cuales promedian los 2 mil metros de altura sobre el nivel del mar, y forman parte del escenario del Cajón Negro, hermoso valle ideal para las caminatas) y el Bayo (hogar de uno de los centros de esquí más exclusivos del país).

En ambas zonas, acompañan la oferta cascadas como la Inacayal (50 metros de altura) y Río Bonito (que desemboca en una bellísima olla color verde esmeralda). Más alejadas, también despiertan admiración las cascadas Santa Ana y Dora (del lado chileno).

5) Para mirarte mejor. Otros emblemas de la localidad son los miradores. Espacios ideados (por el hombre y por la naturaleza) para contemplar Villa La Angostura y su entorno inmediato como es debido.

Al respecto, hay que subrayar a los de Belvedere (que regala panorámicas majestuosas de la montaña que le da nombre, y sus vecinas), Lago Correntoso (con vistas a ese lago, es una de las cartas de presentación del pueblo si uno viene desde el norte), los que se ubican en el camino hacia Cerro Bayo y los de la Península de Quetrihue.

Estos últimos, brindan la posibilidad de apreciar el Nahuel Huapi y sus múltiples brazos en todo su esplendor, así como joyas de la talla de la Bahía Brava y la Isla Fray Menéndez.

 

Mini guía

Ubicación: suroeste de Neuquén
Distancia: 1.500 Kilómetros desde Villa María
Población: 12.000 habitantes

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus