Un coro infantil del Zípoli visita a su par de la UNVM

Los niños del coro local provienen de escuelas de la ciudad y de Villa Nueva

El coro de niños del Instituto de Extensión de la Universidad Nacional de Villa María compartirá el escenario con el coro preparatorio de la Escuela de Niños Cantores Domingo Zípoli de Córdoba. Será hoy a las 19.30 en Entre Ríos 1431.

El coro local comenzó a desarrollar sus actividades en agosto de 2016 bajo la dirección de Ivana Perren. Está integrado por 40 niños del Nivel Primario y secundario de distintas escuelas de la ciudad y Villa Nueva. Su repertorio se conforma de música popular argentina, latinoamericana y del mundo. Ha realizado varias presentaciones, tanto dentro y fuera de la ciudad, entre las que se destacan: intercambio musical con el Grupo Infantil Rodocrosita de Colombia (2017), concierto de villancicos junto a la Orquesta Sinfónica Villa María (2017), espectáculo de teatro musical “Hoy habrá disparates” junto al grupo Piedra Papel Tijera (2018), entre otras.

Por su parte, la agrupación Domingo Zípoli fue creada en el año 1970 por la profesora Emma Matilde Sánchez. Actualmente hay dos elencos de este coro, uno de los cuales es dirigido por Javier Alejandro Cruz.

Está formado por 70 niños de 9 y 10 años que cursan cuarto y quinto grado en la Domingo Zípoli.

Como lo indica su nombre, prepara a los niños para la actividad coral que desarrollarán dentro de la escuela en los cuatro coros de niños y en los tres coros juveniles. Es su primera experiencia frente al trabajo sistemático de ensayos diarios, la preparación de repertorio de mayor complejidad y las presentaciones en público.

 

“Irena, un amor polaco”, el sábado en la sala de El Globo Rojo

El Globo Rojo Club de Arte anunció la presentación de “Irena, un amor polaco”, un espectáculo que ofrecerá el sábado en su sala de Mitre 633, a las 21.

Está escrita y actuada por Julián Felcman y dirigida por Fernando Schor.

Un hombre de 40 años decide viajar a Polonia impulsado por el deseo de volver a ver a su novia de la adolescencia. Ella, Irena, había tenido que abandonarlo intempestivamente por la decisión de sus padres de irse del país. Siguieron escribiéndose durante un tiempo, con la promesa de reencontrarse. Un día, él dejo de recibir sus cartas. ¿Lo había olvidado? ¿Se había enamorado de otro hombre? Veinte años más tarde, él encuentra en el sótano de su casa a su padre muerto y un secreto muy bien guardado: varios sobres de cartas de Irena que jamás había recibido.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus