Recusaron al fiscal Atienza por inacción y falta de imparcialidad

Mirtha Salaberry y Carlos Ruiz, cuando estuvieron en Tribunales el 17 de marzo. El abogado volvió ayer para recusar al fiscal Gustavo Atienza

El abogado de Mirtha Salaberry solicitó el apartamiento del funcionario judicial por considerar que no avanza en la investigación de la denuncia contra la familia Servio por presunto “vaciamiento de empresa” y “administración fraudulenta”

Mirtha Salaberry y Carlos Ruiz, cuando estuvieron en Tribunales el 17 de marzo. El abogado volvió ayer para recusar al fiscal Gustavo Atienza

Con el patrocinio del abogado Carlos Ruiz, los herederos del empresario villamariense Guillermo Salaberry recusaron ayer al fiscal Gustavo Atienza por inacción y parcialidad en la investigación de la causa iniciada contra Limber Servio y sus hijos Sergio, Jorge y Gustavo, a quienes acusan de “administración fraudulenta” y “vaciamiento de empresa”.

En representación de los denunciantes Mirtha y Eugenio Salaberry, el letrado cordobés presentó un escrito en la Fiscalía de Instrucción del Segundo Turno mediante el cual solicitó el apartamiento del funcionario por entender que no está actuando con imparcialidad y que tampoco avanzó en las medidas procesales requeridas.

Hace dos semanas, Ruiz había realizado otra presentación a través de la cual instó al fiscal para que cite a declarar a los cuatro miembros de la familia Servio. Y como no lo hizo, en la víspera volvió a la carga, pero en esta oportunidad con un pedido de recusación.

Ahora, Atienza deberá resolver la cuestión y para ello tiene dos opciones: o se allana al requerimiento y envía todas las actuaciones a otra Fiscalía o se opone al planteo, en cuyo caso será la jueza de Control, Edith Lezama de Pereyra, quien tendrá que resolver el diferendo.

De todos modos, Ruiz adelantó que si el fiscal de Instrucción no resuelve pronto la cuestión, formulará la queja correspondiente en la Fiscalía de Cámara, a cargo de Francisco Márquez.

 

Caso de vieja data

Tal como lo informó EL DIARIO en su edición del pasado 19 de marzo, la causa está radicada en los Tribunales de Villa María desde 2003, cuando los hijos de Guillermo Salaberry presentaron una denuncia contra la familia Servio, aunque los hechos que se procuran esclarecer se remontan a mediados de los 90, luego de que el empresario lácteo padeciera un serio problema de salud.

En efecto, en 1994 el padre de Mirtha y Eugenio sufrió un ACV, por lo que se retiró de la conocida fábrica de manteca S&S, dejando a sus hijos.

A partir de entonces se produjo un quiebre en el manejo de la firma y los denunciantes adujeron que fueron desplazados por los Servio.

Ruiz explicó que, en el año 2000, Limber y su hijo mayor, Sergio, hicieron un contrato de locación de la fábrica en favor de los tres hijos de Servio (el propio Sergio, Jorge y Gustavo) y a partir de allí se quedaron con la mayoría accionaria de la firma.

“Simularon aportes extraordinarios de capital y desde entonces, hasta la actualidad, siguen administrando la empresa”, explicó el abogado capitalino.

Ruiz recordó también que se iniciaron siete juicios civiles en los Tribunales locales, dos de los cuales fueron resueltos y los cinco restantes están en trámite. Asimismo, informó que Eugenio Salaberry (actualmente radicado en Alta Gracia) declaró por primera vez en la causa el pasado 4 de abril, pese a que la denuncia que presentó junto a su hermana ya tiene 14 años.

La causa penal tiene cuatro cuerpos de expediente y se realizaron otras tantas pericias, pero se encuentra virtualmente paralizada a pesar de las presentaciones efectuadas por Mirtha Salaberry junto a su abogado.

 

“Para no pagarme”

El viernes 17 de marzo, los dos se presentaron en la Fiscalía de Atienza para reclamar que avance en las actuaciones procesales y luego, al ser entrevistada por este matutino, la mujer afirmó que sus familiares (los Servio) “le cambiaron la razón social de la empresa para no pagarme lo que corresponde”.

“La empresa originalmente era Salaberry y Servio, después fue Servio SA y ahora Manteca del Centro, porque cuando vieron que esta causa se empezó a mover un poco, hicieron nuevamente otro cambio de razón social”, afirmó Mirtha al ser consultada por EL DIARIO.

En tanto, Ruiz afirmó que “se hizo un trasvasamiento, a nuestro criterio irregular, por parte de los empresarios que quedaron”, en alusión a los Servio.

Cabe señalar que Guillermo Salaberry, quien se encuentra próximo a cumplir 90 años, está casado con Yolanda Servio, hermana de Limber y, por ende, tía de Sergio, Jorge y Gustavo Servio. Del mismo modo, Mirtha y Eugenio Salaberry son sobrinos de Limber y primos de sus tres hijos.

La sociedad Salaberry y Servio se formó en 1983 y tanto Guillermo como Limber eran dueños del 50% cada uno.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus