Pura belleza

DESTINOS / Salta / Cafayate

Escribe Pepo Garay
Especial para EL DIARIO

Miniguía
Ubicación: sur de la provincia de Salta
Distancias: 850 kilómetros desde Villa María y 195 desde Salta capital
Población: 15.000 habitantes

1) Las mejores vistas: no se excede ni un suspiro el viajero al afirmar que Cafayate es una de las localidades más lindas de Sudamérica. Buena parte del piropo se argumenta en las espectaculares vistas que arroja la propia urbanidad. Cuadro agraciado por las montañas verdes y colosales de los Valles Calchaquíes, que se abalanzan sobre casitas sencillonas, haciendo juego.

Las panorámicas se aprecian desde casi cualquier punto, aunque mayormente en los extremos del pueblo, y en la bonita plaza 20 de Febrero, corazón del mapa. Allí, valiosa es la chance que se presenta para apreciar el movimiento cansino de los pobladores, mechado por el caminar asombrado de turistas de todo el mundo.

2) Sobre vinos (y quesos): otro de los grandes atributos de la aldea es su fama vitivinícola. Son por lo menos una docena las bodegas repartidas en Cafayate o en sus alrededores inmediatos, y que producen algunos de los mejores vinos del país.

Con poco que envidiarle a los brebajes mendocinos (se luce el torrontés), los del poblado salteño se pueden disfrutar en emprendimientos acogedores. La mayoría de ellos ofrecen tours guiados, catas, tiendas y rededores de viñedos donde las montañas se lucen aún más.

Completan la propuesta las Pymes que elaboran queso artesanal (no hay que dejar de probar el de oveja).

3) Caminando o en bici: la ubicación privilegiada de Cafayate, en un entorno del que ya se habló en los párrafos anteriores, genera las ganas de salir a lanzarse en búsqueda de un contacto aún más directo con la naturaleza.

A pie o en bici (se alquilan en varios negocios del centro), los senderos se pueden disfrutar todo el año (los inviernos suelen ser soleados y los veranos secos y agradables). En ese sentido, sobresale especialmente el que conecta con la cascada del río Colorado.

4) Quebrada monumental: pocos kilómetros al noreste del  municipio (por la asfaltada ruta nacional 68, la que conecta con Salta capital), los verdores se alejan un poco y las extrañas y cautivantes formas rocosas de la quebrada de Las Conchas comienzan a deslumbrar. Se trata de un fenómeno geológico que se extiende de forma generosa a lo largo del camino y del río Las Conchas, presentando creaciones naturales de piedra que se alzan monumentales.

Las más conocidas son la Garganta del Diablo, el Obelisco,  el Anfiteatro y Los Castillos, por solo nombrar algunas. A apenas 6 kilómetros de Cafayate, el primero en dar la cara es Los Médanos, donde además sobresalen enormes dunas de arena.

5) Preseas de la mítica ruta 40: antes o después de disfrutar unas deliciosas empanadas salteñas acompañadas de un buen vinito (en restaurantes de categoría o en las fondas populares, da igual), quedará volver a encontrarse con los atractivos de la región, buceando en la espectacular ruta 40 (la que lleva a Cachi, distante 160 kilómetros al norte).

La primera  parte del viaje es protagonizada por viñedos y coronada por la colonial comuna de San Carlos (24 kilómetros al noroeste). Allí el asfalto se despide, y el ripio llega para darle vida a uno de los circuitos más espectaculares que haya visto el hombre (así de linda es la cosa).

Entonces, más montañas multicolores, áridas y multiformes despliegan belleza indescriptible a diestra y siniestra. En el recorrer destacan espacios como la quebrada de Las Flechas (las puntas mirando al cielo en hilera son una maravilla) y, ya en el promediar del camino, pueblitos como Angastaco y Molinos, tan henchidos de sabia y costumbres nativas como sus vecinos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus