El Diario del centro del país

“Sin libertad de información, no puede decirse que haya democracia”

Opiniones – Acerca del periodismo y los medios de comunicación

Integrantes de Cooperativa Comunicar, editora de El Diario, asistieron a la presentación del informe “El poder de los medios: ¿quiénes son los dueños de los medios en la Argentina”, en el marco de una campaña impulsada por Reporteros sin Fronteras en todo el mundo y, acompañada en nuestro país por la fundación alemana Friedrich Ebert. Los resultados de la investigación, que contó con aportes de comunicadores de varios países y colegas de Tiempo Argentino, está disponible de manera gratuita en http://argentina.mom-rsf.org/es/ El siguiente es el texto del discurso inaugural

 

Por Alfonso Armada Presidente de Reporteros Sin Fronteras – España

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) es una organización no gubernamental de carácter internacional, con sede principal en París, que lucha por la libertad de información en todo el mundo. Se fundó en 1985 y desde poco después fue reconocida, primero en Francia y después en organismos internacionales, como una organización de utilidad pública.

RSF es consultora de Naciones Unidas y de la Unesco. Tiene secciones que trabajan de forma coordinada con París, pero con gran autonomía, como la alemana, que ha promovido el extraordinario proyecto, Media Ownership Monitor (MOM), que analiza quién controla los medios en muchos países del mundo, o la sección española, que yo presido, y que sigue con especial atención lo que pasa en América Latina.

La libertad de información es una condición imprescindible en democracia… Sin libertad de información no puede decirse que haya democracia… Y no hay libertad de información en una sociedad si las leyes del lugar no respetan ese principio y no existen en ella medios de comunicación libres e independientes, tanto sean públicos como privados, sujetos a las normas y ética básica del periodismo.

Además de prestar chalecos antibalas y ofrecer seguros a los periodistas freelance que cubren conflictos, RSF-España elabora todos los años un exhaustivo informe país por país que les invito a leer en su integridad en nuestra página web. El último informe, que presentamos en febrero, lanza la voz de alarma no solo por los más de ochenta periodistas asesinados en todo el mundo en 2018, sino por algo que algunos dirigentes sin escrúpulos en los cinco continentes han convertido en un hábito, calificar a los periodistas de enemigos del pueblo.

Permítanme una breve cita de mi presentación: “Soplan malos vientos para la libertad de prensa en el mundo, porque soplan malos vientos para la libertad”. El historiador estadounidense Timothy Snyder lleva años investigando los estragos que el nazismo y el comunismo causaron en la placa tectónica política que va desde los Países Bálticos al Mar Negro, en el corazón de Europa. Dijo Snyder en una entrevista que “Putin y Trump tienen miedo de los periodistas y los odian porque comprenden algo que nosotros también hemos de entender: que los hechos son los que hemos de contar para ser libres”.

El análisis acerca de la propiedad de los medios en Argentina es el último informe que elabora RSF-Alemania, con financiación de la Agencia Alemana de Cooperación. Por cierto, esa es la razón por la que estos pormenorizados análisis no se han podido dedicar a los países miembros de la Unión Europea. Porque la agencia alemana no puede dedicar sus fondos a Europa. Ya me gustaría a mí tener una herramienta tan útil en España, no solo para los periodistas o los académicos, sino también para los ciudadanos. Existe en el European Universtity Institute de Florencia un Centro para el Pluramismo y la Libertad de los Medios que elabora un indicador europeo, pero tiene un carácter más académico y no hace hincapié en la propiedad. Aunque el análisis sobre Argentina es el último de 19, es posible que RSF consiga financiación extra en el continente europeo que nos permita abordar esa tarea pendiente de analizar de quién son los medios de comunicación de los países de la UE, y países adyacentes. Estoy deseando tener esa herramienta en mis manos.

No nos gustaría que se viera este proyecto como una mirada condescendiente hacia América Latina, porque consideramos que aquí existe una poderosa sociedad civil, muy exigente con el comportamiento de los medios de comunicación, que son a fin de cuentas los que cuentan la realidad, y de alguna manera la moldean. Por eso pensamos que el MOM es una herramienta valiosa para esa sociedad civil.

Aunque vemos en América Latina indicadores inquietantes, también me gustaría destacar otros reconfortantes: desde el crecimiento exponencial de iniciativas periodísticas en Internet, como la creación de cooperativas en torno a medios digitales, que sin ser la panacea ni la solución al gran dilema del modelo de negocio en la red, son una vía muy interesante para que otras voces contribuyan al debate público y político, al relato vibrante de la realidad que no se agota en la actualidad, en las noticias. Innovación y cooperación son dos calles del mismo porvenir. Por no hablar, del ejemplo, de que para muchos periodistas de todo el mundo (y aquí me gustaría hacer hincapié en España) que supone el hacer de extraordinarios cronistas que están mostrando que se puede contar mejor, de manera más original, y son muchos los periodistas de los que no dejamos de aprender en España, desde la argentina Leila Guerriero al mexicano Juan Villoro, desde el colombiano Alberto Salcedo Ramos al salvadoreño Oscar Martínez.

No quisiera terminar esta intervención, además de agradecer la hospitalidad de esta casa de las palabras y de Argentina (soy gallego de Galicia, y sé lo importante que ha sido este país para mis ancestros que dejaron la tierra de Rosalía de Castro por motivos económicos y políticos, a veces la misma cosa con distinta máscara) sin recordar primero que en el campo de las noticias las principales víctimas son periodistas que no cuentan con el amparo de esos grandes medios, de esos dueños de las noticias, cuyo perfil hoy presentamos, sino que a menudo son periodistas locales que se la juegan para contar la verdad, como con tan triste frecuencia ocurre en México o en Honduras.

La sección española de RSF, con la ayuda del Ayuntamiento de Madrid, lanzó el año pasado un proyecto para acoger durante tres meses en la capital de España a periodistas latinoamericanos perseguidos o amenazados. Desde luego que no soluciona el problema, pero le ofrecemos un pequeño alivio a compañeros que vencen al miedo cada día enfrentándose al narco y a su red de complicidades, al poder. Porque no olvidemos que una de las tareas fundamentales del periodismo en una democracia es hacer de contrapoder, proporcionar a los ciudadanos un instrumento para acercarse al máximo a la verdad, a los datos, a los hechos. Esos periodistas que la juegan a diario son un ejemplo para mí. Por eso me gusta decir siempre a mis colegas que tenemos mucho que aprender de los reporteros latinoamericanos: porque vienen llorados de casa.

Synder dedica su último libro, El camino hacia la no libertad, “para los periodistas, héroes de nuestro tiempo”.

Gracias por su atención. Sigamos contando con rigor y pasión el mundo, que acaso sea buen un comienzo para empezar a cambiarlo.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Por cuatro días locos

Noemí Bramardo

USA, no queremos que nos den una mano, sino que no pretendan ponernos el pie

Daniel Rocha

¿Para qué sirve un diario local y regional?

Daniel Rocha