El Diario del centro del país

Se realizó la primera ablación del año en Villa María

Desde ayer, el Fusavim está en la lista de los centros médicos de la Provincia aportantes de órganos

Fue en la Clínica Fusavim

Se llevó a cabo anteayer una ablación en la Clínica Fusavim. Su director médico, Italo Boccardo, valoró el trabajo del equipo médico y de enfermería, como así también, el compromiso del Incucai

La ablación fue en la Clínica Fusavim

El martes 12 de marzo, desde las 11 y hasta las 15, se concretó en la Clínica Fusavim, la primera ablación del año en Villa María.

Extrajeron los riñones de un paciente de 54 años, oriundo de General Roca, quien ingresó al establecimiento médico con un ACV hemorrágico subaracnoideo.

“El cuadro con el que ingresó tenía una gravedad importante, casi sin opciones de tratamiento médico”, dijo Italo Boccardo, director médico de Fusavim

“Realizamos todos los procedimientos diagnósticos y de cuidado, y desde el primer momento el pronóstico no era bueno”, agregó.

El lunes 11, a las 20.20, junto a profesionales del Incucai, se constató la muerte cerebral del paciente.

“Si bien la llamada Ley Justina nos autoriza sin más a realizar la ablación, nosotros dialogamos con la familia y ellos tuvieron una muy buena predisposición, pese al dolor de la pérdida. Siempre es igual, porque una ablación se realiza en general a una persona joven, que muere de imprevisto. Es muy doloroso”, dijo el profesional.

Al referirse al procedimiento, informó que primero lo prepararon para una ablación múltiple, “pero a las 4 de la mañana nos avisan de la Fundación Favaloro que el paciente receptor no estaba en condiciones de ser trasplantado”, por lo que se terminó realizando la ablación de los órganos renales, los que fueron trasladados por tierra para llevarlos al centro médico donde estaba el receptor.

En la sala de cirugía participaron tres cirujanos del Incucai, además del equipo médico y de enfermería del Fusavim. Previamente, cuatro profesionales estuvieron tomando muestras para coordinar las compatibilidades entre todos los que están en lista de espera del país.

“Es un trabajo increíble, porque pone lo mejor de la medicina. Una coordinación impecable de muchos profesionales, en la que no hay tiempo que perder. Realmente pude ver tanto en nuestro personal como en los del Incucai, un apasionamiento por salvar vidas que es de destacar”, planteó.

Valoró especialmente el rol de Luciano Caponcelli, quien es el referente del Incucai Córdoba en Villa María “quien nos puso en contacto con dicha institución”. No es un dato menor señalar que los profesionales del Fusavim podrían dejar pasar la situación. Con solo no notificar de la situación, no habrían puesto en marcha la maquinaria de ablación y trasplante. Pero optaron por hacerlo y generaron las condiciones para salvar una vida.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Por la perpetua, Barrios estará en la cárcel hasta abril de 2052

Alexis Loudet

La reelección de Martín Gill ya se juega en la calle

Mercedes Dagna

Bomberos contarán con un espacio exclusivo para prácticas

Mercedes Dagna