El Diario del centro del país

Volcán, muy islandés

Volcán Eyjafjallajökull

HUMOR VIAJERO

Por El Peregrino Impertinente

Sabemos que Islandia es un país perdido en la inmensidad del extremo norte del océano Atlántico, en las cercanías del océano Artico, y que tiene futbolistas de nombres como Jorgensen, y Jurgensen, y Morgensen, quienes te pelean cada pelota como si fuera la última de su gélida y vikinga vida “Sí, algo recuerdo al respecto”, comenta Sampaoli, inmerso en el jacuzzi de su residencia privada de Casilda rodeado de una docena de odaliscas afganas disfrazadas de hadas que lo abanican con hojas de palmera.

También se conoce que, a lo largo y ancho de su territorio peninsular, la nación europea alberga cantidad de volcanes. Entre ellos, el Eyjafjallajökull. Una mole de 1.600 metros de altura que fue bautizada de esa forma tan grotesca e irrespetuosa por algún aldeano que la vio por primera vez, justo en el momento en que experimentaba un ataque cerebrovascular múltiple seguido de fuertes dolores en el alma y un sentimiento de odio visceral hacia todas las razas.

Lo cierto es que el monte en cuestión mantiene en vilo a la población del sur de Islandia, toda vez que, de acuerdo a los expertos, podría estallar en cualquier momento: “Lo mismo dicen de mí, pero son puras patrañas”, opina nuestra economía vernácula, mientras los enviados del FMI se tienen que tapar la boca para no vomitarse de la risa los unos a los otros.

Llegados a este punto, resulta importante señalar que el Eyjafjallajökull ya provocó el miedo islandés no hace tanto tiempo atrás. Fue a principios de 2010, cuando abrió una fractura de un kilómetro de largo en la tierra y comenzó a lanzar lava a varias decenas de metros de altura. Así las cosas, habrá que aconsejarle a los viajeros que se lleguen a visitar el volcán, a que estén atentos ante cualquier amenaza de erupción. Y a la llegada por detrás de los Jorgensen, y Jurgensen, y Morgensen, que no tienen ningún tipo de problema en partirte el fémur y las ganas de vivir en cualquier jugada dividida.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Abrazado al agua

Noemí Bramardo

Noviembre muy musical

Daniel Rocha

Dos por uno en el Valle

Mercedes Dagna