Un collar que hace “hablar” a las vacas lecheras

La especialista israelí visitó el tambo de HAB en Arroyo Algodón

Se llevó a cabo una jornada en el INTA Manfredi con la coordinadora del área de reproducción de la empresa israelí SCR, del grupo Olflex. Hila Kroll dialogó con EL DIARIO Rural sobre el sistema de detección de comportamientos de las vacas lecheras

La especialista israelí visitó el tambo de HAB en Arroyo Algodón

El “collar” desarrollado por la empresa SCR (Israel) que detecta los movimientos de cada vaca y los “lee” informando al productor si el animal está en celo o enfermo, se distribuye en Córdoba a través de la empresa villamariense Héctor A. Bertone (HAB), que ya tiene comercializados unos 5.000 en alrededor de 15 establecimientos lecheros.

Para dialogar sobre el funcionamiento y los beneficios del sistema, estuvieron en EL DIARIO Rural Maximiliano Roggero, de HAB, Patricio Lo Greco, de ALMA Agropecuaria y la responsable del equipo de Reproducción de SCR, la doctora Hila Kroll.

Destacaron que la empresa israelí está precisamente orientada al desarrollo de sensores para el ganado y particularmente, para las vacas lecheras.

La doctora Kroll llegó a Argentina para, entre otras actividades, disertar en un Simposio de Reproducción en Buenos Aires y dar una charla en el INTA Manfredi, además de visitar tambos de la zona.

En un espacio de su agenda, Kroll dialogó con este medio.

Señaló que los collares de detección están asociados a un sistema de medición que interpreta los movimientos. “Si hay aumento de actividad y baja en la rumia, es un indicador de que la vaca está en celo; si en cambio, baja la rumia y también la actividad, estamos ante una vaca enferma”, planteó.

Es como dijo un productor en Manfredi: “Las vacas me hablan a través del aparato”, acotó Lo Grecco.

“Lógicamente, estos sensores van por vaca, estamos analizando la información vaca por vaca, lo que nos permite un conocimiento profundo de cada una. Y desde la individualidad, se puede ver un panorama completo del rodeo y eso es por hora, por día, por semana”, apuntó Kroll.

“Permite, en definitiva, tener un mejor conocimiento de lo que está pasando a nuestro sistema”, agregó.

SCR está desarrollando un sistema similar, pero que se coloca en la oreja. Es decir, en lugar de collar, un “aro” que informe sobre el estado de cada ejemplar. Sobre las diferencias de ambos productos, Kroll señaló que “a grandes rasgos, no hay diferencias, porque se llega al final con la misma información”.

De todos modos, señaló que este nuevo sistema de detección obtuvo una mención especial en la Exposición Mundial de Lechería. Sería, en principio, menos costoso, aunque tiene menor duración que el collar.

Cabe señalar al respecto que aún no se vende en Latinoamérica.

A la hora de hablar de los beneficios del sistema de detección, Kroll planteó: “El primer gran impacto es en la reproducción, dado que se reducen los días abiertos. Esto es posible porque se sabe precisamente en qué estado se encuentra cada vaca y se puede actuar en consecuencia. Por el lado de la salud, también hay ventajas porque nos da muchísimo tiempo sobre la enfermedad, es decir, nos permite actuar casi preventivamente”.

Lo Greco acotó con datos de investigaciones hechas en Argentina, en 11 establecimientos lecheros donde están instalados unos 8.000 collares. “Se pasó después de un año de uso corrido del sistema, de un 15,7% de tasa efectiva de preñez a un 21% antes y después experiencia 15,7%. Además, bajó en un 40% la mortandad en las vacas adultas”.

Aclararon que el sistema proporciona información, para que el productor tome decisiones de manejo en base a esos datos.

“En definitiva, hablamos de tecnología. Y la tecnología está instalada. Muchos ponen reparos porque estiman que el capital humano que trabaja en el tambo puede tener dificultades para manejarlo; pero yo lo comparo con la tecnología del celular. Ya se maneja”, indicó la especialista.

Finalmente, habló sobre SCR indicando que es una empresa que tiene a la investigación como una de sus actividades principales. Hila Kroll coordina el equipo de reproducción, que es un equipo interdisciplinario en el que “no solo participamos los profesionales, sino que también escuchamos a los productores”, señaló.

También hay otras áreas como Salud y hasta una que estudia el impacto del clima en las vacas.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus