El Diario del centro del país

Se suicidó en Bouwer una mujer que fue detenida en Villa María

Jeannette Rosel López al ser trasladada por personal policial femenino, poco después de ser detenida junto a sus cómplices. A la derecha, el botín sustraído en tres negocios villamarienses (fotos de la Unidad Departamental)

Junto a otras tres “mecheras”, sustrajeron numerosas prendas de vestir en negocios locales

Se trata de Jeannette López, una cordobesa que había sido procesada por la fiscal Juliana Companys por hechos de “robo”, “hurto” y “estafa”. Arrestada el 17 de diciembre, 11 días después fue trasladada a la capital provincial para estar cerca de su familia

Una joven mujer que había sido detenida en esta ciudad a mediados de diciembre, se quitó la vida en el penal de Bouwer y el hecho generó conmoción en el resto de la población carcelaria femenina, pero no un motín.

Oficialmente, la Jefatura del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC) informó ayer que, alrededor de las 22.30 del viernes, personal de Enfermería del Establecimiento Penitenciario Nº 3 para Mujeres, mientras realizaba el reparto de la medicación prescripta a las internas, al llegar al dormitorio 2 del Sector F1-Ingresos, observó que la interna Jeannette Rosel López, de 30 años, “se había suspendido del cuello con un trozo de tela del forro del colchón, de un barrote de la ventana”.

“Con la ayuda de otros efectivos -añadió el SPC-, se procedió a sacarla de esa posición, en tanto el profesional médico realizó las maniobras de reanimación cardiopulmonar, las que resultaron infructuosas, constatándose su deceso a eso de las 23”.

 

Desde fin de año

López se encontraba alojada en la cárcel de Bouwer desde el 28 de diciembre, 11 días después de haber sido detenida en Villa María junto a otras tres cordobesas, acusadas de sustraer prendas de vestir y otros artículos similares en al menos tres comercios locales.

Las cuatro “mecheras” fueron procesadas por la fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Juliana Companys, como presuntas coautoras de “robo”, “hurto” y “estafa”.

En efecto, Jannette y otras tres cordobesas de 52, 43 y 29 años fueron detenidas el lunes 17 de diciembre en horas de la noche cuando viajaban en un Renault Sandero de color blanco, que fue interceptado por la Patrulla Preventiva sobre ruta nacional 158, a pocos metros del nudo vial que da acceso a la autopista.

Alrededor de las 20.50 de ese día, los propietarios de un negocio ubicado en calle José Ingenieros, en pleno centro de la ciudad, chequearon las cámaras de seguridad y advirtieron que cuatro mujeres que se hicieron pasar por clientas escondían prendas de vestir entre las piernas, debajo de su ropa, por lo que dieron inmediato aviso a la Policía.

Las cuatro mujeres se trasladaban en este Renault Sandero blanco, que fue interceptado por la Policía poco antes de llegar a la autopista. Al ser requisado, se hallaron numerosas prendas de vestir robadas

Volvían a Córdoba

Con los datos aportados por los comerciantes, la Unidad Departamental San Martín dispuso un operativo de búsqueda que dio sus frutos pocos minutos más tarde ya que un circunstancial testigo dijo que las había visto al lado de un Sandero blanco, sobre bulevar Argentino, en momentos que se cambiaban de ropa.

El rodado fue localizado por una patrulla poco antes de subir a la autopista, cuando las “mecheras” se aprestaban a regresar a Córdoba. Al requisar el vehículo, la Policía encontró numerosas varias prendas de vestir, como remeras, vestidos y pantalones de jean, entre otras. Luego se constató que algunas habían sido sustraídas en el negocio de los denunciantes y el resto en otros dos comercios locales que no habían detectado el faltante.

López y sus compañeras de andanzas fueron llevadas a la Alcaidía de barrio San Justo y un par de días después quedaron alojadas en el pabellón de mujeres de la cárcel de barrio Belgrano.

Sin embargo, el 28 de diciembre las cuatro fueron trasladadas al penal de Bouwer para poder estar más cerca de sus familias, todas domiciliadas en la capital provincial.

 

Desmentida oficial

Por otra parte, ayer a la mañana algunos portales de noticias informaron que luego de enterarse del suicidio de López, las internas comenzaron una revuelta que desembocó en quema de colchones en dos pabellones y en una agresión hacia la directora de la penitenciaría, pero poco después las autoridades desmintieron tal situación.

“No hubo un intento de agresión hacia el personal, aunque sí hubo un grado de sensibilidad del resto de las mujeres al ver una muerte. Dimos asistencia médica para que se tranquilizaran”, dijo la directora del penal de Mujeres, subprefecto Marisa Alé, a medios radiales.

La funcionaria agregó que se dirigió “a cada pabellón para ver qué ocurría” y observó que las internas “estaban nerviosas y ansiosas, porque pensaron que había una situación de riesgo de seguridad”, pero negó que haya habido un motín.

Alé desmintió las versiones y aclaró que no hubo un intento de agresión hacia su persona, “aunque sí un grado de sensibilidad del resto de las mujeres al ver una muerte. Por eso les dimos asistencia médica para que se tranquilizaran”.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Por la gloria máxima

Alexis Loudet

La empresa asegura que restituirá “toda la margen y flora del río”

Mercedes Dagna

Gill inició la ronda de consultas

Daniel Rocha