Pena en suspenso y libertad para un martillero por “violencia de género”

Robledo confesó todos los hechos y el juicio se hizo abreviado. En la imagen, junto a su defensor, el abogado Antonio Alarcos

Se trata de Germán Robledo, quien confesó los hechos cometidos en perjuicio de Lorena Cardozo. Fue declarado culpable de “amenazas calificadas”, “lesiones leves calificadas”, “amenazas” y “coacción”. Estuvo en la cárcel por espacio de casi ocho meses

Robledo confesó todos los hechos y el juicio se hizo abreviado. En la imagen, junto a su defensor, el abogado Antonio Alarcos

Un martillero público villamariense fue condenado ayer a tres años de prisión de ejecución condicional por una serie de hechos de “violencia de género” que tuvieron como víctima a su expareja, por lo que pudo recuperar la libertad ni bien concluyó la audiencia.

Germán Rodolfo Robledo (41) fue declarado autor responsable de “amenazas calificadas” (por uso de arma blanca), “lesiones leves calificadas”, “amenazas” y “coacción”, en el marco de un juicio de trámite abreviado que se llevó a cabo en la Cámara del Crimen local.

Robledo, domiciliado en Monte Hermoso 72, en barrio Bello Horizonte de esta ciudad, estaba detenido desde fines de agosto del año pasado, luego de protagonizar una serie de violentos episodios en perjuicio de Lorena Elizabeth Cardozo (43), ocurridos durante poco más de tres años.

Según la acusación, los hechos se produjeron entre el 24 de julio de 2013 y el 28 de agosto del año pasado, fecha en la que el agresor fue detenido por la Policía.

La última de las agresiones se produjo en inmediaciones del puente Negro, que une los barrios Santa Ana (Villa María) y La Floresta (Villa Nueva), donde la pareja mantuvo una virulenta discusión a bordo del vehículo particular de Robledo.

De acuerdo con la denuncia, el martillero pretendía que Cardozo aceptara reanudar la relación sentimental, pero como ella se negó, él la amenazó con lastimar a uno de sus hijos. La pelea subió de tono y la víctima logró salir del rodado luego de golpear a Robledo con una llave cruz. Instantes después, efectivos de Seguridad Ciudadana que circulaban por la zona auxiliaron a la mujer, dieron aviso a la Policía y el agresor fue detenido.

 

Juez y partes

El juicio oral y público fue presidido por el camarista René Gandarillas y contó con la participación del fiscal Francisco Márquez, del defensor Antonio Alarcos y del secretario Guillermo Picco.

Cabe aclarar que la condena fue en suspenso porque se trataba de un convicto primario, que no registra antecedentes de ningún tipo.

Previo al inicio del debate, la Fiscalía y la Defensa habían acordado la pena finalmente impuesta para el caso de que el imputado se declarara culpable de los ilícitos, tal como ocurrió luego de la lectura de la pieza acusatoria.

 

Reglas de conducta

Al declarar y confesar los hechos, Robledo admitió también que era adicto al alcohol y las drogas, por lo que, en su veredicto, el juez Gandarillas le impuso una serie de reglas de conducta que el martillero deberá cumplir a rajatabla porque, de lo contrario, la Justicia le revocará la condicionalidad de la pena.

El profesional villamariense deberá abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y cualquier clase de estupefacientes, tendrá que someterse a un tratamiento psicológico o psiquiátrico conforme a su problemática de adicciones y deberá comparecer regularmente ante la jueza de Violencia Familiar. Además, no podrá mantener ningún tipo de contacto con Cardozo y los hijos de la mujer.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus