Tres años de prisión efectiva para un irascible cadete de Villa Nueva

Cristian “Gringo” Rogero en una foto que él mismo publicó en la red social Facebook. A la derecha, el juez Félix Martínez, quien presidió el debate

Se trata de Cristian Rogero, quien reconoció haber golpeado y amenazado a la mujer con la que mantenía una relación sentimental. Está detenido desde diciembre de 2016 y podría quedar en libertad en los próximos días

Un vecino de Villa Nueva fue condenado ayer en la Cámara del Crimen local por una serie de episodios de violencia de género cometidos en perjuicio de su exconcubina, a quien golpeó y amenazó luego de una discusión.

Cristian Oscar Rogero (40), apodado “Gringo”, recibió una pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo al cabo de un juicio oral y público en el que se declaró culpable de “lesiones leves calificadas reiteradas”, “coacción calificada” y “coacción”.

Rogero, quien al momento de ser apresado se ganaba la vida como cadete, nació en Villa María el 28 de diciembre de 1977, registra último domicilio en barrio La Floresta de la vecina ciudad y se encuentra alojado en la cárcel de barrio Belgrano desde mediados de diciembre de 2016, poco después de protagonizar los hechos de violencia por los que fue denunciado.

Por el tiempo que lleva entre rejas, está en situación de pedir la “libertad condicional”, por lo que con buena conducta y una pericia psicológica favorable (requisitos indispensables para la Justicia de Ejecución Penal) podría salir de la cárcel antes de que concluya febrero.

La audiencia, realizada en el quinto piso de Tribunales, fue presidida por el camarista Félix Martínez y contó con la participación del fiscal Francisco Márquez, de la defensora oficial Silvina Muñoz y de la secretaria Gabriela Sanz.

Tras la lectura de la pieza acusatoria, Rogero admitió haber agredido física y verbalmente a quien era su pareja, confesión que posibilitó que el juicio se realizara bajo la modalidad de trámite abreviado.

Previo al debate, la Fiscalía y la Defensa habían acordado la pena finalmente aplicada por el juez Martínez ya que el acusado estaba dispuesto a confesar

 

Condenado en 2006

Cabe señalar que Rogero registra un antecedente penal por una condena dictada en octubre de 2006, cuando la excamarista Silvia Saslavsky de Camandone (ya jubilada) le impuso una sanción de tres años de prisión efectiva por un hecho de “lesiones graves” que tuvo como víctima a otra expareja del por entonces albañil villanovense.

En efecto, el 11 de marzo de ese mismo año, en medio de una discusión que ambos mantuvieron en una vivienda de barrio San Nicolás de esta ciudad, el irascible sujeto apuñaló por la espalda a la mujer y fue detenido ocho días después. Sin embargo, pudo recuperar la libertad a fines de 2006, al otorgársele la “condicional” luego de ocho meses entre rejas.

De todos modos, hay que destacar que esa primera condena no es “computable” y, por ende, no puede unificarse con la que le impusieron en la víspera, ya que trascurrieron más de 10 años entre una y otra sentencia.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus