El Diario del centro del país

Por acá, arrebatos; desde Córdoba, llegan con inhibidores de alarmas

Dos de los tres cordobeses detenidos por intento de robo mediante inhibidores de alarmas

La danza de los ladrones en Villa María y el interior provincial

Con el arrebato los delincuentes sorprenden a las víctimas, mayormente mujeres, “al paso”. Con los inhibidores los malhechores dan el golpe en ausencia de los damnificados

Los equipos para vulnerar los vehículos
secuestrados por la Policía

Lo que en alguna oportunidad fueron modalidades delictivas de excepción, por estos días prácticamente se han convertido en una constante: los arrebatos, los robos con inhibidores de alarmas, sin dejar de lado las estafas telefónicas, están presentes en prácticamente todas las crónicas policiales.

Un ejemplo de ello es lo que ha ocurrido durante los últimos días en Villa María, Villa Nueva y distintos puntos del interior de la provincia de Córdoba.

 

Arrebatos

Si bien los dos casos acaecidos en las Villas quedaron en intentos, bien vale para abonar la hipótesis de que el arrebato, la sustracción rápida, sorpresiva y al paso, es una de las maneras más recurrentes por parte de los delincuentes.

El lunes pasado, en la cuadra del 1600 de calle Corrientes, en barrio Lamadrid de Villa María e iniciada la noche, una mujer de 33 años fue víctima de un intento de robo al ser sorprendida por dos sujetos que pretendieron apoderarse de su cartera.

Los gritos de la mujer “surtieron” efecto, toda vez que ahuyentó a los cacos, quienes escaparon a la carrera, aunque uno de ellos, un menor de 15 años, fue aprehendido por la Policía, acusado de ser supuesto autor del delito de “hurto en grado de tentativa”.

Un hecho “calcado” al descripto anteriormente se registró en el parque Hipólito Yrigoyen de Villa Nueva, donde nuevamente una mujer fue abordada por un joven de 20 años que intentó apoderarse del teléfono celular.

La víctima, de 50 años, solo atinó a gritar pidiendo ayuda, acción que generó la atención de otros ocasionales transeúntes y “espantó” al ladrón que optó por huir, aunque después fue atrapado por los uniformados.

Estos violentos episodios, que llevan a pensar que los ladrones “están a la vuelta de la esquina”, se suman a otros hechos delictivos, como el ocurrido durante la madrugada del lunes pasado, cuando un empleado municipal que concurrió a tomar la posta para cuidar la pileta Eva Perón próxima al Campus de la Universidad Tecnológica Nacional, fue víctima de un asalto.

El trabajador fue amenazado con un arma de fuego y golpeado, al tiempo que le quitaron la billetera con más de mil pesos y el teléfono celular.

Lo mismo ocurrió con un inspector municipal integrante de Seguridad Ciudadana, quien en el control de camiones de Larrabure y Sucre, junto al Parque Pereira y Domínguez, fue amenazado por un individuo con un cuchillo para apoderarse del celular de su propiedad.

 

Con inhibidores

Mientras tanto, durante la presente semana se acrecentó, la presencia de sujetos que se “descuelgan” de la ciudad de Córdoba para robar en el interior valiéndose de un “arma” cada vez más sofisticada: los inhibidores de alarmas.

Solo en Río Tercero, en ocasión de celebrarse durante el pasado fin de semana la Fiesta Nacional del Deportista, la Policía detuvo a tres individuos, todos domiciliados en la capital provincial, a quienes se les secuestraron dos equipos portátiles utilizados como inhibidores de alarmas de vehículos.

Los procedimientos se sucedieron entre las 11 y las 12, a la vez que a las 13.30 un vecino entregó a una de las mujeres policías otro equipo para neutralizar alarmas que había encontrado en un sitio con agua en el sector de los boliches.

Un hecho similar ocurrió en Devoto, donde el empleado de una distribuidora de San Francisco fue víctima de dos ladrones con inhibidores. En este caso, un camionero bajó para entregar un pedido en una estación de servicios y, al regresar, se percató que autores ignorados le habían sustraído del interior del vehículo una mochila negra que contenía elementos personales y dinero en efectivo.

Horas más tarde, en Arroyito, la Policía interceptó un Fiat Idea Adventure que retornaba a la ciudad de Córdoba con dos ocupantes de 23 y 28 años, a quienes les encontraron una bolsa de nailon con más de 13.300 pesos en efectivo, dos tarjetas de crédito, un handy inhibidor de frecuencia y dos teléfonos celulares.

Los apresados resultaron ser Franco Maximiliano López y Ezequiel Leonardo Lesser Oberti, ambos de la ciudad de Córdoba.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Luego de 30 horas, no pudieron hallar al hombre que desapareció en el río

Daniel Rocha

Motociclista lesionada en una colisión en cadena

Noemí Bramardo

Colisiones con motos en Villa María y vuelco de un camión en Villa Nueva

Daniel Rocha