“Ser joven es estar todo el tiempo proyectando”

El filósofo Sztajnszrajber dialogó con los medios de prensa

“Miramos la juventud no como una etapa biológica, no como una etapa cronológica que se abandona sino como una cuestión identitaria. Según la etimología, la palabra adulto en su origen griego significa el que ya dejó de crecer, el que ya no puede crecer más. Ser joven en estar todo el tiempo proyectando”, explica el filósofo platense Darío Sztajnszrajber, quien anoche se presentó en el Teatro Verdi, desde las 20.30 su espectáculo “Identidad, tiempo y poder”.

El reconocido filósofo visitó nuevamente la ciudad en el marco del ciclo “Pensar la juventud”, organizado por la Municipalidad y la Agencia Córdoba Joven.

Para Sztajnszrajber, es importante seguir debatiendo y repensando “el lugar de la juventud en la sociedad”, porque ve que “la juventud, la mujer y la niñez son identidades para repensar la política; que son categorías que han padecido la expulsión y la represión” históricamente.

El filósofo conocido por su ciclo “Mentira la verdad”, emitido en Canal Encuentro, centra sus reflexiones en las entidades antes mencionadas para desde allí interpela la concepción del tiempo entendido únicamente “como una línea, como una cadena de montaje”, y entiende que como actitud inherente a su condición, la juventud cuestiona, revoluciona, se revela, lo que de algún modo la emparenta con la filosofía que “no sirve para nada, no tiene una utilidad, porque la filosofía no da respuestas, sino que pone preguntas” allí donde creemos que hay certezas.

Y en tal caso, esa es la utilidad de la filosofía.

Dueñó de una manera afable, doméstica y popular, Sztajnszrajber aborda los temas recurrentes de la filosofía, sin perder la profundidad de la disciplina y enlazándola con el rock nacional y su particular poesía.

Así, salta mentar a Charly García (“un joven de caso 70 años”), a opinar sobre fútbol, filosóficamente, claro.

Sztajnszrajber es confeso hincha de Estudiantes de La Plata. De común acuerdo, los periodistas decidimos ponerlo en un brete práctico, interpelando a la filosofía misma en su cotidiano acontecer:

-¿Bilardo o Sampaoli?

– “En esta coyuntura, les digo: cualquier cosa que nos garantice la clasificación. Soy tan bilardista, que soy capaz se aceptar a Menotti con tal que clasifiquemos al Mundial”, afirmó Sztajnszrajber. Toda una definición filosófica. Y tal definición se emparenta con la mirada que el filósofo tiene de la democracia: “La democracia se nutre de la diversidad, de la aceptación de los puntos de vista de los otros. Pretender que exista un pensamiento único, que sería el propio, significaría someter a los demás a mi pensamiento”, opinó.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus