“¿Qué tengo que esperar… que me maten para que mis hijos puedan tener una vivienda digna?”

Lilián Isaía, con severas lesiones en el rostro, le pide al intendente que haga cumplir a la Dirección de Viviendas lo que él les ordenó

Hace dos años le quemaron la vivienda. Hace una semana un sujeto la “molió” a golpes. Hace nueve meses que pide ayuda para reconstruir la casa, pero “no cumplen lo que el intendente ordenó”

Lilián Isaía, con severas lesiones en el rostro, le pide al intendente que haga cumplir a la Dirección de Viviendas lo que él les ordenó

Una mujer, que hace pocos días fue víctima de violencia de género, se acercó ayer a EL DIARIO y solicitó la publicación de una carta dirigida al intendente de Villa María, Martín Gill, en la cual le solicita que haga cumplir la ayuda que ordenó para arreglar la casa que sufrió importantes daños a raíz de un incendio.

Se trata de la vecina Lilián Isaía, de 36 años, madre de tres menores de edad, quien además fue sometida a un brutal castigo por parte de un hombre hace una semana atrás.

“Señor intendente, me dirijo a usted con el fin de comunicarle que sus órdenes no fueron cumplidas, pese a que usted, hace nueve meses dispuso que la Dirección Municipal de Viviendas de esta ciudad me arreglara la casa, como lo vengo pidiendo desde hace dos años, ya que la incendiaron totalmente”, expresa el petitorio dirigido al titular del Departamento Ejecutivo local.

Sobre el particular la mujer, que aún reside en la casa siniestrada, situada en Intendente Reyno 710, en barrio Felipe Botta, apuntó que “Anahí y Mario (en referencia a una empleada y a un arquitecto de la mencionada repartición) solo responden que no hay dinero porque el que había para ese fin se destinó para otra cosa y, de esa manera, se burlan diciéndome que pida una audiencia con usted”.

A renglón seguido Isaía, quien expone en su rostro las lesiones que le provocó la golpiza a la que fue sometida hace siete días, reveló que “tuve que decidir estar con un hombre que sabe de mano de obra y de albañilería para que fuera más fácil el arreglo de la casa, pero esperé 15 días que llegaran los materiales que me iba a dar la Municipalidad, pero no llegaron”.

“Pero eso no es lo peor. Ese señor casi nos mató a mi hija de 14 años y a mí”, al tiempo que mostraba su rostro notoriamente lastimado.

“¿Qué es lo que tengo que esperar? ¿Qué me maten para que mis tres hijos (de 14, 12 y 4 años) queden viviendo en una casa digna?”.

La mujer, quien concurrió a nuestra Redacción acompañada por su hija mayor, también solicitó al intendente que “me ayude diariamente con alimentos, porque no puedo trabajar, porque no puedo salir a la calle, menos ahora que el que me agredió todavía anda suelto”.

Agregó, por otro lado, que le pide a la Policía que encuentre a este violento”, en referencia al albañil de 55 años que el jueves pasado la sometió a golpes delante de sus hijos.

Aterrorizada por lo sucedido, Isaía sostiene que está sola, que se siente burlada por los funcionarios de la Dirección Municipal de Viviendas y, pese a que denunció a quien la agredió brutalmente, “todavía la Policía no lo detuvo, por lo que no puedo salir a la calle a vender los potes con ensalada de frutas que preparo y que me permiten ganar algún dinero”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus