El Diario del centro del país

Villa María y el RACIONALISMO

El frente del edificio de la Escuela Dr. José Bianco, inaugurado en el año 1937

La Asistencia Pública, la Escuela Bianco…

La arquitectura racionalista surgió en Europa a partir de 1918 y se consolidó entre 1925 y 1940. Y en Villa María tiene, desde tiempos sabattinistas, ejemplos de este estilo, que privilegia la funcionalidad sobre la ornamentación

 

Escribe Augusto López, de la Dirección de Patrimonio Histórico

Estado original de la Asistencia Pública, cuyo edificio fue inaugurado en 1939. Puede observarse en la fotografía la ambulancia, a la que se llamaba “la Morguera”, realizada a partir de la reforma de un vehículo original, que se encuentra precisamente estacionada contra el espacio que ocupaba la morgue

El racionalismo sigue formas simples, con criterios ortogonales; sustituye la decoración sobrepuesta mediante el uso de colores y plantea una cosmovisión dinámica del espacio.

Resaltando su vinculación con el cubismo, Fernando Agrasar concibe el racionalismo como “… operaciones de geometría simple sobre volúmenes puros y texturas elementales…”

“…Pretende que el edificio se revele en toda su riqueza volumétrica en un simple golpe de vista. Una intención que se verá favorecida por las condiciones que imponen los solares urbanos de ensanche, donde se desarrolla fundamentalmente esta arquitectura”, agrega el especialista.

Tal es el afán de los racionalistas por lograr una lectura simultánea de fachadas, que centran la atención compositiva en su intersección. “Cuando el edificio presenta tan solo una fachada, consiguen, mediante volúmenes volados, articularla en una particular esquina creada sobre el plano…”, manifiesta Agrasar.

El racionalismo privilegia la funcionalidad sobre la ornamentación; respondiendo las demandas de una sociedad inclinada a la simpleza, practicidad y comodidad. “…De esta forma, un dintel se transforma en una desnuda moldura de sección rectangular o un balaustre en tubo metálico…”, agrega en su obra titulada Cubismo y arquitectura racionalista. La vanguardia aceptada.

A partir de eso, implementa técnicas y materiales que protegen paredes y techos, ayudan a la higiene y aumentan el asoleamiento y la ventilación.

“…En las viviendas se impermeabilizan las terrazas de la fachada principal y se emplea aislamiento de corcho para el cielorraso de las cubiertas secundarias. Un elemento clave para el racionalismo eran las ventanas, ya que permitían introducir luz y ventilación en las viviendas y podían ser producidas en serie, tanto por sus carpinterías como por los nuevos vidrios…”, a decir de Bernabé Collados y Lasheras Merino.

 

El sabattinismo y la arquitectura racionalista

En Villa María, la Asistencia Pública y la Escuela Dr. José Bianco son ejemplos de racionalismo arquitectónico.

Se construyeron en la “coyuntura sabattinista” (es decir en el período en que gobernó la provincia el doctor Amadeo Sabattini, es decir, entre el 17 de mayo de 1936 y 17 de mayo de 1940) y están declarados bienes de interés Histórico y Arquitectónico mediante el Decreto Nº 1.029, sancionado el 5 de noviembre de 1998.

En ese período que va de 1936 a 1940, la Intendencia de Villa María estuvo a cargo de Emilio Seydell, quien debió afrontar un marcado descontento social, motorizado por la creciente falta de empleo que asolaba el país en ese tramo de la llamada “Década Infame”.

“…Algo que se haga ha de servir para solucionar aunque sea en parte el problema pavoroso del hambre. No hay trabajo de ninguna clase y los obreros ya no aguantan más. Le escribo así, en forma cruda pues lo sé a usted bien intencionado y ha de saberme interpretar…”, decía el intendente Seydell en una nota remitida a Roberto Blanco, de la Sección Trabajos Públicos del Gobierno de la Provincia de Córdoba), el 26 de abril de 1938.

Considérese, siguiendo al historiador, docente y periodista Bernardino Calvo que: “…los salarios que abonaba la Municipalidad, en las obras en ejecución, tal el caso de la Asistencia Pública, eran de $5,80 para albañiles oficiales, de $4,70 para los medio oficiales y de $3,50 para los peones”.

“Las empresas particulares, abonaban aún menos, siendo lo corriente los $3,00 diarios. En ocasiones, los jornaleros percibían tan solo $1,80 -cuando se requerían de $100 a $120 por mes para las exigencias de la canasta familiar-   en extensas jornadas de 11 horas…”, describió el mismo Calvo.

 

Cuatro grandes obras

En 1938, había unos 2.500 desocupados en Villa María. Así, los monumentales proyectos arquitectónicos ejecutados e inaugurados en el mandato de Seydell; como la Cárcel (1937), la Escuela Bianco (1937), la Fábrica Militar (1938) y la Asistencia Pública (1939), sirvieron para mitigar esa tremenda realidad.

En esa situación económico-social, la ciudad continuó el desenvolvimiento urbano que había comenzado en el segundo mandato de Eugenio Parajón Ortiz (1932-1936); cuando, por ejemplo, se remodeló la plaza Centenario, construyeron las cercas y veredas del predio ferroviario, se realizó el Matadero Modelo, ornamentaron bulevares troncales y plazas céntricas y concretaron pavimentaciones.

 

La Asistencia Pública, ya reformada en una ilustración de nuestro querido y siempre recordado Nino Menardo

La Asistencia Pública: sobriedad arquitectónica

“…Sin dudas que la obra que representa mejor el espíritu de progreso que singulariza la continuación de un ciclo de constante transformación del perfil urbano de Villa María, es la de nuestra Asistencia Pública…”, escribió Calvo en 1989.

El inmueble se construyó entre 1938 y 1939, en un solar que compró la Municipalidad (1937) a Elisa Cardama, esposa de Joaquín Pereira y Domínguez, ubicado en Montevideo (después Lisandro de la Torre) y Catamarca.

El proyecto fue adjudicado en tercera convocatoria (mediante el Decreto Nº 335-C, sancionado el 27 de septiembre de 1938) a Abraham Ruiz y Juan Bertella.

Según el “Pliego de Condiciones” (aprobado el 1 de julio de 1938): “…el edificio a construirse consta de dos partes: la primera y principal destinada a la Asistencia y la segunda a casa-habitación del mayordomo o enfermero principal…”.

En la primera parte (Asistencia Pública), se contemplaban la dirección, un consultorio externo y dos habitaciones (con cuatro camas cada una); un ambiente dividido en Farmacia y Laboratorio (con sótano); una sala de espera y una mesa de entrada; la Usina; “…una salita para descanso del médico de guardia nocturna…” y “…un garaje para dos ambulancias…”.

La entrada para el público estaría en la ochava-esquina “…dando al amplio hall desde el que hay acceso directo a las principales dependencias descriptas, todas ubicadas en la planta baja…”

Seguidamente, en la planta alta, se radicarían: “…las salas para el oculista, dentista, dispensario de lactantes; tres salas de espera y una para internar infantes o ampliar otros servicios y el curatorio antivenéreo…”

En tanto, el departamento anexo, ubicado sobre el Garaje, comprendería “…dos plantas con comedor, cocina, dos dormitorios y baño, además de hall…”

En 1938, había unos 2.500 desocupados en Villa María. Aquí se ve a hombres que piden trabajo a las puertas de la Municipalidad. En esos tiempos, la obra pública sirvió para paliar la difícil situación social

Tendría una entrada independiente y comunicación directa con la Asistencia Pública.

En virtud del contrato, Abraham Ruiz debería realizar las mamposterías, estructuras de hormigón armado, revoques, pisos y contra-pisos; instalar los revestimientos (impermeables, estucados, azulejos); armar las instalaciones; “…colocar las mesas de mármol que la Dirección Técnica ordenare…” y emplazar las aberturas de madera “…incluyendo las cortinas de enrollar, también de madera, que llevan todas las ventanas del frente…”.

 

Al final, los vidrios y la herrería

Finalmente, se ocuparía de los vidrios y pinturas.

Por su parte, Juan Bertella (herrería) haría las aberturas metálicas, barandas, pasamanos y “…cortinas metálicas de enrollar que llevan los portones del garaje…”.

El proyecto debía terminarse en 240 días (computados a partir del “replanteo”), con la dirección y vigilancia de Obras Públicas Municipal.

Se inauguró el 16 de julio de 1939, con la presencia del gobernador Amadeo Sabattini.

Julián Fernández, León Barsky, Raúl Chávez, Roberto Velo de Ipola, Felix Sanmartino, Marcelo Cascales, Raúl Miranda y Miguel Zandrino constituyeron el plantel médico.

 

La Escuela Bianco: comodidad, aseo, ventilación…

La Escuela Bianco se creó mediante el Decreto provincial Nº 37.646, con el nombre de “Escuela Terminal de Varones y Niñas Doctor José Bianco”.

Comenzó su actividad el 20 de marzo de 1937, temporalmente, en un inmueble privado, ubicado en Paraguay (actual Mitre) 159. A la brevedad se trasladó a Mendoza y Belgrano, construyendo su sede actual en una parcela cedida a la Provincia por la Municipalidad, después de comprar a Elisa Cardama la manzana Nº120, situada entre Tucumán, Rivadavia, Mendoza y Belgrano. (MVM. HCD. Ordenanza Nº 510)

El centro escolar quedó inaugurado el 10 de julio de 1937; en la ceremonia estuvieron el gobernador Sabattini, el intendente Seydell, familiares de José Bianco y miembros de la comunidad educativa.

Angélica Oviedo Bustos, Camilo Vallejo y Pedro Cicottino formaron el personal directivo entre 1937 y 1956. (Dirección General de Escuelas Primarias-Sección Archivo)

En 1940 la escuela tenía 357 estudiantes y 21 docentes y su actividad se desenvolvía en dos turnos (los varones entre las 8 y las 12 horas y las mujeres entre las 14.30 y 18.30 horas).

Un informe realizado por el supervisor Armando Ardiles (2 de octubre de 1939) dice: “…el edificio es de propiedad fiscal, amplio y cómodo. Consta de diez salones, bien ventilados y con buena luz, de los cuales seis se destinan para aulas, uno para museo y gabinete de Física y Química, uno para clases prácticas de Geografía, uno para biblioteca y canto y uno para manualidades. Además una pieza para la Dirección, otra para la Vice-Dirección y dos amplios halls WW.CC para el alumnado y personal docente, con obras sanitarias modernas; jardines y grandes patios para recreo. Su estado de conservación y aseo es muy bueno…” .

 

Más racionalismo en la ciudad

La Comisión de Patrimonio Histórico (creada mediante Ordenanza Nº 3.122 y formada por Decreto Nº 607/93) también enmarcó dentro de la arquitectura racionalista la “Escuela Agustín Alvarez” (ubicada en calle Santa Fe 651), la “Casa Domingo Spila Perachiolo” (calle Santa Fe 1278), la “Sastrería Oviedo” (calle San Martín 52), la “Casa Juan Arregui” -después Hualfin Sosa- (calle Carlos Pellegrini 249) y la “Casa Julio González” (calle 25 de Mayo 408).

 

Referencias

  • Archivo Histórico Municipal de Villa María (AHMVM). Caja Nº 57. Informe realizado por el inspector Armando Ardiles. Villa María, 2 de octubre de 1939. AHMVM. Caja Nº 57. Breve reseña histórica de la Escuela Dr. José Bianco de Villa María, realizada por la Dirección General de Escuelas Primarias – Sección Archivo. Córdoba, 15 de mayo de 1987. AHMVM. Caja Nº 57. Programa conmemorativo del 50º aniversario de la Escuela Dr. José Bianco. AHMVM. Caja F8 (305). Foto Nº 1.321. AHMVM. Libro Nº 53. Folio Nº 882. Nota remitida por el intendente Emilio Seydell a Roberto Blanco. Villa María, 26 de abril de 1938
  • Municipalidad de Villa María (MVM). Departamento Ejecutivo Municipal (DEM). Decreto Nº 335-C. Villa María, 27 de septiembre de 1938. MVM. DEM. Decreto Nº 1029. Villa María, 5 de noviembre de 1998. MVM. Concejo Deliberante Municipal. Ordenanza Nº 510. Villa María, 6 de noviembre de 1936
  • Agrasar, Fernando. Cubismo y arquitectura racionalista. La vanguardia aceptada: 38-40
  • Bernabé Collados y Lasheras Merino (2014). La construcción de la arquitectura racionalista de Gutiérrez Soto y Fernández Shaw, frente al estilo salmón, de Laciana y Arrillaga de la Vega, en Madrid. I Congreso Internacional sobre investigación en Construcción y Tecnología Arquitectónicas. Universidad Politécnica de Madrid. Madrid
  • Calvo, Bernardino y Menardo, Nino (1998). Historia Ilustrada de Villa María. El Diario. Villa María
  • Calvo, Bernardino (1989). Historia popular de Villa María y de sus barrios. Tomo II. Cámara de Senadores de la Provincia de Córdoba.
  • Córdoba de Antaño – Villa María
Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Edificios históricos como ESPACIOS DE GOBIERNO

Noemí Bramardo

Todos a Tucumán

Daniel Rocha

Un edificio emblemático

Noemí Bramardo