Oscar “el turco” Kuszelewicz, exmúsico del astro cordobés

“El tiempo pasó, pero Gary es inmortal”

El pasado viernes se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento del conocido músico cordobés. Exintegrante de Trulala, en su carrera solista cosechó infinidad de galardones. A casi 20 años de su muerte, uno de sus músicos de siempre lo recuerda
domingo, 7 de febrero de 2021 · 08:30

Escribe Daniel Rodríguez
De nuestra Redacción

Edgar Efraín Fuentes era un ángel que cantaba y aún sigue cantando en todas las radios del país.

Mejor conocido como Gary, el cantante nació un 5 de febrero de 1962 en Amboy, localidad del Valle de Calamuchita (Córdoba) y a los 17 años ya sabía que su vida sería la música.

Tras su paso por Trulala, la universidad del cuarteto cordobés, Gary (nombre artístico de su propio nombre en diminutivo: Edgarito) decidió iniciar una carrera solista y convocó a todos los que se animaran a sumarse a tal propuesta.

Uno de ellos fue Oscar “el Turco” Kuszelewicz, que hoy en diálogo con El Diario recuerda aquellos tiempos, la generosidad y una convocatoria única en cada show.

“Estuve con Gary 12 años (desde los 90), cuando comenzó como solista. Gracias a Dios, tuve la oportunidad de estar ahí, con las congas y cantando... siempre estaré agradecido”, destacó el Turco.

-¿Cómo inició todo?

-Cuando Gary sale de Trulala para iniciar su carrera solista, me convocó (yo estaba en un grupo llamado Trigo Verde) y comencé a tocar y cantar lo tropical.

-¿Y de cuántos discos formaste parte?

-No recuerdo bien la cantidad de discos, pero estuve con él durante toda su carrera. Lo de los discos es difícil porque en esa época también se grababan los “Exageradísimo” (N. de la R.: la discográfica BMG unía a todos sus artistas del sello para grabar un disco conjunto).

-¿Cómo fue el debut?

-Comenzamos en el año 90 y debutamos un 7 de julio en Bell Ville. Ese fue el primer baile que hicimos y luego fuimos a Córdoba capital, donde hicimos Atenas, el Súper Deportivo y Palermo. En esa época se cantaba un sólo tema lento y después fue haciendo más de lo que era su fuerte: los temas románticos, lentos. Fue metiendo un estilo inconfundible que salía espectacular... era algo impresionante.

-También te daba espacio para que vos cantes...

-Fue muy compañero. Me dio esa oportunidad. No era celoso, al contrario, con nosotros fue uno más, tanto arriba del escenario como abajo. Compartíamos cenas, almuerzos, viajes, hoteles, grabaciones y mucho más.

 -¿Y la convocatoria? Enorme, ¿verdad?

-En Tucumán se realizaba la fiesta del “Camperazo”. Llegamos a meter 40 mil personas, era algo impresionante. También en Córdoba, porque superaba todas las expectativas.

En esa época, cuando llovía, al baile le iba mal. Pero el público estaba igual. No imaginábamos la repercusión cuando comenzó todo. Era una apuesta y, como todo comienzo, al principio fue duro, pasamos muchas cosas. Había bailes que cuando comenzábamos teníamos que hacer publicidad, difusión, viajar y poner nuestro el granito de arena, económicamente hablando.

-Gary también con su voz lo era todo...

-Era único, era un tremendo cantante. Jamás pensamos llegar adonde llegamos y jamás supimos dónde estábamos parados en el inicio.

-¿Alguna anécdota que recuerdes?

-Muchísimas. Nos reíamos mucho con él cuando íbamos a preparar un disco nuevo y pasábamos horas haciendo los temas.

También recuerdo cuando jugábamos al truco arriba del colectivo y él era compañero conmigo, y por ahí, yo con un 4 lo hacía pasar a él con el ancho, y me puteaba de arriba a abajo... cosas imborrables.

Ha pasado el tiempo y Gary es inmortal. Es algo inexplicable. Lo llevamos en el corazón y le debemos tanto, pero tanto... Hoy en día vemos que después de 20 años sigue sonando y se sigue escuchando.

-¿Te queda algún recuerdo de Villa María?

- ¡Claro! Tuvimos el honor de haber sido convocados al Festival de Peñas y también tocamos varias veces en el Club Ameghino.

 

En stand by

Actualmente, el Turco paralizó su proyecto musical “Sorpren-DT”, con el cual tuvo la oportunidad de tocar en Villa María (en el Club San Lorenzo de las Playas).

“La pandemia nos afectó, como a tantos”, resumió.

En tanto, durante enero se llevó adelante un streaming que tuvo presentes a todos los músicos de Gary, proyecto que lleva el nombre de “Los Guardianes de Gary”. 

El fallecimiento del artista nacido en Amboy paralizó a un país

 

Perfil

 En su carrera, Gary editó 15 discos como solista.

En 1997, la Asociación de Cronistas del Espectáculo en EE.UU. le otorgó a Gary el premio Golden Award por Mejor Cantante Latino. Sucedió en Nevada. En el año 1999 se entregaron los Cuartetazo Awards, y Gary cosechó tres de ellos: Mejor Solista, Mejor Disco y Mejor Tema.

A fines de 1999, la agenda incluía presentaciones en Chile, Paraguay y Uruguay. Al mismo tiempo cosechaba premios, distinciones y reconocimientos, proyectos que quedaron truncos con su muerte, en 2001.

 

60%
Satisfacción
20%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios