El Diario del centro del país

Vandalismo contra la inclusión social

Los nomencladores se comenzaron a colocar en el Centro de Transferencia con indicación de las líneas de colectivo

Era para fortalecer al autonomía a personas con discapacidad visual

La secretaria de Inclusión Social del municipio advirtió que muchos de los nomencladores en Braille que habían sido colocados, fueron destruidos y deben ser remplazados

En julio del año pasado, la Municipalidad comenzó a colocar nomencladores en Braille. En principio, se realizó en el Centro de Transferencia, con carteles que refieren a cada línea de colectivo y, posteriormente, se iba a hacer en diferentes esquinas a los postes ya existentes, hasta completar los 120 elementos que como único y fundamental fin tenían el objetivo de posibilitar a personas ciegas o con baja visión la identificación de las calles y de datos que les ayuden a su autonomía personal, mejorando la circulación y movilidad por el espacio público.

Sin embargo, por un lado el municipio no prosiguió con la colocación y por el otro, los que estaban fueron, en buen parte, destruidos.

“No pudieron durar nada, y en realidad no le afecta ni molesta a nadie, básicamente es vandalismo, por el hecho de romper”, lamentó Claudia Arias, secretaria de Inclusión Social y Familia.

Ante esto, sostuvo “hay que hacer nuevamente un relevamiento para ver cuáles son los que están rotos, y aparecen todos los días uno nuevo”.

La funcionaria indicó, cuando se la consultó sobre cuándo continuarían con la colocación de los nomencladores, que “estamos en eso”, y volvió a criticar que “a veces es la desidia de la gente que no encontramos cómo y por qué, pero termina rompiéndolos o sacándolos”.

La intención era, inicialmente, que la etapa inicial de la colocación comprenda el sector donde se encuentran centros asistenciales y de salud, bancos y el sector comercial y de servicios.

“Ahora tenemos que hacer el relevamiento nuevamente para poder reponer los que están rotos y terminar con el área que teníamos prevista, que era el casco céntrico”, señaló Arias.

Cabe recordar que cada nomenclador está confeccionado mediante el sistema de impresión 3D en un material plástico que es flexible, a la vez resistente al aire libre y perdurable. El cartel tiene escrito, en Braille, el nombre de la calle, a qué altura se encuentra y el sentido.

Además, están diseñados algunos en color azul y otros en naranja, dado que al encontrarse dos nomencladores en un mismo poste -uno indicando hacia una calle y el otro, hacia la que la cruza-, puedan ser fácilmente identificados por aquellas personas que tienen baja visión y pueden observar el contraste entre los colores.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Villa María tuvo la canasta con mayores incrementos en 2018

Daniel Rocha

Los docentes privados se hicieron oír

Juan Pablo Morre

Parque: primero habilitarán dos sectores

Alexis Loudet