El Diario del centro del país

Un triunfo para seguir aferrado a su ilusión

Rodrigo Villena abrió el tanteador en el primer tiempo y Nicolás Ponce sentenció la historia en tiempo adicional (imágenes de archivo)

LIGA VILLAMARIENSE 

Unión de Arroyo Algodón superó como local por 2-0 a San Lorenzo de Las Playas y mantiene intacta su esperanza de pelear por la clasificación. Villena y Ponce anotaron los goles de la victoria

Escribe: Pablo Luna Broggi

Desde el viernes la expectativa se había apoderado de Arroyo Algodón, porque la abultada derrota de Unión Social de Alto Alegre ante Rivadavia le posibilitaba al equipo del pueblo aspirar a una victoria ante San Lorenzo de Las Playas que le permitiera soñar con una histórica clasificación a los playoffs.

Se sabía que el partido iba a ser muy complicado, pero la esperanza de lograr los tres puntos estaba latente en la parcialidad local constantemente.

Apenas comenzado el encuentro, a los 3 minutos, un duro golpe de Páez a Ponce fue una rápida “muestra gratis” de lo que se vería durante todo el partido: poco juego y mucha lucha. La amonestación temprana condicionó al volante villamariense durante los 90 minutos.

El inicio del cotejo fue favorable totalmente para el local. Los dirigidos por Juan Lazo llegaban una y otra vez, pero los disparos se iban desviados y la apertura del marcador no llegaba.

El ansiado gol llegó a los 24 minutos, tras un gran desborde de Ledesma que Villena se encargó de mandar al fondo de la red con un remate seco y esquinado que dejó sin reacción al arquero Ricardo Arias.

San Lorenzo, sin respuestas futbolísticas, pero con muchísima vergüenza, empezó a disputar más la tenencia del balón en mitad de cancha y así fue llegando con más asiduidad al arco de Matías Gómez, comandado principalmente por su estrella Fernando Mechaca, que, con su habilidad y desfachatez, posibilitó que el Azulgrana inquietara a su rival en más de una oportunidad.

La primera opción de gol del visitante se observó pasados los 30 minutos, con un remate de zurda del capitán visitante, que pasó muy cerca del palo derecho defendido por el uno local.

Luego, sobre el final de los primeros 45 minutos, fue Jonathan Neri quien casi emparda el marcador con un cabezazo a dos metros del arco, que increíblemente se fue desviado.

El equipo villamariense se fue mostrando una mejor imagen al descanso, pero con el 1 a 0 a cuestas.

En el inicio del complemento, Unión contó con dos chances seguidas que podrían haber estirado diferencias, pero la suerte no lo acompañó y el resultado no se modificó. Primero fue el propio Villena quien elevó demasiado su remate y no pudo vencer la valla defendida por Arias. Luego Reyna también intentó marcar el segundo gol para Unión, pero disparó demasiado desviado.

Los dirigidos por Roque Páez no se la hacían fácil a su rival y continuaban intentando emparejar las acciones: a los 10 minutos, en una gran maniobra individual, Federico Cepeda abrió para Menchaca y el 10 remató de primera al ángulo izquierdo de Gómez, quien debió volar para sacar el gran disparo del hábil enganche visitante.

El Santo villamariense no se dio por vencido y buscó una y otra vez el gol del empate, mientras la tensión crecía en la parcialidad local. El único resultado que le servía a Unión era la victoria y la misma peligraba en cada ataque azulgrana.

La intranquilidad había paralizado a los dirigidos por Lazo y el juego era dominado totalmente por San Lorenzo, que más allá de sus grandes defectos tácticos y técnicos puso el corazón en la cancha para conseguir el ansiado 1 a 1.

Sin embargo, la temprana amarilla de Páez se convirtió en roja y el volante debió abandonar la cancha, dejando a su equipo con un jugador menos en un momento clave. La desventaja numérica diezmó al visitante, lo cual hizo que aparecieran espacios que antes no existían. Por uno de ellos se filtró nuevamente Ledesma y envió un preciso centro atrás, que Nicolás Ponce cargó de experiencia y convirtió en gol, para poner un 2 a 0 irremontable que sepultó todos los sueños de San Lorenzo.

Unión ganó y sueña con la clasificación. El pueblo está de fiesta, porque solo dos partidos, ante River y San Lorenzo de Las Perdices, lo separan de la chance de lograr meterse en los playoffs.

El árbitro

Diego Dragonetti

Regular. No mostró toda la autoridad que le requería un partido de este calibre. Sobre el final se armó una trifulca tan grande como innecesaria.

La figura

Fernando Menchaca

El capitán santo jugó un gran partido, sobre todo en lo actitudinal, mostrándoles a sus compañeros como se puede ser el mejor con muchísima humildad.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Sigue la acción en Inferiores

Daniel Rocha

Sorpresa: Chiarini se retiró del fútbol

Juan Pablo Morre

Comenzaron a disputarse las copas en Don Héctor

Mercedes Dagna