El Diario del centro del país

Una página web como inicio de un negocio digital

¡QUIERO EMPRENDER!

Estar en la red, pero de manera correcta, puede ser fundamental para nuestra marca

Escribe Lic. Karina Costabello
(*) Especial para El Diario

A pesar de que todos, empresarios y emprendedores, están empezando a concientizarse de la necesidad de adaptación digital de marcas y negocios, aún son muchos los que se encuentran perdidos en esta área y no saben cómo hacerlo. Algunos se mandan a diseñar (mientras que hay personas idóneas, profesionales y muy capaces de hacerlo por ellos) otros encargan a un tercero que lo realice, pero quieren que la web tenga un diseño que ellos mismos idean, que no siempre será el más amigable para el que va a entrar a la página y la va a navegar, o sea, el cliente.

Una de las principales tareas que nos encontramos como asesores digitales es explicarle a nuestro cliente la aplicación de las nuevas tecnologías y una de las principales necesidades que empresas y emprendedores detectan: hacer una buena página web.

 

El diseño de una web debe ser como tu casa, debés sentirte reflejado en ella y orgulloso.

Si invitás a tus amigos a tu casa o un cliente a tu oficina, vas a querer que se sientan cómodos y que sean atendidos de la mejor manera, ¿no es así? En ambos lugares dejás proyectada tu personalidad o la personalidad de tu empresa. En parte, esa personalidad que proyectás te hará diferenciarte del resto. Así sabremos que tu casa es tuya y no la de otro. Con el diseño de tu página web es igual. A veces no nos damos cuenta de lo realmente trascendental que debe significar el diseño web. Debemos darle el valor que se merece a nuestra web, para que los usuarios que la visiten (tus amigos, clientes o clientes potenciales) se sientan cómodos, a gusto, satisfechos y fidelizados de tal manera que quieran, por ejemplo: comprar, hacer una reserva, solicitar un servicio, compartir tus contenidos… y sobre todo volver.

El diseño de una página web no es tan fácil como parece. No sólo hay pensar el diseño en base a tus gustos o filosofía de tu empresa. El planteamiento en realidad debe estar enfocado en el usuario que queremos atraer y captar, pero sin perder la personalidad que queremos proyectar. Igual que tu oficina o tu casa.

 

Una web puede ser el comienzo de cualquier negocio en el mundo digital.

Como les comentaba anteriormente, en consultas de mis clientes, nos encontramos con páginas que se hicieron por amigos o por gente poco profesional y tienen muchas carencias. También son muchos los emprendedores que recurren a plataformas de creación de webs con plantillas y hosting limitado que luego no consiguen aportar todo lo necesario a su proyecto o la hacen si tener un criterio práctico. Esas plataformas son excelentes, pero hay que saberlas usar. Para realizar una mejora de un sitio web o realizar desde cero una página web o e-commerce adaptada a tus objetivos de negocio es imprescindible contar con un equipo profesional.

 

¿Cómo hacer una buena página web?

Tu web es tu tarjeta de visita, es el reflejo de un modo de trabajar, de transmitir la esencia de un proyecto, empresa o persona. Por eso una buena página web debe ser transparente, debe mostrar fielmente lo que somos.

Hacer una buena página web supondrá que de un vistazo se pueda entender quiénes somos, qué hacemos, por qué y para quién.

Pero para conseguir estos objetivos, se puede configurarla o construirla de mil formas diferentes y muchas de ellas estarán bien. Por lo tanto, el objetivo de toda web es ser leída ya que tiene como fin último comunicar un mensaje.

Entonces, ¿qué factores hacen que una web comunique bien y cumpla su objetivo? y ¿qué factores se necesitan para hacer una buena página web?

La página web debe entenderse como una extensión más de tu negocio. No es un elemento independiente.

 

Creación: objetivo y configuración de una buena web

Una configuración ideal debe permitirnos comunicar lo que nosotros queramos, es decir que la web se acople a tu idea y objetivo, y no al revés.

Así que, en la comunicación está la clave. ¿Y qué comunicamos?

Dependerá de nuestro objetivo. Todo el mundo tiene un objetivo, ya sea personal o de empresa. Darte a conocer, vender un producto o servicio, conseguir suscriptores. Todo objetivo debe marcar la forma de configurar una web. No sirve elegir una web simplemente porque te gusta o, peor aún, que el diseñador elija por vos sin ningún criterio y sin conocerte.

 

Objetivo

Tené claro tu objetivo, todo va a girar en torno a éste. Cuando sepas tu objetivo analizá qué necesitas para alcanzarlo y cómo tu web te va a ayudar en esto.

 

Configuración

Alineá la configuración de la web y tu objetivo. A la hora de hacer una buena página web hay que tomar muchas decisiones y todas son importantes. El diseño, la elección de imágenes, colores, tipografías, widgets o botones sociales. La estructura, pluggins, pestañas, blog o cómo integrar el e-commerce. La compra y renovación del dominio, el hosting donde se va a alojar y otras decisiones técnicas. Todo tiene que ayudarte a cumplir tu objetivo.

 

Redacción

Algo muy importante son los textos, el tono y la redacción.

 

Exhibición

Por otro lado, en la práctica cuando se diseña la vidriera de una tienda, los productos deben estar presentados de tal manera que capten la atención de un determinado público, de modo que cuando esos peatones pasen por delante del negocio llame su atención con tal intensidad que les invite a entrar. En una web es igual, cuando los usuarios la visiten, los elementos deben estar ubicados de manera estratégica para que la experiencia de usuario sea lo más sencilla, agradable, ágil y tentadora posible para retenerlos y generar esa compra o solicitud que tanto deseamos. En el diseño de una página web, los elementos no deben ser bonitos simplemente porque sí.

La página web de tu empresa debe ser responsive, sí o sí.

Una web responsive es aquella que es capaz de adaptarse a cualquier dispositivo donde se visualice. Las estadísticas muestran el creciente tráfico web que se genera desde dispositivos móviles, pero además Google penaliza ya en su buscador a aquellas webs que no son responsables.

Este término hace referencia al diseño web multidispositivo. Hoy en día los usuarios acceden a los sitios web desde diferentes dispositivos, ya sean PC, portátiles, tablets o smartphones. Cada uno de estos dispositivos muestra el sitio web de una forma diferente, si esto ocurre así estamos ante una web responsive, es decir, un sitio web capaz de adaptarse al dispositivo en el que se está visualizando.

Debés pasar por un proceso de análisis para que cada parte tenga una función y una razón de ser. Si queremos sacarle el máximo rendimiento a la inversión que implica una web, nada debe ser gratuito. Dejate asesorar por expertos.

(*) Comunicadora social publicitaria del Estudio Moon Comunicación,

Marketing y Diseño

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Emprender no es solo cosa de jóvenes

Alexis Loudet

Lo nuevo de Nissan llega a la ciudad de la mano de Egeo

Alexis Loudet

Cómo vender más a último momento

Mercedes Dagna