El Diario del centro del país

Se viene el nuevo Salón: los detalles

El intendente Martín Gill, la secretaria de Economía y Administración de la Municipalidad, Daniela Lucarelli, y el titular del Ente de Deporte y Turismo, Marcos Bovo, entre otros, participaron de la apertura de sobres

Infraestructura deportiva – Se concreta el canje

La Comisión Evaluadora tiene cinco días para darle luz verde a la idea de Brondello y Martinengo

La Comisión Evaluadora establecida en el marco del llamado a licitación para la construcción del nuevo Salón de los Deportes definirá esta semana si el único oferente que se presentó cumple todas las condiciones, algo que se descuenta será así.

Como se informó ayer, el viernes se abrieron los sobres en el contexto del proceso iniciado en enero, tras la sanción de la Ordenanza 7.357. Se presentó un solo oferente, precisamente quienes impulsaron todo este camino administrativo. La Comisión Evaluadora tiene cinco días para analizar la propuesta en sus aspectos técnico, económico y legal para determinar si es aceptada.

Dicha comisión está compuesta por representantes de diversas instituciones, y participarán las secretarías de Economía y Finanzas, de Desarrollo Urbano, Ambiente e Infraestructura y la Asesoría Letrada municipal, así como también el Ente Villa María Deporte y Turismo, concejales de los diversos bloques, la Universidad Nacional de Villa María, colegios profesionales vinculados a la iniciativa, las instituciones de formación superior en Educación Física y deportistas.

En diciembre pasado, concejales aceptaron la propuesta de iniciativa privada presentada -el 2 de noviembre último- al Ejecutivo por los desarrollistas Mario Gerardo Brondello Bianco y Gustavo Antonio Martinengo, cuando elevaron un proyecto de canje del Salón de los Deportes para la construcción de un nuevo estadio cubierto.

Esa idea empresaria se sometió al régimen de licitación.

Es que ediles, luego de un proceso que despertó muchas opiniones, autorizaron el llamado a licitación pública “para contratar, a riesgo empresario y bajo el régimen de iniciativa privada, la obra” que propusieron Brondello y Martinengo.

Para la presentación de propuestas, la ordenanza fijó como mínimo un plazo no menor a 60 días de la fecha de promulgación de la misma, por eso transcurrieron enero y febrero.

El artículo 6 de la norma sancionada en diciembre dice textualmente lo siguiente: “Ad referendum que la adjudicación resultante del proceso dispuesto en el artículo 2 de la presente ordenanza lo requiera, aceptase la donación efectuada por la Universidad Nacional de Villa María a favor de la Municipalidad de Villa María de una fracción de terreno de 10 mil metros cuadrados de superficie, ubicada en el Campus de la citada casa de altos estudios, con cargo para que la misma sea destinada a la construcción del nuevo estadio cubierto, y bajo las condiciones de la resolución del Concejo Superior de la UNVM, incorporada al Expediente de iniciativa privada mencionada en el art. 1º de la presente, el cual prevé la constitución a favor de la Universidad de un usufructo gratuito compartido”.

Por la misma legislación se autorizó al intendente “a entregar en dación en pago a favor de los adjudicatarios, en compensación por la construcción de un estadio cubierto que se detalla en el pliego, el inmueble que integra el dominio privado del municipio (…) ubicado en la intersección de las calles Corrientes y Carlos Pellegrini de esta ciudad, en el estado de uso y conservación en que se encuentra, el que es aceptado y conocido por los proponentes por haberlo visitado e inspeccionado”.

Y se fijaron condiciones mínimas que deberán respetarse al momento de dictarse el reglamento de uso entre municipio y universidad “siempre y cuando se reserve el derecho de usufructo gratuito compartido, donde se asiente el estadio”. Entre ellas está la de crear una comisión de administración, la que presidirá un representante del Ejecutivo, y la obligación de que el uso de las instalaciones “deberá respetar la proporcionalidad” teniendo en cuenta “las necesidades de la comunidad en su conjunto”.

“El reglamento de uso deberá contemplar que las instalaciones sean utilizadas por la mayor cantidad de instituciones deportivas o educativas que sean posible, debiendo fijarse un porcentaje no menor al 10% del tiempo de uso sin costo para instituciones de escasos recursos”, se estipuló.

El mismo deberá determinar también la forma en que se solventarán los gastos de mantenimiento del inmueble.

Ese reglamento de uso deberá ser concluido en un plazo máximo de 120 días desde la fecha de la adjudicación de la obra.

Con la instancia final de la licitación en marcha, se presume que el próximo mes comenzará a construirse el nuevo salón frente al actual Campus Universitario.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Fue un hermoso avance dar el derecho a la identidad”

Juan Pablo Morre

Control de visión a los niños, el mejor camino para prevenir

Juan Pablo Morre

Anunciaron plan de 70 viviendas

Noemí Bramardo