El Diario del centro del país

Por la perpetua, Barrios estará en la cárcel hasta abril de 2052

Con esa mueca dibujada en su rostro, Alan Barrios fue retirado de la sala de audiencias por personal del Servicio Penitenciario. Antes de eso no se le movió ni un pelo

El veredicto de jueces técnicos y jurados populares fue unánime: ¡culpable!

El femicida de Tamara Córdoba deberá completar 35 años entre rejas. Si se le concede la “libertad condicional”, saldrá de prisión cuando tenga 56 años de edad. Durante la lectura del fallo, “Chocolino” se mostró imperturbable; pero cuando lo retiraban de la sala, esbozó una irónica sonrisa

El destino de Alan “Chocolino” Barrios (23) no comenzó a escribirse ayer, después que lo condenaran a prisión perpetua por el brutal asesinato de Tamara Córdoba (20).

Su suerte quedó echada el mismo día que quiso violar a su amiga de toda la vida; a la piba con la que prácticamente se había criado y con la que compartió innumerables travesuras de niños y adolescentes… pero como no pudo dar rienda suelta a sus bajos instintos, no tuvo mejor idea que estrangularla hasta darle muerte, e incluso trató de quemar el cuerpo para borrar cualquier evidencia que lo incriminara.

En rigor de verdad, el futuro de Barrios se estaba marcando a fuego desde mucho antes que cometiera el cruel femicidio, porque hacía tiempo que venía transitando los tortuosos caminos de la droga y el alcohol, a los que incluso le sumó algunos delitos contra la propiedad y varios hechos de violencia.

La sentencia de la víspera no fue más que el corolario de una historia de vida tan traumática como perversa, que terminó por cobrarse una joven vida y dejó sin mamá a una criatura.

Es probable que un coctel explosivo de drogas y alcohol haya sido el detonante que llevó a “Chocolino” a querer abusar sexualmente de Tamara el sábado 22 de abril de 2017 en Villa Nueva, e incluso a darle muerte porque ella se opuso con tenacidad y valentía.

Aunque durante el juicio negó el hecho y dijo ser inocente, Barrios y su conciencia saben muy bien qué sucedió aquella mañana, y tal vez sea el único que pueda responder una pregunta que desde hace casi dos años se hacen los familiares de Tamara: ¿por qué la mató?

Al hablar con los periodistas luego de conocida la sentencia, Andrea del Valle Mercado (mamá de la joven asesinada) dejó entrever que Barrios hizo lo que hizo “para vengarse de alguien de la familia” Córdoba; pero cuando se le preguntó a qué se refería, escuetamente respondió: “No… no voy a decir nada”.

Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada por el dolor, la atribulada mujer sostuvo que “recién ahora mi hija está descansando en paz, porque durante casi dos años no pudo hacerlo”, aunque admitió que siempre confió que la Justicia y en su abogada la iban a ayudar.

Con respecto al fallo condenatorio, Mercado señaló que “dentro de 30 o 35 años él va a salir de la cárcel, pero mi hija no sale nunca más”. Y cuando se le preguntó sobre la posición exculpatoria de Alan, tajantemente respondió: “Se cree inocente, pero no lo es”.

“Culín” Cardozo y el “Rompe” Rodríguez fueron absueltos por el “beneficio de la duda”


Detalles del veredicto

Exactamente a las 16.35, luego de dos horas y media de deliberaciones entre jueces técnicos y jurados populares, la secretaria Patricia González dio lectura a la parte resolutiva de la sentencia.

En el primer punto del veredicto, el tribunal compuesto por los camaristas Eve Flores, Félix Martínez e Inés Mariel no hizo lugar a un planteo de inconstitucionalidad de la pena de prisión perpetua que, al momento de pronunciar su alegato, había formulado la defensora oficial de Barrios, Silvina Muñoz.

El requerimiento de la asesora letrada respondía al pedido efectuado por el fiscal Francisco Márquez y la abogada de la Querella, Analía Nicolli, quienes habían solicitado la pena máxima al emitir sus conclusiones.

En el segundo punto, se dispuso “absolver por el beneficio de la duda” a Marcos “Rompe” Rodríguez (39) y Jonathan “Culín” Cardozo (23) por el delito de “falso testimonio” que se les atribuía en el marco de la misma causa.

En tanto, en fallo unánime de jueces y jurados, se resolvió declarar a Alan Barrios autor responsable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa” y “homicidio doblemente calificado” (por críminis causa y femicidio), imponiéndosele para su tratamiento penitenciario la pena de prisión perpetua, accesorias de ley y las costas del proceso.

Asimismo, “Chocolino” también fue hallado culpable de “lesiones leves calificadas reiteradas” y “coacción” por un hecho cometido dos días antes del crimen en perjuicio de su expareja, Erica Ferreyra, y por “amenazas” proferidas en contra de su hermana y su madre, Jazmín Barrios y Berta Galíndez, respectivamente, al día siguiente del femicidio.

“Recién ahora mi hija está descansando en paz”, dijo la mamá de Tamara al hablar con los periodistas tras el fallo. Andrea Mercado también habló de una supuesta venganza de Barrios, pero no quiso explicar de qué se trataba


Antes, los alegatos

La tercera y última audiencia del juicio comenzó pasadas las 9 de la mañana con los alegatos de la parte acusadora (Márquez y Nicolli) y de los defensores (Muñoz, Florencia Vottero y Francisco Argañaras), etapa procesal que se extendió hasta minutos antes de las 14.

A partir de entonces, los miembros del tribunal y los jurados, junto a la secretaria, se reunieron en privado para valorar todas las pruebas y arribar a un veredicto.

Sin embargo, las deliberaciones no demandaron mucho tiempo, ya que apenas una hora y media más tarde se abrieron las puertas de la sala ubicada en el quinto piso de Tribunales y, ya en audiencia pública, se dio a conocer la sentencia.

Durante la lectura del fallo, el recinto de la Cámara del Crimen estuvo colmado, aunque por cuestiones de seguridad solo se permitió el ingreso de 10 familiares de Tamara y otros tantos de Alan, además de unos pocos allegados a Cardozo y Rodríguez.

Además, una decena de efectivos policiales (entre ellos tres mujeres) y tres agentes del Servicio Penitenciario se encargaron de que todo transcurriera en paz. Incluso no hubo gritos ni insultos cuando se leyó el fallo condenatorio.

Muecas y palabras

A pesar de que la sanción impuesta equivale a 35 años de prisión de cumplimiento efectivo, Barrios se mantuvo imperturbable. No hizo gestos de ningún tipo ni se lo vio abatido. Por el contrario, cuando era retirado de la sala, ya esposado, esbozó una irónica sonrisa. ¿El motivo? Solo él lo sabe.

Por su parte, “Culín” Cardozo (quien compareció en libertad y conservó ese estado al resultar absuelto) se mostró soberbio, como “canchereando” la situación. A tal punto que cuando el fiscal Márquez, en tono paternalista, le dijo “portate bien”, el joven respondió con suficiencia: “No me porté bien antes, (mire si) me voy a portar bien ahora”.

 

 

Una condena de 12.784 días, de los cuales cumplió 687

Alan Barrios nació el 14 de diciembre de 1995 (tiene 23 años) y se encuentra privado de la libertad desde el miércoles 26 de abril de 2017, cuatro días después del crimen de Tamara. Ayer completó 687 días entre rejas, pero le quedan por delante otros 12.097. En efecto, el Código Penal de la Nación establece una condena de 35 años de prisión efectiva para la prisión perpetua y solo después de cumplida esa sanción, con buena conducta y una pericia psiquiátrica favorable, el convicto podrá solicitar la “libertad condicional”. Para entonces, el 26 de abril de 2052, “Chocolino” tendrá 56 años, cuatro meses y 12 días. Nada menos…

 

Gritos, insultos y piedrazos en la calle

Familiares de “Culín” Cardozo y de Tamara Córdoba protagonizaron una pelea callejera luego del veredicto

La tranquilidad que se había vivido en la sala de audiencias de la Cámara del Crimen durante la sentencia, se transformó en violencia callejera a escasos 50 metros de la Comisaría de Distrito.

Alrededor de las 17, cuando los familiares de Tamara y de Cardozo se retiraban de Tribunales, se produjo una gresca que incluyó gritos, insultos y piedrazos frente al edificio de Cablevisión, e incluso dos jóvenes mujeres resultaron con heridas sangrantes en el rostro, aunque se retiraron por sus propios medios.

Poco después, una de las hermanas de la joven asesinada dijo a El Diario que “Culín” se burló de la familia Córdoba y también apuntó sus cañones contra la madre del joven que acababa de ser absuelto, que supuestamente había hecho lo mismo desde el bar ubicado al frente de Tribunales.

“Se nos cagaban de risa en la cara”, dijo entre sollozos la chica, mientras otros allegados se mostraban indignados por el incidente.

Durante la riña, hubo forcejeos y golpes de puño, mientras que una piedra rompió el vidrio delantero izquierdo de un VW Gol gris en el que luego se fueron Cardozo y sus allegados.

Operarios de la empresa de TV por cable contaron que uno de los exaltados quiso sacarles una pala que tenían en la camioneta para atacar a los “adversarios”, aunque lograron evitarlo.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Tres condenados en dos juicios

Juan Pablo Morre

Para extender el “efecto Mauro”

Alexis Loudet

Hoy, en El Diario, las mujeres luchadoras tienen la palabra

Mercedes Dagna