El Diario del centro del país

Su peor pesadilla

El festejo lo desata Estévez, tras marcar el gol que clausuró el partido.

LIGA VILLAMARIENSE – Clausura – 11ma. fecha

Como en la primera ronda, Juventud venció a River, esta vez 2-0 y en el mismísimo Pozo del barrio Almirante Brown. El Millonario terminó el partido con nueve hombres y el equipo de Ausonia con diez

Escribe: Juan Manuel Gorno

Difícilmente alguien busque en el archivo de los partidos olvidables lo que sucedió ayer en la cancha de River. Sin embargo, en el repaso de la estadística será Juventud de Ausonia el que tendrá en su cuenta “haberle ganado las dos veces” al Millonario en este Clausura, sumando así su par de victorias en un campeonato que resolvió jugarlo con mayoría de los campeones de reserva como un desafío riesgoso, pero desafío al fin.

El 2 a 0 que consiguió en el Pozo dejó esa mueca de satisfacción que mostró la Juve con signos positivos ante un River desconcertado, sin brújula. De hecho, el equipo local fue una sombra durante 45 minutos y el visitante supo cómo capitalizarlo, tan sólo con algo más de entusiasmo y ciertos atributos elogiables.

Dentro de la mediocridad que los acompañó en el certamen, fue la Juve más prolija en el armado del juego durante la primera etapa, aprovechando la movilidad de su mediocampo para lograr una pizca más de profundidad.

Con sus marcadores de punta aguerridos para la defensa y la salida (sin proyectarse ninguno al ataque), los volantes de Juventud se dedicaron a llegar hasta el fondo para acompañar a los delanteros y eso alcanzó para ser levemente superior. Entonces, mientras se lucía Darío Moreyra (pícaro para marcar y atento para entregarla bien) y la peleaba el gringo Bailone, acompañando al caudillo Morelatto, el equipo logró tranquilidad y se animó de a poco hasta llegar a preocupar a la última línea millonaria.

Más allá de un error del arquero Jonathan García (luego figura del encuentro), a River le costó llevar riesgo al arco rival en la primera media hora de juego y, por el contrario, Juventud generó dos chances por el sector izquierdo, una de las cuales terminó en gol. Y esa alegría llegó a los 31 minutos, cuando un pase profundo fue captado por Federico Grachot, quien tiró la pared con Gonzalo Piedrabuena, aceleró como es debido y definió al palo más lejano, por debajo del arquero Néstor Barbero.

 

Reacción tardía

Recién cuando recibió el gol, River entendió que debía ser más agresivo en lo individual y lo colectivo, entonces el partido se armó con un poquito más de emotividad.

Un remate de Guillermo Arce que salió desviado fue el primer signo vital de los dirigidos por Juan Medrano; después un pase de Chiotti y una posterior definición de Iván Sánchez, que Morelatto sacó de la línea. Y para el final de la etapa, lo más entretenido: una triple tapada del arquero García que clausuró el arco de la Juve.

Más allá de su falta de gol, River entendió por dónde venía el camino y adelantó sus líneas en el segundo tiempo, aunque del otro lado, García había ganado tanto en confianza que empezaba a ser decisivo.

A los 7 minutos, el portero le sacó un disparo a Guille Arce y, en la jugada siguiente, reaccionó muy bien ante otro remate de Rodríguez.

Lo que vino después fueron complicaciones para el Millonario, ya que se lesionó el joven Chiotti y los cambios que introdujo el técnico no surtieron efecto porque los ingresados, Mayco Sánchez y Cristian Platini, estuvieron lejos de llevar al equipo adelante.

Solo el corazón de Guillermo Arce o el empuje de algunos defensores mantuvieron a River con posibilidades de empate ante un rival que se abroqueló para salir de contra, aprovechando el ingreso de un delantero fresco como José Estévez.

En ese contexto, River merodeó a veces el área y probó desde afuera, cargado de nervios y sin precisión, mientras la Juve esperó su momento y, a los 39 minutos, definió el encuentro con una réplica veloz que encabezó Córdoba, por derecha, y finalizó Estévez, acomodando bien el cuerpo para definir ante Barbero.

Fue definición letal, ya que River se desmoronó por todos lados: se lesionó Fonseca (se sacó el hombro en un golpe y salió, con los cambios agotados) y fue expulsado Platini por golpear a un rival, estando amonestado.

Entonces la Juve, a pesar de la expulsión de Morelatto (doble amarilla), se manejó con más oxígeno hasta el pitazo final y se llevó una victoria que alimenta su esperanza hacia un futuro más lejano. También se ganó el mote de pesadilla de River.

 

El árbitro

 

Franco Peralta

No fue un partido fácil para dirigir y tampoco tuvo demasiada ayuda de sus asistentes en algunos casos. Expulsó bien a Platini, pero no fue informado por otra agresión que sufrió Mayco Arce. Se manejó bien en ciertos aspectos técnicos.

 

La figura

Jonathan García

El arquero tuvo una triple tapada fundamental en el primer tiempo y también apareció en el segundo. Otros para destacar son Darío Moreyra, Enzo Morelatto (hasta que fue expulsado) y Federico Grachot.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Se destacaron varias amigas

Mercedes Dagna

Se dijo…

Juan Pablo Morre

Alianza vuelve por la gloria en el plano internacional

Alexis Loudet