El Diario del centro del país

Todo sobre silajes

Para lograr un silaje de alta calidad es importante llevar a cabo un proceso cuidadoso, desde la elección del híbrido hasta el suministro del alimento

PROFESIONALES elaboraron recomendaciones para minimizar las pérdidas

Datos claves para saber el momento y el lugar de implantación, la altura de los cortes y los monitoreos, son los ejes del informe que ofrecieron desde el INTA

Un equipo de especialistas del INTA y referentes del sector agropecuario, tanto de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) como de empresas locales, realizaron una serie de recomendaciones para maximizar la eficiencia en los procesos de elaboración y conservación de silajes.

Aquí, los datos que pueden ser de utilidad para mejorar la alimentación de rodeos:

Implantación y monitoreo de lotes: la correcta elección de un híbrido y su calidad de implantación es el primer paso para la obtención de un silaje de calidad, además de colaborar en la dilución del costo de producción de Materia Seca Digestible y en el uso de un recurso caro y escaso como es la tierra.

Al evaluar qué lotes son los que se van a destinar a picado el presente año, hay que tratar de considerar distancias cortas a sectores más próximos, pero siempre que logren las condiciones objetivo. Al momento de dimensionar la cantidad de material a ensilar y por ende el número de hectáreas a picar debemos considerar la MS (Materia Seca) requerida para alimentar el rodeo durante un año, a lo que debemos sumar un margen de seguridad que normalmente se considera de dos a tres meses, aprovechando los años de alta producción para cubrirse de años difíciles como fue la “seca” campaña 2018.

A estos números debemos sumar los kilogramos de pérdidas que puedan generarse en cada establecimiento durante el almacenamiento y suministro estimado, que dependiendo del manejo que realicemos pueden variar entre un 30% y un 10%.

Picado y confección del silo: Durante la cosecha es importante definir la altura de corte según el contenido de Materia Seca que hayamos determinado, tomando el concepto de que a mayor altura se disminuye el contenido de humedad.

Para determinar el momento de picado no podemos seguir observando el grano, sino que debemos determinar el porcentaje de MS que posee el cultivo, dado que no existe una correlación marcada entre la línea de leche de los granos y el porcentaje de materia seca de la planta. Determinar el porcentaje de MS cortando algunas plantas de distintas partes del lote, picarlas y establecer mediante microondas o estufa el contenido de humedad de las mismas.

En el caso de enfrentarnos con un cultivo muy seco (más de 40% MS), podremos trabajar disminuyendo la altura de corte, ya que la parte basal de la planta contiene más humedad, facilitando la compactación del silo.

El alimento necesita buena conservación: tener la posibilidad de controlar los kilogramos cosechados (pesando los carros) antes de ingresarlos a las estructuras permite cuantificar con exactitud el stock que se está generando y cotejarlo con el presupuestado en tiempo real, controlar la eficiencia del uso de las estructuras, compactación, determinar rendimientos por lotes y por híbridos, a la vez que genera información de análisis y mejora el proceso de toma de decisiones para futuras campañas. El uso de aditivos que mejore la fermentación y/o reduzcan el deterioro aeróbico puede ser considerado como una herramienta más de apoyo para conservar la calidad en el producto final. Cuando las variables ideales de confección no estén en los rangos adecuados (por ejemplo, MS muy baja o muy elevada), será indispensable su uso. Para lograr la efectividad del aditivo es fundamental seguir las instrucciones del proveedor y controlar que cumpla con todas las exigencias correspondientes.

Extracción y suministro: tener en cuenta que cuando se trabaja con forrajes “inestables” como los silajes, se debe tener en cuenta que la mayor cantidad de pérdidas se producen al momento de suministro debido a las fermentaciones secundarias o procesos de oxidación. Para alterar lo menos posible la masa del silo que se confeccionó se recomienda extraer del silo solamente la cantidad de material que va a ser consumido por los animales en un día para evitar pérdidas por fermentaciones secundarias y elegir sistemas de extracción de que no alteren la superficie expuesta del silo, evitando la entrada de aire.

Esta síntesis de las recomendaciones permiten optimizar los recursos clave para el sector ganadero, tanto para leche como para carne, a los fines de minimizar pérdidas en épocas de márgenes estrechos.

El texto es el resultado de un trabajo conjunto entre Guillermo Piñero de la empresa HAB, Juan Monge de la UNVM, Fernando Opacak y Fernando Clemente de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, Pablo Cattani (asesor privado), José Costamagna (asesor privado), Javier Barnech de la empresa De Laval, Oscar Quiroz (Chr Hansen) y los técnicos de INTA, Federico Sánchez, José Peiretti, Facundo Méndez y Gastón Urrets Zavalía.

 

Datos que pide la AFIP antes de comercializar la cosecha

Los productores de granos y semillas en proceso de certificación deben informar en el Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA), una serie de datos antes de que finalice febrero para poder comercializar la cosecha gruesa. La AFIP informó que los datos que deben cargar es el stock de granos al 31 de agosto último, superficie destinada a la fina y a la gruesa. Quienes sean bien calificados por el “scoring” de SISA recibirán el reintegro total del IVA y no se le aplicarán las retenciones del Impuesto a las Ganancias por las operaciones de venta de granos.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Otra cosecha récord de trigo

Noemí Bramardo

Agregado de valor, el futuro del sector

Alexis Loudet

“Más del 50% de la leche la manejan empresas extranjeras”

Mercedes Dagna