Recomendaciones para prevenirse de alacranes, serpientes y arañas

Durante el verano, los animales ponzoñosos son más activos; las actividades al aire libre aumentan el riesgo. En la provincia hay 64 hospitales referentes para la aplicación del tratamiento

El incremento de las actividades al aire libre y las características de animales ponzoñosos como arañas, serpientes y alacranes -que son más activos en los meses de calor- lleva a que, entre diciembre y marzo, aumenten las consultas por accidentes con estas especies.

Por eso, desde el programa de Zoonosis del Ministerio de Salud recuerdan a la población, en especial, a quienes estén de vacaciones o acampando, las medidas a seguir para evitar inconvenientes. Es preciso tener en cuenta que estos animales suelen encontrarse en lugares como piedras, árboles, cuevas, resumideros, huecos en la pared o el piso, entre otros, por lo tanto, se recomienda:

-No caminar descalzo.

-No introducir pies o manos en huecos de árboles, piedras, cuevas o nidos.

-Sacudir la ropa y zapatos antes de vestirse, y la ropa de cama antes de acostarse.

-Separar las camas de la pared.

-Observar el piso del baño antes de bañarse.

-Cubrir con tela metálica los resumideros.

-Usar botas de caña alta (de cuero o goma gruesa) cuando se transite por el campo.

-Mantener limpio y ordenado el interior de su hogar y libre de malezas una superficie amplia alrededor de la casa o campamento.

-No acumular leña, ladrillos o escombros cerca de la vivienda.

-En los campamentos, cerrar bien las carpas durante las horas de descanso y de paseo; mantener acomodadas las mochilas, bolsas de dormir y otros elementos.

-En las zonas serranas, se recomienda no sentarse en pircas o acampar cerca de ellas, debido a que suelen albergar a serpientes, en especial la yarará ñata.

La peligrosidad de los ponzoñosos depende de la variedad del animal, de la edad de la persona afectada y de la cantidad de veneno que ingrese a su organismo.

Para el equipo de salud es de gran utilidad reconocer el tipo de serpiente, araña o alacrán que causó la picadura o mordedura. Según el Centro de Zoología Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba, las principales características de estas especies son:

 

Alacranes

Tienen hábitos nocturnos y están activos todo el año, aunque con menor intensidad en las épocas más frías. Durante el día se ocultan debajo de piedras y troncos o cuevas que ellos escarban. Se ubican especialmente en terrenos baldíos, galpones y sitios donde se acumulan escombros. También dentro de las viviendas, en lugares como caños de desagüe (baños), contrapisos o marcos de aberturas.

Las especies más frecuentes en la provincia de Córdoba son el bothriurus bonariensis y el tityus trivittatus. Si bien todos los alacranes o escorpiones poseen veneno, estos últimos pueden dar un cuadro con afectación neurológica y compromiso general, e incluso ocasionar la muerte por fallo cardíaco en niños o ancianos. Las características que permiten su identificación más ágil son las siguientes:

Bothriurus bonariensis

-Color castaño.

-Pinzas anchas y redondeadas.

-Cola con un solo aguijón.

Tityus trivittatus

-Color castaño con tres bandas longitudinales oscuras en el dorso.

-Pinzas largas y delgadas.

-Cola con una púa en la base del aguijón (doble aguijón).

Cabe señalar que durante 2016 se registraron -en toda la provincia- 2.013 picaduras y en 2017, 1.864. No obstante, el dato más relevante es la cantidad de personas que requirieron tratamiento con suero antiescorpión, que fueron 191 en 2016 y 198 en 2017. Ambas cifras se mantienen relativamente estables en los últimos años.

 

Arañas

En la provincia de Córdoba, las más comunes y peligrosas son la viuda negra y la castaña domiciliaria.

Viuda negra

Solo la hembra es venenosa. No es agresiva, solo pica si se la molesta o aprieta.

No mide más de 12 milímetros.

Dorso negro, vientre globoso y del tamaño de un garbanzo, con una mancha de color rojiza o naranja en la zona ventral.

Vive al aire libre, en zonas oscuras y húmedas, a nivel del suelo.

Castaña domiciliaria

Mide de 8 a 9 milímetros de largo.

Es de color gris, tostado marrón o negruzco, según el espesor de la capa de pelos y cerdas.

Hábitos nocturnos, huidiza y no agresiva.

Se la suele encontrar en cuadros, cajones o detrás de muebles.

 

Serpientes

Según se conoce, hasta el momento hay en la provincia de Córdoba 40 especies y, de ellas, cinco son consideradas venenosas:

Yarará chica

-1,20 metro de largo.

-Grosor mediano.

-Color grisáceo o castaño.

-Cuerpo con diseños en forma de trapecios que se unen en la línea media del cuerpo.

-Es la más común y se encuentra en toda la provincia de Córdoba.

Yarará grande

Es más grande (mide hasta 1,50 m de largo) y vistosa que la anterior.

Cuerpo grueso, con amplios dibujos laterales de color castaño oscuro ribeteados de blanco, que semejan una “C” acostada o un riñón.

En el dorso de su cabeza presenta un dibujo más claro en forma de cruz.

Vive en zonas húmedas y bordes de ríos o lagunas.

Se la encuentra preferentemente al este de la provincia.

Yarará ñata

Generalmente no alcanza el metro de longitud.

Hocico dirigido hacia arriba.

Dibujos rectangulares alternados a ambos lados de la línea media del cuerpo tiene.

No es frecuente de encontrar y habita en zonas elevadas de las sierras (entre los mil y dos mil metros de altura), especialmente en quebradas y zonas protegidas.

Cascabel

-Puede llegar a medir más de un metro y medio de largo.

Inconfundible por su “crótalo”, apéndice que produce un sonido crepitante muy particular

-Cuerpo grueso.

-Color castaño con manchas marrones de borde amarillo en forma de rombo.

-Vive en toda la zona norte de Córdoba.

Coral

-Puede llegar a un metro de longitud.

-Cuerpo largo y delgado, rodeado por bandas transversales negras y rojas. Dentro de cada banda negra, hay otras dos más delgadas de color blanco o amarillo.

-Su cabeza casi no se diferencia del resto del cuerpo.

-Cola corta.

-Hábitos subterráneos.

-Vive en gran parte del territorio provincial.

 

Antiveneno

En caso de que una persona haya sido picada por un alacrán, o lo sospeche, debe concurrir inmediatamente al centro de salud más cercano. Se puede aplicar hielo en la zona para aliviar el dolor, pero es importante no realizar ningún tratamiento casero. En el caso de mordeduras de serpientes, es importante no intentar succionar el veneno, dado que es una medida ineficaz y muy peligrosa, tanto para la persona picada como para quien intenta hacer la succión.

En el caso de alacranes o arañas, si es posible, llevar el animal que provocó la picadura -vivo o muerto- para ayudar a establecer el diagnóstico en forma más ágil.

En caso de ser necesario colocar un antiveneno, es importante recordar que el área de Epidemiología administra y garantiza su provisión, a través de 64 centros antiponzoñosos distribuidos estratégicamente en toda la provincia.

Más información: Programa de Zoonosis – Area de Epidemiología – Ministerio de Salud de Córdoba. Rosario de Santa Fe 374, 2do. piso, ex-Hospital San Roque, Córdoba. Teléfono: 0351 -4291349/4341543. E-mail: zoonosiscba@gmail.com .

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus