Tras la clausura a Madre Selva, quieren rediscutir la ordenanza de Espectáculos

El espacio está ubicado, desde noviembre pasado, en Porfirio Seppey 655. En la semana se dictan distintos talleres

Polémica – Seguridad Ciudadana detectó infracciones en el espacio cultural mientras se realizaba un festival

Sucedió en la madrugada de ayer al finalizar la “Peña de Madre Chicha”. El director de Tránsito y la responsable del lugar brindaron sus puntos de vista. Tras el episodio, un grupo de artistas y espacios quieren revisar la normativa vigente

El viernes por la noche estaba prevista la realización de la “Peña de Madre Chicha” en Madre Selva.

La velada comprendía la participación de Macheiou DJ Set, Purpurina Pop Chow, la murga local La Cuerda que Falta y del grupo anfitrión.

Cuando Madre Chicha se disponía a desandar el último tramo de su set arriba del escenario, inspectores de Seguridad Ciudadana arribaron al lugar detectando, según consta en las actas, varias irregularidades que derivaron en la clausura del espacio ubicado en Porfirio Seppey 655.

En diálogo con EL DIARIO, el director de Tránsito, José Luis Bernabé, señaló que dicho procedimiento se llevó a cabo debido a los siguientes motivos: “El evento en cuestión se había excedido en su horario de finalización (estaba permitido hasta las 3), había gente bailando y gente fumando. Y además, faltaban adicionales de seguridad que no habían sido solicitados”.

“Al estar habilitado como pub -indicó Bernabé- no se permite bailar”. Consultado por si se registró exceso en el nivel de sonido permitido puntualizó que no hubo actuaciones al respecto.

Por último, agregó que durante la semana entrante, el juez de Faltas interviniente será quien dictamine los pasos a seguir para una eventual reapertura.

 

Faltas cometidas

Por su parte, Leysa Oro, responsable de Madre Selva, brindó su versión de los hechos. Por una parte, asumió que el horario del show se había excedido más de lo que permitía la norma, aunque intentó fundamentar dicha falta. “Nosotros abrimos el espacio el 3 de noviembre pasado y desde ese momento hasta ahora, hemos cambiado de rubro dentro de la ordenanza de Espectáculos Públicos (Nº 6.539), para intentar encajar nuestra propuesta dentro de esa normativa. Primero aparecimos como restaurante, luego como bar y finalmente como bar temático (nunca como pub). Incluso, esos cambios de rubro se hicieron junto a personal del municipio que nos ayudó a encuadrarnos. Anteriormente se permitía hasta las 4 los viernes y ahora, con esta modificación, hasta las 3. Fue un error nuestro”, añadió.

En cuanto al tema de “la gente fumando”, Oro subrayó que “estamos constantemente diciéndole a la gente que no prenda cigarrillos, que no se puede, pero a veces se te escapan. En todos lados pasa que alguno esté fumando. Aquí pasó que agarraron a una persona, vieron que estaba fumando y le hicieron firmar el acta”, acotó.

A diferencia de lo expresado por Bernabé, Leysa comentó que los inspectores sí le habían remarcado que un portón lateral estaba abierto y por allí se escapaba mayor sonido del permitido. Consultada por si hubo quejas acerca de “ruidos molestos”, Oro indicó que “los únicos que tenemos en el bar no estaban anoche”.

No obstante, Leysa aclaró que entiende la tarea realizada por los inspectores e intentará buscar la manera de resolver dichos inconvenientes y, en conjunto con otros espacios culturales y organizaciones, lograr una modificación de la ordenanza.

 

Un centro cultural

“Nuestra propuesta no encaja en ningún rubro dentro de las normas actuales”, acotó Leysa. “Durante la semana funcionamos como centro cultural, tenemos gastronomía y se dictan talleres de trapecio, telas, ollas de barro, croché, entre otros. Y los fines de semana tenemos fechas de recitales. Otro problema con la ordenanza es que permite una persona cada 3 metros cuadrados que, si se controlara finamente, siempre estaríamos excedidos”, apuntó.

El espacio abona alrededor de 2.500 pesos por mes, además de contar con seguro al día y asistencia médica.

Debido a la clausura, distintos grupos y espacios se solidarizaron con Madre Selva, como el conjunto Madre Chicha, Escena, el Colectivo Vodevil y el medio alternativo La Ventorela, que dio a circular un duro comunicado al respecto: “Anoche (por el viernes) clausuraron Madre Selva. Clausuraron un espacio autogestionado que además es sumamente inclusivo y receptivo a las propuestas que surgen de diversos grupos por apropiar los espacios culturales, por realizar acciones culturales que muchas veces no tienen lugar en otros espacios gestionados de forma privada o pública en Villa María. Madre Selva permite que diversos músicos y artistas de la ciudad tengan un lugar para trabajar, para ser. Es un lugar para difundir arte, ese arte que se aleja de las lógicas patriarcales y mercantiles que circulan en otros boliches, de los que no tenemos interés en participar, que no nos representan. Clausuraron un lugar por ‘estar fuera de la ley’, resulta que ese fuera de la ley es no poder pagar los montos altísimos que requiere no estarlo; y así es como estos lugares terminan desapareciendo. También denunciamos la forma en que se llevó a cabo el procedimiento, el accionar violento de la Policía que parece creerse con la capacidad de arrebatarnos a su antojo, y más teniendo en cuenta que no somos nosotros los que encaramos acciones pensadas desde la violencia… Pasamos de estar disfrutando, celebrando un encuentro, a la posibilidad de que cualquiera de nosotros pueda ser arrebatado de alguna forma por las ‘fuerzas de seguridad’. Esto  nos demuestra que tenemos que estar cada vez más unidos para nosotres (sic) y para Madre Selva, que va a volver y más fuerte que nunca”, indicó parte del comunicado.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus