“Pretende ser un espacio debatido, cuestionado e interpelado”

En el festival “Vive y Siente” se montó la muestra “Un mundo aparte”

Escribe Analía Godoy DIRECTORA DEL MUSEO BONFIGLIOLI

En su balance, desde la entidad se destacan distitos puntos a tener en cuenta

Destacados de 2017 – La directora del Museo Bonfiglioli remarcó los proyectos desarrollados como la recuperación de la primera colección de la entidad y la muestra “Un mundo aparte”

En noviembre se inauguró una línea de tiempo y la muestra que rescata la primera colección del Museo

En el año 2017 el Museo  de Bellas Artes Fernando Bonfiglioli afianzó un nuevo proyecto que busca  una mayor apertura, dinamicidad y participación.

Se trabajó a partir de estas ideas implementando políticas culturales, permitiendo  el desarrollo de  propuestas que generaron participación de la comunidad, concurrencia, mayor circulación de personas en el Museo y apropiación del patrimonio.

Desde hace mucho años ya, se están pensando los museos desde otras perspectivas.

El museo no cambia por sí solo, necesita de políticas culturales y la adopción de paradigmas que  entiendan que  sus estructuras  no están blindadas ni  son impenetrables, es fundamental pensar estrategias para  que estos espacios sean más permeables a las exigencias de la sociedad. Los museos  hoy en día son algo más que un lugar que  almacenan y muestran  diferentes obras y objetos del patrimonio.

En este sentido, la actual gestión del Gobierno municipal ha trabajado  y posibilitado  una enorme trasformación del museo local, que se piensa desde  un nuevo paradigma y sale al encuentro del otro, ya que entiende  que “el museo” no es un fin en sí mismo, sino un medio, un instrumento de  desarrollo social y cultural al servicio de la sociedad.

Con esta línea de trabajo el Museo Bonfiglioli puso en marcha una estructura  de gestión que se divide por áreas, de esta manera además del proyecto  expositivo  que venía funcionando en el establecimiento, se  crearon y fortalecieron otras áreas como lo es educación,   investigación, colección  y extensión.

 

Educación:  “Niños exploradores”

En el área educativa funcionó el proyecto “Niños exploradores del Museo” durante todas las semanas.

Para destacar en este programa  nos encontramos con  un grupo de niños del barrio Las Playas que durante todo el año asistieron al Museo cada quince días y, además de conocer la colección, pudieron disfrutar  y apropiarse de diferente manera de cada una de las muestras que pasaron por el lugar. Esto se llevó adelante gracias al esfuerzo del Centro de Educación Popular para la Infancia y la Adolescencia (CEPIA), de TransBus que trasladaron de manera gratuita a los niños y  una política que permitió que un numeroso grupo de niños comenzara a descubrir el museo de su ciudad.

Además, “Museos y escuela,  socios para educar” siguió en marcha y recibimos a escuelas de Villa María y de la zona.

Se continuó con el proyecto de Formación para Artistas y dos grupos de artistas se formaron a lo largo de año y en un taller de Escritura para Artistas y uno de desarrollo de Proyectos Fotográficos, además de haber tenido formaciones cortas como en el festival “Vive y Siente” y en vacaciones de  invierno.

Haber participado de estas instancias de formación fue gratuita y con convocatoria abierta a todo público.

Además a través de una encuesta se determinó cuáles eran los intereses de los artistas y de esta manera se definieron los espacios de formación.

 

Colección:  señalización y registro fotográfico

En la colección se trabajó para que las obras estén en condiciones ambientales estables, lo que va a conservar mejor las obras.  Además  durante todo el año se trabajó en un nuevo orden de las obras corroborando los datos de cada una de ellas y señalizándolas para que sea más accesible (todavía sigue  en proceso).

Durante todo el año se trabajó con un registro fotográfico de cada una de las obras de la colección con el objetivo de  poder compartirla de manera digital.

 

Investigación: indagar en la primera colección

El museo en 2017 concluyó su primera investigación que dio como producto  la muestra permanente del Museo, titulada “Una modernidad polifónica”, con obras de la primera colección de la entidad, un catálogo-libro con textos e imágenes, una línea de tiempo con hechos históricos, de contexto y específicamente sobre la entidad y un documental que muestra a todos los actores que fueron partícipes del proyecto  de investigación.

La muestra se encuentra en el primer piso y se inauguró   en noviembre dando apertura también a remodelaciones hechas en  las salas.  Poder mostrar la colección significa la posibilidad de entrar en diálogo con la comunidad desde  un lugar que nos conecta con la historia, un pasado que nos define y nos enseña, dentro de un presente, de infinitas posibilidades de acción.  Fue una forma de materializar   un relato vinculado a la democracia cultural.

El desafío ahora es poder trabajar para poder difundir lo investigado y darle dinamismo. Exposición:

las diversas muestras

El espacio expositivo se mostró como un lugar diverso en donde hubo muestras individuales, colectivas,  artistas locales y artistas de otras ciudades.

A saber:

“Las formas de la memoria. Diálogos en construcción, Metáfora del presente”. Realizada por egresados de la Escuela Superior de Bellas Artes Emiliano Gómez Clara con la curaduría de Celeste Martínez.

“Pez”. De  Nicolás Walker.

El Salón de Pintura  Domingo José Martínez.  En julio se entregaron los premios. El primero a “Diseño y error”, presentada por la artista Valeria López, de Córdoba. En segundo lugar fue premiada la obra “Nuestra Señora/Superficie continua”, de Sofía Watson, de La Carlota; mientras que el tercero es para “Violencia”, de Marcos Acosta, de Córdoba. También se había definido una mención especial para “Bosque Nativo”, de Manuel Santiago Coll, de Córdoba y se eligió el Premio Adquisición al Artista Villamariense para la obra “Bandido”, de Esteban Martínez. En tanto, “Anfi (bio) teatro: Bonino y su valija mágica”, de Milton Martínez ganó la Mención al Artista Villamariense.

(Nota de Redacción: el premio a Watson fue duramente criticado por el artista Diego Carriazo quien señaló en Facebook y en este medio que la ganadora había sido agregada al último y que había sido supuestamente favorecida por el jurado. En su momento, desde el Museo se señaló que el veredicto había sido del jurado integrado por  Celeste Martínez, Gustavo Piñero, Lucas Di Pascuale junto a María Angeles Basualdo y la propia Analía Godoy como veedoras).

“222”. De Lucas Di Pascuale con la curaduría de Carina Cagnolo.

“Enjambre/Ensamble”. De Martín Viecens.

“Happenning: el arte su- sede”. Por Milton Martínez y Andrés Gómez con la curaduría de Mariano Pereyra.

 

Extensión:  “Mundo aparte”, “Museo rodante” y “La Noche de los museos”

De los trabajos realizados en extensión se destaca “Mundo aparte”, una muestra lúdica, didáctica e interactiva sobre obras de la colección que se  presentó para el  festival “Vive y Siente”.

Esta muestra significó mucho trabajo, una importante inversión de parte del municipio,  de producción local  con la participación de 16 artistas locales  y  mucha circulación de gente que conoció el Museo de manera particular.

Durante los días del festival   visitaron, mediante encuentro pautado y actividades planificadas, un total de 30 instituciones educativas de la ciudad y la zona y 6 mil niños trabajaron con las propuestas que brindó la carpa del Museo, además miles de personas  recorrieron la muestra de manera particular.

De esta manera el proyecto de “Museo rodante”, que vendría a ser una mochila  con material  para jugar y aprender, toma otra dimensión y logra llegar a un gran público  con una muestra que se presentó a través de  siete espacios, invitando a conocer y vivenciar el patrimonio desde un lugar único.

Por otra parte, “La Noche de los museos” es un trabajo de articulación con todos los museos de la ciudad, tanto públicos como privados.

Trabajamos  desde el eje   “Las colecciones”  y hubo una muy buena participación  y desarrollo en general de la noche.

Este año se sumó un museo (el de la Escuela del Trabajo) y fueron  cinco los colectivos  que trasladaron a personas  de manera gratuita a conocer los distintos espacios. Se  está pensando en sumar más lugares para el año que viene, y de esta manera ir enriqueciendo la propuesta.

Además se trabajó en  dos oportunidades con el stand “Villa María avanza en arte” y se realizó una escultura colaborativa con la participación de más de 100 personas en el marco del Festival de Peñas 2017. Ambos proyectos que este año se volverán a desarrollar durante el evento peñero.

Asimismo, se realizó un trabajo colaborativo en el Día de los Jardines.

En otro orden, en un trabajo con Desarrollo Urbano del municipio, se adquirieron dos obras  escultóricas para la ciudad puestas en la remodelación del Polideportivo y se terminó el año realizando un mural en el Centro de Adopción Municipal (CAM).

 

Hacia los 50 años

El año 2017 fue muy intenso de trabajo. Hacemos una evaluación positiva de lo realizado.

Siempre hay mucho más para hacer y va a ser parte de un proceso de trabajo que va a continuar creciendo en sintonía a una política pública  puesta en marcha por el municipio.

Este pretende ser un espacio construido desde diferentes voces,  debatido, cuestionado, interpelado y proyectamos un año  con una línea de trabajo en donde la pregunta sobre qué museo queremos para nuestra ciudad va a  ser hacia los ciudadanos, artistas, espectadores y todo aquel que quiera construir de manera colectiva otro lugar .

En 2018 el Museo cumple 50 años y va a  realizar una celebración que se va a proyectar a lo largo de todo el año con una programación anual que será presentada  a fines de febrero.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus