Una compleja cirugía se realizó en la Clínica de la Familia

Esquema con leyendas en inglés del trabajo realizado, que implicó extirpar varios órganos total o parcialmente, y luego volver a poner a funcionar el aparato digestivo
Esquema con leyendas en inglés del trabajo realizado, que implicó extirpar varios órganos total o parcialmente, y luego volver a poner a funcionar el aparato digestivo

Una cirugía denominada “duodenopancreatectomía cefálica” fue realizada con éxito en la Clínica de la Familia de nuestra ciudad.

Se trata de una de las operaciones más complejas y riesgosas de la actualidad, por lo que su resultado positivo ha posicionado al centro de salud de avenida Larrabure en el concierto de las instituciones de la provincia.

El equipo que la realizó con técnicas laparoscópicas fue dirigido por Raúl Ramos, asistido por Sebastián Bertola y Marcelo Córdoba. Fue la primera ocasión en que esta cirugía se realiza en nuestro medio con laparoscopía.

Hasta el presente en el país se han publicado prácticas similares solo en cinco centros de salud. En el mundo se comenzó a realizar hace cuatro años.

Cabe recordar que el laparoscopio es un instrumento óptico que se utiliza para ver el contenido de la cavidad abdominal durante cirugías mínimamente invasivas. El equipo completo consta de una fuente de luz (la cual se transmite hasta el laparoscopio por medio de fibra óptica), un equipo de vídeo con monitores que tiene la posibilidad de registrar el procedimiento en medios magnéticos y la pieza manual que es la que se introduce en la cavidad abdominal. La técnica permite una menor agresión al cuerpo del paciente, a diferencia de la tradicional, conocida como “boca de horno”.

La mayoría de los servicios de Cirugía de Villa María poseen ya una vasta experiencia en laparoscopía, por lo que nuestro medio se ha posicionado en la materia, a diferencia de otras ciudades más pobladas, donde aún priman las intervenciones convencionales.

En la Clínica de la Familia se estima que un 70 por ciento de las cirugías se concreta con laparoscopía. Varios miembros del equipo dirigido por Ramos se han capacitado en el Hospital de la Comunidad de Mar del Plata.

La paciente, de 65 años y oriunda de nuestra ciudad, poseía un tumor en la cabeza del páncreas, y durante las cuatro horas que duró la cirugía se le extirparon varios órganos del abdomen, y luego se volvió a armar el sistema digestivo. Los médicos realizaron su tarea valiéndose de cinco pequeñas incisiones, y extrajeron el material mediante una bolsa especial a través de una incisión algo mayor.

Tras su intervención, el 6 de setiembre, la paciente evolucionó bien, por lo que a los 9 días fue dada de alta, y continúa su tratamiento con especialistas en Oncología.

 

El equipo fue dirigido por el cirujano Raúl Ramos

El equipo

El jefe del equipo de cirujanos señaló la importancia de tener como modalidad el trabajo en equipo, como consecuencia de la aplicación del programa “Unidad de Cirugía Digestiva”.

Consultado por EL DIARIO, Ramos comentó que “además de la capacitación de los profesionales que participamos, para hacer esta cirugía se requiere una tecnología acorde, y por fortuna en esta clínica la poseemos, a tal punto que no necesitamos derivar a ningún paciente a otro centro. Nuestro lema es resolver todos los problemas al paciente, y podemos decir que estamos en la institución mejor equipada de la ciudad, con lo más nuevo en tecnología médica”.

El profesional, oriundo de Pergamino y radicado desde hace once años en nuestra ciudad, agradeció especialmente “la participación de instrumentistas, anestesistas y equipo quirúrgico, así como a la institución que si no estuviera detrás, no sería posible encarar tamaña tarea”.

La Clínica de la Familia ha encarado recientemente actividades científicas, y es así como a fines de este año se realizará una jornada sobre “Patología de la vesícula biliar”, donde se procurará presentar cirugías televisadas en directo.

El caso será presentado en próximas jornadas científicas en Santa Fe y Mar del Plata.

En cuanto a las características del tumor de cabeza de páncreas, el especialista, que también ejerce en el centro Roentgen, señaló que “crece lentamente” y que frecuentemente se diagnostica por signos tales en el paciente como pérdida de peso, decaimiento, dolor en la boca del estómago o en la espalda y color amarillento de la piel.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus