Tarifazo: miles de millones a las empresas

El autor del artículo, el exdiputado nacional Viqueira (foto: tdcordoba)

Opiniones – Cartas – Debate

Escribe: Horacio G. Viqueira*
ESPECIAL PARA EL DIARIO

Los tarifazos provocan la transferencia de miles de millones de dólares,  de los usuarios  de los distintos servicios públicos, a un pequeño  grupo de empresarios  privilegiados por las políticas  del Gobierno de Mauricio Macri.

Lamentablemente esta decisión de favorecer al empresariado más poderoso, concentrado, monopólico y trasnacionalizado,  no es la excepción.

La estrategia discursiva para intentar justificar la impopular medida se basa en un par de “ideas fuerzas”, la principal, la supuesta “pesada herencia”: el “Estado no podía subsidiar los consumos de servicios”,  “causa principal del déficit público”, y que los aumentos se realizaban para “promover inversiones” y dotar de servicios a “más usuarios”. Otro más de los tantos engaños, sostenidos por una fenomenal campaña de apoyo de los medios concentrados.

En realidad,  los tarifazos no se dan solo por la eliminación de subsidios, sino por fenomenales aumentos de los precios que reciben las empresas. Por ejemplo en el caso del gas, las petroleras, las transportadoras y las distribuidoras. Estos precios han aumentado en porcentajes de miles de veces, y benefician a algo más de una decena de empresas, muchas de ellas con fuerte vínculo con el Gobierno nacional como es el caso de Niki Caputo y Mindlin.

Para demostrar que el único propósito del Gobierno es beneficiar a esos grupos económicos solo basta analizar los balances de los últimos años, de los que resulta información relevante, en materia de rentabilidad, inversiones, aumentos de cantidad de usuarios, comportamiento del consumo, etcétera.

En el caso de Córdoba,  con la información societaria y contable de  la distribuidora  Ecogas, brindada por  la propia empresa, se comprueba lo antes expresado. La ganancia ha tenido en los últimos años un crecimiento exponencial. Totalmente injustificado, exorbitante y violatorio de la legislación vigente, que establece que la ganancia debe ser “razonable”.

 

*2015
$18.000.000

(Ganancia con régimen tarifario vigente durante el gobierno anterior).

 

*2016       
$54.600.000

(Ganancia impactada por los primeros aumentos tarifarios en últimos meses de ese año).

 

*2017
$1.098.397.000

(¡2.000% de aumento! Ganancia impactada por las nuevas tarifas aprobadas por “Revisión Tarifaria integral” cuyo pago se dividió en tres cuotas. La última de ellas se comienza a pagar en abril 2018. La ganancia representa el 30% de las “ventas”).

 

*Primer trimestre 2018, los meses de menor consumo.
$260.561.000

(Ganancia que, si se compara con el primer trimestre del  año 2017 que fue 19.374.000, vemos que creció en más del 1.000%).

Contrariamente a lo sostenido por algunos voceros del Gobierno, los aumentos seguirán produciéndose de manera semestral y permanente en el futuro, en los tres sectores que ya mencionamos.

Una de las cuestiones más graves de esta nueva política es que las tarifas están “dolarizadas”, como ocurre con los combustibles,  de tal manera que cada devaluación se traslada directamente a los precios de los servicios. Además, en el caso de las distribuidoras (Ecogas) tienen garantizados semestralmente la indexación de sus precios por el índice de precios industriales mayoristas.

Estos escandalosos privilegios otorgados por Mauricio Macri,  su ministro Aranguren y  equipo, a empresas monopólicas y altamente concentradas,  obviamente no se aplican a trabajadores, jubilados, profesionales, ni a otros sectores empresarios comerciales, industriales, o de otros servicios. Por el contrario son sus víctimas: los que lo sufren de manera directa,  y por el efecto inflacionario que esta política produce, la perdida de ingresos.

¿Y cuál fue el destino de la ganancia extraordinaria? Ecogas ya distribuyó entre sus selectos accionistas el 100% del resultado obtenido después del pago del Impuesto a las Ganancias. Es decir que de esta suma obtenida gracias al sacrificio de cientos de miles de usuarios, ni un peso fue a inversiones.

¿Y que pasa con las inversiones? En realidad a los usuarios nos cobran dentro de la tarifa un porcentaje para hacer inversiones. Es decir no es la empresa la que con su rentabilidad o tomando financiamiento realiza las inversiones, estas también están a cargo de los usuarios. Enargas, en la última resolución por la que le otorga los nuevos aumentos tarifarios, le sumó otro privilegio, el de “reprogramar” las inversiones obligatorias.

Pero en materia de inversiones existen otras “particularidades” en Córdoba, en beneficio de la empresa. Es de conocimiento público que el gobierno provincial, con recursos propios, es decir con el aporte de los contribuyentes,  está construyendo una red de más de 2.500 km lineales de gasoductos, lo que representa un aumento  del 15% aproximadamente,  de la red existente administrada por Ecogas. Una vez terminada pasará a ser operada por la distribuidora. El plan de ampliación de redes se complementa con las obras que harán municipios, también con los tributos de los vecinos, más las instalaciones interna en cada domicilio a cargo del usuario.

De tal manera que con el aporte de miles de millones de pesos aportada por los usuarios cordobeses, al empresa Ecogas verá incrementado sustancialmente la cantidad de usuarios, de sus ingresos y por tanto de sus ganancias.

Cabe destacar que lo antes consignado podrá ocurrir en el futuro, el pasado reciente y el presente muestra otra realidad. El incremento de usuarios en los últimos dos años y hasta la fecha es  bajísimo, menos del 1% anual. Es decir que tampoco el brutal incremento de ingresos en la distribuidora se tradujo en nuevos clientes. Con lo que cae otro de los argumentos usados por el gobierno, los sufridos usuarios de gas en garrafa siguen padeciendo las mismas privaciones.

Esta realidad de obscenos privilegios al grupo empresario citado, se repite en las restantes distribuidoras, en las dos “transportadoras” y las petroleras (productoras): Incrementos de rentabilidad exorbitantes y falta de inversiones.

Como toda política de agresión y abusos contra las mayorías populares, trabajadores,  pequeños y medianos empresarios, jubilados, profesionales, no es sostenible en el tiempo, lamentablemente hoy produce sufrimiento a millones de argentinos, pero será una de las causantes de  un colapso social económico.

 

*Abogado, exdiputado nacional, integrante de Ciudadanos contra el Tarifazo

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus