Tremendo choque de camiones en La Playosa

Sobre la ruta nacional 158, a la salida de aquella localidad hacia Villa María

Un chofer “empotró” su vehículo pesado en la parte posterior de otro que frenó para ingresar en una estación de servicios. Tuvieron que usar un soplete para cortar los hierros de la cabina y extraerlo. Fue atendido en un centro de salud de La Playosa y luego en el Hospital Pasteur pero, afortunadamente, “tiene un Dios aparte”

Era la una de la manaña de ayer cuando, a la altura del kilómetro 120 de la ruta 158, apenas a 3.000 metros de La Playosa en dirección a Villa María, un camión Volvo del tipo semi, que transportaba una carga de  arroz, aminoró la marcha para ingresar a la estación de servicios “CG” (porpiedad de Carlos Genero).

En esas circunstancias fue embestido en la parte trasera por otro vehículo pesado del mismo tipo, un Mercedes Benz 1938 cargado con troncos.

Una unidad de Bomberos, equipada con generador eléctrico, fue fundamental (fotografía de César Arnoletto)

El primero de los rodados de gran porte era guiado por Juan Carlos Giuliani, de 59 años, domiciliado en San Rafael, provincia de Mendoza. El segundo era guiado por Guillermo Córdoba, de 41 años, domiciliado en La Playosa, quien llevó la peor parte, dado que la cabina de su camión terminó “incrustada” en la parte trasera del camión que lo precedía rumbo a Villa María y disminuyó la velocidad.

Bomberos Voluntarios y policías debieron trabajar durante más de una hora para retirarlo del habitáculo en el que estaba atrapado, desde donde siguió en estado de lucidez las alternativas de su rescate.

“Tiene un Dios aparte”, fue la frase de uno de los jefes de Bomberos a cargo del operativo.

Las tareas para extraerlo de la cabina del Mercedes Benz demandaron inclusive el uso de un soplete para cortar hierros y chapas retorcidas.

Una ambulancia lo trasladó luego a un centro asistencial de La Playosa, donde los profesionales de la salud que lo atendieron le prestaron los primeros auxilios para disponer seguidamente su traslado al Hospital Regional Pasteur, de Villa María, “para que le realicen estudios más complejos, porque puede haber algún golpe interno y hay que tener precaución en estos casos”, explicaron.

Lo cierto es que el cuadro del camionero “no reviste peligro de vida”, según pudo saber EL DIARIO a través de las consultas pertinentes.

 

Otra imagen del accidente (fotografía de César Arnoletto)

Ruta cortada

A raíz del tremendo impacto, el camión Mercedes Benz quedó sobre la carpeta asfáltica, obstruyendo media calzada.

La otra mano no pudo ser utilizada durante algo más de una hora debido al derrame de parte de la carga de arroz del Volvo, como así también de líquidos presuntamente inflamables.

El tránsito pudo ser normalizado en ambos sentidos hacia las 4 de la mañana, debido a que ambas manos de la ruta 158 tuvieron que ser limpiadas por los servidores públicos que actuaron en el lugar.

Las fuerzas de seguridad intervinientes no quisieron arriesgar acerca de los motivos del accidente: “Los peritos deberán dar su informe”, se excusaron.

 

“Por alcance…”

“Se trata de un tipo de accidente de los denominados ‘por alcance’, ya que ambos circulaban en la misma dirección, hacia Villa María, pero hay circunstancias que deberán ser aclaradas durante la investigación”, anadieron en declaraciones a un periodista de este medio.

De todas maneras, lugareños que se acercaron rápidamente al lugar tras la estampida que produjo el impacto se referían a la reducción de velocidad del primero de los camiones con el propósito de ingresar a la mencionada estación de servicios, para explicar el fuerte impacto.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus