El Diario del centro del país

¿Qué hacer para cuidar la audición?

Se recomienda realizar tempranamente un estudio llamado “de otoemisiones acústicas”

El pasado domingo se celebró el Día Mundial de la Audición. Dos especialistas rosarinos dieron sus consejos para proteger los oídos y evitar sorderas prematuras.

La jornada fue creada para forjar conciencia sobre cómo prevenir la sordera y la pérdida de la audición. El 30% de los mayores de 60 años sufre una baja significativa de la audición, proporción que aumenta hasta 60% entre aquellos mayores de 85 años.

Rosario3.com consultó a Diego Castagnino, quien es médico otorrinolaringólogo, y esto es lo que decía al respecto: “No se conmemora ningún hecho, ni se recuerda a ninguna persona. Este día, el 3 de marzo, responde a una decisión de la Organización Mundial de la Salud para dedicarlo a la promoción de medidas que se orienten a la prevención de los oídos, y recordar las medidas que debemos tomar para ello; analizando los hábitos que deberíamos dejar de lado con el mismo fin”.

-¿Qué es lo que debemos hacer para cuidar nuestra audición?

-Protegernos de los ruidos intensos. Vivimos en una sociedad donde proliferan los ruidos de diferentes orígenes que tiene mayor cantidad de decibeles de los que está permitido recibir el oído humano. Los que soportamos a diario son ruidos que superan los 100 a 110 decibeles; los que si se prolongan en el tiempo pueden dañar el oído interno. Este daño una vez provocado es irreversible. Estar sometido durante mucho tiempo al ruido del tránsito, escuchar música a un volumen mayor al tolerado; trabajar sin protección en lugares con ruidos a más de 100 decibeles, afecta el oído interno y repercute en la audición.

-Pese a la legislación existente carecemos de controles que exijan el cumplimiento de la norma. Por otro lado, las personas expuestas no han tomado conciencia del daño y de sus consecuencias. ¿Qué podemos hacer?

-Observamos con pesar que no se ponen en práctica las normas que legislan al respecto. Hay de tanto en tanto, funcionarios que con decibelímetros miden la emisión de sonido ambiental, en algunas esquinas emblemáticas de la ciudad. En general se registran mediciones que superan los 60-70 decibeles que es lo recomendable para proteger el oído interno. El límite superior está ubicado en 90 decibeles, por encima del cual se daña el oído interno y, consecuentemente, se afecta a la audición.

 

La audición en el ambiente laboral

-En los establecimientos fabriles, ¿los operarios están obligados a usar protectores?

-Sí. Las ART obligan a esas empresas a que provean a sus operarios y les exijan bajo sanciones el uso de protectores de los oídos. Notamos que los trabajadores en su conjunto han tomado conciencia sobre las consecuencias de estar sometidos al traumatismo acústico durante muchas horas durante la jornada laboral y toman sus recaudos colocándose los auriculares “de copa” que se han evidenciado como efectivos. Lamentablemente no ocurre lo mismo con el resto de la población, por ejemplo quienes asisten a recitales en lugares cerrados; los empresarios del transporte que no toman medidas con la emisión de ruidos de sus unidades. A esto hay que agregar el uso indiscriminado de la bocina en el tránsito, los organizadores de eventos y de musicales en particular que no acatan el nivel máximo permitido por ley.

-¿Qué pasa con los adolescentes en los boliches?

-Estamos frente a un problema serio. En esos lugares, el sonido sobrepasa los 90 decibeles; ocurre otro tanto en ciertos bares donde se realizan encuentros de músicos. Pero, además, pasa cuando se usan auriculares en los dispositivos auditivos. En EE.UU. se manejan con una regla: 60 decibeles por espacio de 60 minutos por día. Me parece muy apropiado tomar esta medida como conducta para nuestros jóvenes.

-¿Cuál es en su consultorio la consulta más frecuente referida a la audición?

-Depende de los rangos etarios. Los adultos mayores consultan por hipoacusia, producto del deterioro natural de la audición. A partir de los 40 años, los seres humanos empezamos a perder agudeza auditiva en forma lenta; lo que llamamos presbiacusia. A partir de los 60-65 años la mayoría de las personas tenemos alguna dificultad. Una hipoacusia moderada afecta no solo lo que escuchamos, sino que limita nuestra capacidad de comprender las palabras. Por eso vemos en las reuniones familiares que las personas añosas ocupan el lugar más apartado de la misma, no integrándose al resto.

-¿Es importante el cuidado de los oídos de los niños en los natatorios?

-Este cuidado poco tiene que ver con la calidad del agua, y sí con mantener seco el conducto auditivo externo, para lo cual recomendamos el uso de alcohol boricado, colocando tres gotitas en cada oído después de haber estado en el agua, lo que nos asegura un conducto seco y la piel estará indemne y no se va a dañar por la humedad y como consecuencia no se va a desencadenar una otitis.

 

Detección precoz de sorderas

Maia Schmukler es fonoaudióloga, y ante la consulta de la prensa dijo: “Hace ya unos diez años, hay una ley sobre el scrining auditivo neonatal, que consiste en realizar un estudio llamado de ‘otoemisiones acústicas’, el que se recomienda realizar en el primer trimestre de vida del bebé y con el que detectamos problemas auditivos que el bebé no nos puede manifestar”, señaló.

-¿A qué se deben estos problemas?

-Pueden deberse a situaciones que se den durante el embarazo, en el transcurso del parto, por haber sido bebés de bajo peso, o por haber recibido asistencia respiratoria. Lo importante es que ese estudio no se les realiza a los bebés con riesgos auditivos sino que por ley se somete a este estudio a todo bebé recién nacido.

-¿Qué ocurría antes?

-Antes de la existencia de este estudio, el niño llegaba al diagnóstico alrededor de los tres años cuando ya carecía de desarrollo lingüístico, lo que le traía aparejado, además, un déficit cognitivo. Estos niños al quedar aislados socialmente no pueden integrarse a los grupos de pares. Con este scrining prevenimos las carencias cognitivas y lingüísticas, y nos permite operar tempranamente para que el niño logre su inserción social a la edad que todos los niños la alcanzan; ya que hoy, a los niños con sorderas profundas detectadas tempranamente se les puede dar respuestas terapéuticas rápidas y efectivas para se integren como lo hacen los demás niños, y se evite su aislamiento con las consecuencias que éste puede acarrear.

-¿Qué le dirías a una mamá que está esperando un bebé?

-Que, como le recomendará su tocoginecólogo, debe cuidarse durante el embarazo; que sepa que hay factores que inciden sobre la salud auditiva; riesgos que tienen que ver con infecciones durante el embarazo; algunas de las cuales impactan casi directamente sobre el aparato auditivo del bebé; todas estas infecciones se detectan con los análisis de rutina que se le hacen a la mujer cuando queda embarazada. Además de tomar todas las medidas higiénico dietéticas que se aplican a la prevención de la salud en general, ingerir alimentos saludables, evitar el exceso del peso, hidratarse, y evitar el sedentarismo. Toda mamá debe saber que el lenguaje de su bebé se construye a través del vínculo madre – hijo; siendo, éste fundamental para el desarrollo normal de su bebé.

 

Fuente: Rosario Tres

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Por qué tomar jugos naturales no es tan bueno para la salud

Mercedes Dagna

Realizan en el Pasteur una cirugía contra la sudoración excesiva

Noemí Bramardo

Permiten vender misoprostol para aplicación obstétrica

Daniel Rocha