Viajó a Italia, sufrió un ACV, cayó en coma y lleva 47 días con cuidados intermedios

Agradecidos. Juan Pablo, Patricia, Tamara y César, hijos de Neris que gestionan desde acá para respaldar a Elizabeth y tratar de conseguir respuestas para un mejor retorno (foto, gentileza Radio Vos - General Deheza)

LAS PERDICES – Desesperante situación

Una vecina de Las Perdices, Neris Costanzo, llegó a Génova y sufrió un ACV, pero ese fue apenas el comienzo del viaje que se convirtió en pesadilla. Una hija viajó a estar con ella y los demás reciben todo el apoyo y la solidaridad de la comunidad para afrontar los gastos económicos de esta situación

Neris Costanzo logró partir el 18 de mayo a su soñado viaje a Italia. El 19 llegó a Génova y ese mismo día, a la tarde noche, sufrió un ACV Isquémico con un cuadro de neumonía ab ingestis (neumonía por aspiración). Ese fue apenas el comienzo de la pesadilla. El 31 de mayo Neris sufre una hemorragia intestinal proveniente de una úlcera gástrica, la controlan y le tienen que realizar transfusiones de sangre. Y todo se complicó más.

Los hijos (cinco) definen como una “situación desesperante” por la que están atravesando. Sin más, una de las hijas, Elizabeth (son tres mujeres y dos varones) tomó el 22 de mayo un vuelo hacia el encuentro y auxilio de su madre.

 

Todo sigue igual

Con el correr de los días, el cuadro de la mujer se fue agravando, el 13 de junio comienza a tener temperaturas elevadas, donde a partir de ese momento le diagnostican neumonía bacteriana y hongos en la sangre, llamado “candida parapsilosis”, narró Tamara, una de las hijas que desde Las Perdices enfrenta junto a Patricia, Juan Pablo y César (más otros) la tramitación para que Neris pueda volver a la Argentina.

Ayer, Tamara indicó que su madre “continúa en tratamiento, que entendemos está evolucionando favorablemente, con algunas febrículas ocasionales. Todo sigue igual, le están aplicando antibióticos para ese hongo en sangre y habrá que esperar hasta la semana que viene para saber si responde bien y mejora”.

Desde el primer día, Neris se encuentra internada en el Hospital Galliera, de Génova.

 

Seguro viajero

“Mi mamá, como todo viajero, tenía un seguro Universal Assistance y desde un primer momento nos dijeron que ella iba a estar cubierta hasta su regreso al país”, pero “el 8 de junio nos comunican que el seguro se nos había terminado el día 6 de junio, aunque por la gravedad del caso se extendía cinco días más, o sea hasta el 11. Por eso acudimos al Pami para ver si nos daban alguna solución. Desde el día 14 de junio mi mamá empezó a tener cobertura médica gracias al Pami”, valoró.

 

Ayudados

“Desde el día que llegó mi hermana (a Italia) los gastos los estamos costeando gracias a la ayuda de la gente de nuestro pueblo y de la zona, mediante donaciones, también se organizó una venta de pollos donde toda la gente colaboró”, destacó Tamara.

Por otra parte, precisó: “Cuando nos enteramos de lo sucedido con mi mamá, nos pusimos urgente en contacto con el Consulado de Milán. Mi hermana viajó y en el aeropuerto de Milán la estaban gente del consulado, para llevarla a Génova. No sabíamos con lo que se iba a encontrar. Mi mamá estaba en estado de coma”.

 

Volver a casa

“También estamos en permanente contacto con Cancillería Argentina, pero ellos tampoco nos pueden dar una solución. Si bien mi mamá no está dada de alta todavía, lo que nosotros queremos es encontrar una solución, para que llegado ese día podamos tráelas nuevamente a la Argentina”, apuntó Tamara.

Explicó que “los médicos de Italia sugirieron un avión sanitario, pero su costo es elevado y nosotros no contamos con ese dinero; nos dieron también otra opción un vuelo adaptado, pero no todas las aerolíneas cuentan con ese servicio y también tiene un costo muy alto”.

“Hemos hablado con muchos contactos políticos que nos pasaron y todos nos dicen “vamos a ver qué podemos hacer”, pero ya pasaron 40 días y nadie nos da una respuesta concreta”, concluyó.

 

“Mi mamá, como todo viajero, tenía un seguro… el 8 de junio nos comunican que el seguro se nos había terminado el día 6 de junio, aunque por la gravedad del caso se extendía cinco días más, o sea hasta el 11”.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus