El Diario del centro del país

¿Trabajadores de primera y de segunda?

La OTR, sobre despidos en el municipio

Luego de conocerse el despido de Sebastián Borghi de la Municipalidad, la Organización de Trabajadores Radicales (OTR) Villa María se pronunció sobre este hecho mediante un escrito, titulado “¿Trabajadores de primera y trabajadores de segunda?”.

“La OTR Villa María se pregunta si existe una categorización de trabajadores. Lo más probable que dicho de este modo parezca un disparate. Quién puede pensar que existan trabajadores de primera y de segunda a esta altura del Siglo XXI, luego de largas luchas por los derechos del ciudadano y, particularmente, de los trabajadores. Sí, es realmente es un despropósito.

Sin embargo, si nos detenemos a observar y analizar lo que acontece con los trabajadores de la Municipalidad de Villa María, vemos que aparecen situaciones laborales de absoluta inestabilidad, condiciones mediadas por contratos que ubican al trabajador en escenarios de precarización laboral, generando en estos ciudadanos verdaderas situaciones de incertidumbre.

Pero lo más curioso es que, no hace mucho tiempo, apenas un par de meses atrás, y en ocasión de declararse a la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Interés Municipal, se escucharon varios discursos del oficialismo en defensa de quienes fueron cesanteados o corren peligro de serlo. Más precisamente (el presidente del bloque oficialista, Carlos) De Falco, solicitando la declaración de Interés Municipal, reclamaba ‘la estabilidad del empleado público’ como un derecho constitucional.

Carlos De Falco, en calidad de abogado y en forma conjunta con su hijo Matías De Falco y la abogada Falces, presentaban un amparo legal por los despedidos de la Fábrica Militar y se expresaba en estos términos: ‘consideramos que son despedidos y no que se les haya terminado el contrato porque la base fundamental es una violación constitucional, ya que la Constitución Nacional prevé como principio general la estabilidad del empleado público’.

En otro tramo de su alocución reitera: ‘hay una violación a la Constitución que pedimos que sea reparada’.

No cabe duda alguna entonces y podemos afirmar que, ante la presencia de los varios centenares de trabajadores municipales contratados y con remuneraciones que están por debajo de la línea de indigencia, para los funcionarios de la Municipalidad de Villa María existen trabajadores de primera y de segunda.

Sin dejar de considerar la absoluta legitimidad que tiene la defensa de los obreros de la Fábrica Militar, ante quienes hemos manifestado en reiteradas oportunidades nuestra adhesión y preocupación por su situación laboral, desearíamos lo mismo con los trabajadores municipales. Un considerable número de ellos están contratados y con salarios que, como ya se afirmara, son absolutamente precarios. Son trabajadores a quienes se les precariza su futuro también, porque nunca saben cuál será el día en que los funcionarios decidan desvincularlos de su relación laboral, sin indemnizaciones y sin importar su antigüedad, tal como ocurrió con algunos de ellos en estos días.

Los trabajadores municipales que no pertenecen al aparato político del oficialismo, además, quedan relegados en sus derechos laborales, sociales y económicos y difícilmente logren pasar a la planta permanente. Y, como si fuera poco, se los obliga a realizar aportes cuasi-obligatorios para el partido de pertenencia de los funcionarios, sus ‘empleadores’.

Nos preguntamos entonces, para la Municipalidad, ¿estos empleados son o no son trabajadores? ¿existen o no distintas categorías de trabajadores? ¿algunos merecen ser defendidos y considerados en sus derechos y otros no? ¿cuál es la línea que marca la diferencia para los actuales funcionarios municipales?

Nos preguntamos además, ¿cuál es el rol del Sindicato Unico de Obreros Municipales (SUOEM) ante esta situación? ¿También para el gremio son trabajadores de segunda? Porque el gremio, bien gracias… Pareciera que a estos dirigentes no les preocupa que se aprovechen de las necesidades de la gente.

La OTR expresa su apoyo a los trabajadores precarizados y cesanteados del municipio y espera la solidaridad manifiesta y pública de las organizaciones de trabajadores de Villa María frente a esta situación laboral que no desconocen, y a lo injusto y arbitrario del despido reciente de los trabajadores municipales”, expresa el texto enviado por la OTR Villa María a nuestra Redacción.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Escriben los lectores

Alexis Loudet

Los lectores también escriben

Mercedes Dagna

Ilegal impuesto a las mutuales y cooperativas

Daniel Rocha